Portada » Opinión » Tribuna » El día después del networking
Tribuna

El día después del networking

La cualidad más sobresaliente que debe desplegar cualquier networker que se precie tras un evento empresarial es sin duda la coherencia.

Durante el evento hemos estrechado cantidad de manos, nos han pasado una cantidad más o menos considerable de tarjetas de visitas dependiendo de la cultura del evento al que hemos asistido.

Probablemente, si hemos estado en una reunión de los Rotary no habremos recibido muchas tarjetas porque no está del todo aceptado en dicha organización pasarse tarjetas. También es verdad que habremos conocido un buen número de empresarios con una gran reputación.

En cambio, en los llamados speed-networking el número de tarjetas será ingente pero puede que no todo el mundo sea relevante para tu negocio, por lo que tras el evento tendrás que pasar un buen rato tratando de clasificar de mayor a menor importancia e incluso descartando las tarjetas recibidas.

¿Qué es lo que yo hago en estos casos? Lo primero, lo acabo de decir: clasificar y descartar.

A ser posible me libro de todo el papel que pueda. Si guardara todas las tarjetas de todas las personas que he conocido en eventos de los Rotary, speed-networking, asociaciones culturales y empresariales, talleres formativos y por supuesto, en las reuniones de BNI en cualquier parte del mundo donde he asistido, no cabrían en varios cajones. Yo las clasifico en esfera de contactos, conectores, posibles proveedores, posibles clientes.

Esfera de contacto: Es un concepto desarrollado por el Referral Institute de California.

Son aquellas personas con las que puedes compartir clientes sin competir.

Por ejemplo: el otro día conocí a una empresaria que se dedica al alquiler vacacional para extranjeros pudientes en Sevilla. Esto es una gran oportunidad para mí porque podría tener acceso a inversores extranjeros de propiedades, mientras que yo le podría derivar una cantidad ingente de alquileres vacacionales que no interesa a mi negocio inmobiliario.

La personas de la misma esfera de contacto son las más interesantes que te puedes encontrar en un Networking, si has acordado algo con ellos tras el Networking deberías darle prioridad.

Conectores. Son aquellas personas que conocen a gente que te pueden interesar. Siempre es bueno establecer relaciones con ellos y que ellos te vean a ti como alguien que puede aportarles algo. Las relaciones comerciales están basadas en un dar y después tomar.

Proveedores y clientes. ¿Quién crees que es más importante de los dos?
Una pista: no es el cliente. Un posible proveedor siempre estará más dispuesto a ayudarte si lo necesitas que un cliente ya que saben a ciencia cierta que si a ti te va bien en tu negocio, a él también le puede ir bien. Con un cliente no ocurre lo mismo.
Y recuerda que un Networking no es para vender, sino para establecer relaciones con gente que estará dispuesta a ayudarte si lo necesitas sin pedir nada a cambio.

Con respecto al resto de tarjetas, yo las suelo llevar a reciclar.

Volviendo a la coherencia: no pases por alto nada de lo que hayas acordado con la gente. Si has dicho que vas a llamarle para pasarle el teléfono de alguien, hazlo. Si te comprometiste a recibirle en una fecha, hazlo. Tu credibilidad está en juego y con ello, tu capacidad para ser referido a posibles clientes.

Sobre el autor

Sevilla Actualidad

Manuel Rodríguez Lavado

Escribir un comentario

Escribir un comentario

El tiempo en Sevilla

Suscríbete a Sevilla Actualidad

* indicates required