El Reglamento municipal establece mecanismos para designar un edificio municipal con el nombre de una persona.

El Partido Andalucista de Alcalá de Guadaíra ha denunciado que el alcalde de la ciudad, Gutiérrez Limones, incumplió el Reglamento de Honores, Distinciones, Protocolo y Ceremonial del Ayuntamiento de Alcalá de Guadaíra a la hora de ponerle el nombre a la nueva biblioteca ‘Editor José Manuel Lara’.

Esta denuncia ha salido a escena a raíz de un expediente que se ha abierto para la concesión de la medalla de la ciudad a la Asociación AFAR y que sí va a cumplir con los trámites establecidos en la norma y por la cual se ha convocado a la Comisión Especial de Honores y Distinciones.

Este reglamento, que data de julio de 2002, tiene por objeto la regulación de los distintivos y nombramientos honoríficos encaminados a premiar especiales merecimientos, cualidades y circunstancias singulares que concurran en los galardonados, personas físicas o jurídicas.

Ha resultado extraño, para los andalucistas, que para la asignación del nombre de la nueva biblioteca, solo se consultó, o mejor dicho, se comentó en Junta de Portavoces, dando por hecho que desde la Alcaldía se tenía claro que el nombre de la nueva biblioteca iba a ser el de editor José Manuel Lara, amigo personal de Limones.

Con esta designación, Limones “se saltó a la torera” el reglamento de honores del Ayuntamiento que en su artículo 24.1. dice “El Pleno de la Corporación podrá designar una vía pública, complejo urbano o instalación municipal con el nombre de una persona vinculada a la ciudad, reconociéndole con ello especiales merecimientos o servicios extraordinarios siempre con el informe previo y favorable de la Comisión de Nomenclator que tendrá su propio Reglamento”.

Limones en este caso ni siquiera convocó a la Comisión de Nomenclator y ni mucho menos la propuesta de nombre pasó por Pleno Municipal alguno.

Lo tradicional en este Ayuntamiento, comenta la portavoz andalucista, Lola Aquino, es que todos los expedientes de honores y distinciones fueran escrupulosamente cumplidores con el Reglamento Municipal, así fueron los nombramientos de hijos predilecto y adoptivo en las personas de Don José Luis Portillo y Don Manuel Gómez , la concesión de la medalla de la ciudad a la asociación Amigos de los Reyes Magos, o las rotulaciones de calles, que todas pasan por la Comisión del Nomenclator, como la del Cardenal Amigo Vallejo.

Los andalucistas desde un primer momento se opusieron a la elección del nombre de Lara para la biblioteca, ya que no tenía, ni tiene, una vinculación con nuestra ciudad y por supuesto ni tenía especiales merecimientos ni había prestados servicios extraordinarios a la ciudad.

Independientemente de este parecer, el Grupo Municipal Andalucista va a presentar al Pleno de la Corporación una propuesta para que, con carácter retroactivo, se formalice el expediente de designación del nombre de la nueva biblioteca, “por lo menos para “cubrir las formas”, que nunca se deben perder y mucho menos en un tema como el de las distinciones y protocolo, y que en este caso se ha hecho caso omiso” comenta Aquino.

“Con esta propuesta el alcalde podrá justificar los especiales merecimientos o servicios extraordinarios que ha prestado a la ciudad el editor José Manuel Lara y así poder decidir con conocimiento de causa si la persona es merecedora o no de tal distinción”, concluye Aquino.

www.SevillaActualidad.com

Antonio Campos

Antonio Campos

Licenciado en Periodismo por la Universidad de Sevilla, empezó en la comunicación local y actualmente trabaja para Canal Sur TV. Máster en Gestión Estratégica e Innovación en Comunicación, es miembro...