Portada » Sevilla » Agresión múltiple al grito de «maricones de mierda»
Aspecto que presentaba el alcalareño Antonio J.L. tras ser agredido por quince personas / SA
Aspecto que presentaba el alcalareño Antonio J.L. tras ser agredido por quince personas / SA
Sevilla

Agresión múltiple al grito de «maricones de mierda»

«Estamos hechos polvo y un mes después aún no hemos podido asimilar bien lo que nos ocurrió ese día. Así es como te sientes después de recibir una paliza sin motivo alguno, sólo porque a alguien no le guste tu condición sexual». El alcalareño Antonio J. L. M, su pareja Gonzalo F. B., de Aznalcázar, y dos amigos más fueron brutalmente asaltados la pasada madrugada del 21 de abril (noche del viernes al sábado de la Feria de Sevilla) por un grupo de quince personas que los atacaron y pegaron al grito de «mirad estos maricones, habría que colgarlos a todos».

Tal y como han contado al periódico La Voz de Alcalá en exlusiva, el miedo y la sensación de impotencia han marcado desde entonces a Antonio y a Gonzalo, pero ambos, junto con una tercera amiga que también fue golpeada durante el trance, han sacado fuerzas para realizar con su abogado una larga investigación que les ha llevado a poder identificar a tres de sus quince agresores. Como resultado de estas pesquisas, la pareja y su amiga interpusieron el lunes 21 de mayo ante el juzgado una querella criminal, a la que ha tenido acceso este medio, contra sus agresores identificados, Juan J. A. C., Carlos G. C. y Cayetano B., por un presunto delito de lesiones, amenazas y odio por condición sexual, todos ellos tipificados en los artículos 147, 169 y 510 del Código Penal y por los que podrían ser condenados con hasta cinco años de cárcel.

Junto con la querella, según el periódico La Voz de Alcalá en su edición en papel, los denunciantes solicitan la declaración de los denunciados y que se cite como testigo a Rafael R.O, cuarto amigo presente durante el incidente y que también fue agredido. Además, piden que se «libre oficio» a la Federación Andaluza de Boxeo y a la de KickBoxing y Muaythai a fin de que informen al juzgado que lleva el caso sobre el palmarés histórico que ostenta el principal de los supuestos agresores, Juan J. A. C., federado en estos tres artes marciales y campeón de Europa. La condición de federado en algún arte marcial por parte de algún miembro implicado en una pelea denunciada o sobre la que pesa querella puede ser considerada como uso de arma blanca, lo que podría endurecer las penas.

Un desayuno tranquilo que terminó con visita al hospital

Antonio, alcalareño de 31 años que trabaja como administrativo y vive en Sevilla capital, desayunaba tranquilo junto a su pareja Gonzalo, estudiante de 23 años de Aznalcázar y también residente en la capital hispalense, y a un par de amigos más. Nada les hacía imaginar lo que iba a suceder poco después en la churrería de la calle del Infierno del recinto ferial. Fue sobre las 6:30 horas del 21 de abril cuando se les acercó Juan Jesús, acompañado de otras catorce personas más gritando a viva voz, según se señala en la querella, «¿Qué hacéis maricones de mierda?» u «Os voy a matar», «Mirad estos maricones, habría que colgarlos a todos». Seguidamente, y sin mediar palabra alguna más, le propinó un puñetazo en la cara a Antonio.

Tras esto, se acercaron el resto de los agresores y, al escuchar a la pareja del primer agredido que iba a llamar a la policía, le lanzaron varios puñetazos en el cuerpo y en la nariz a él también. En ese momento, ante el temor de que llamaran a la policía, se acercó el resto del grupo y tiraron al suelo a la pareja propinándoles patadas y puñetazos por todo el cuerpo a la vez que los insultaban diciendo «Esto os pasa por maricones».

Ante la agresión múltiple, uno de los amigos (al que se ha pedido que testifique) salió a defender a la pareja. Lejos de conseguir su objetivo también recibió golpes y patadas al tiempo que tuvo que escuchar «Tu por maricón también vas a cobrar». Sonia, la tercera de las querellantes, tampoco se libró. Cuando los agresores se dieron cuenta que habían golpeado a la chica, comenzaron a correr dejando a los chicos malheridos en el suelo.

«Estábamos perplejos. Todo sucedió en dos minutos o eso nos pareció a nosotros. Nunca te imaginas que te va a suceder a ti», relata a este periódico Antonio, conocido en Alcalá de Guadaíra al regentar su familia un negocio de hostelería. Antonio explica que cuando reaccionaron llamaron a la Policía Nacional, que los derivó al puesto de la Cruz Roja situado en la misma Feria. De la Cruz Roja salió el primer parte de lesiones, que sucedió a otros cuantos del Hospital Virgen Macarena y del de San Juan de Dios del Aljarafe. La paliza dejó un mes de baja a Antonio y a Gonzalo, que aún siguen asistiendo a rehabilitación.

Los partes de lesiones señalan que Antonio J. sufrió lumbalgia, policontusiones y erosiones superficiales en la cara y desplazamiento de varios órganos abdominales. Gonzalo, de su lado, presentó las lesiones de cervicalgia y traumatismo nasal y su amiga Sonia, cervicalgia postraumática y contusión craneal y en el costado izquierdo.

Alguno de los agresores han sido identificados

Fue gracias a que Gonzalo identificó entre golpe y golpe a uno de los agresores, natural de Aznalcázar como él, por el que los agraviados pudieron «tirar del hilo» y poner nombre y apellidos a a alguno de los denunciados.

La Policía Nacional pudo tomar los datos a uno de los agresores el mismo día de los hechos. Fue sorprendido a la entrada del metro cercano a la Feria y, aunque reconoció los hechos, no fue arrestado. Varias cámaras del recinto ferial podrían haber grabado los hechos por lo que el abogado de los agredidos ya ha pedido las grabaciones al Ayuntamiento.

Antonio, Gonzalo y sus amigos han sido asesorados durante todas estas semanas por su abogado, así como por las asociaciones Respeta, Arcoíris y Gines por la Diversidad, que ya han anunciado comunicados al respecto ante tal agresión homófoba.

A pesar de «este incidente para olvidar», los agredidos han querido defenderse con armas legales. Viven con miedo porque el cabecilla del grupo, federado en varias artes marciales, tiene, según los agredidos, varios antecedentes por otras palizas similares y se «dedica a extorsionar a las víctimas para que retiren las denuncias».

Sobre el autor

María Román

María Román

Cacereña de nacimiento y sevillana de corazón. Licenciada en Periodismo, me gusta contar historias y curiosear. Actualmente enganchada a la vida municipal, aunque interesada en la gestión cultural y de eventos. Antes en Estadio Deportivo y en Viva Sevilla.

Comentario

Escribir un comentario

  • Esto solo puede ser fruto de personas más marciones que los propios maricones. su propia frustación y el no quererlo reconocer. Hacen de ellos unas alimañas.

El tiempo en Sevilla

Suscríbete a Sevilla Actualidad

* indicates required