Portada » Sevilla » Samuel niega su participación en el crimen de Marta y denuncia presiones de la Policía
Sevilla

Samuel niega su participación en el crimen de Marta y denuncia presiones de la Policía

El amigo de Miguel Carcaño, detenido por su presunta colaboración en el traslado del cuerpo sin vida de la joven sevillana desde León XIII hasta la pasarela Camas-Sevilla, dice no tener nada que ver con el caso y asegura tener una coartada para la noche en que sucedieron los hechos. Hoy, los dos detenidos han dormido en las prisiones de Morón y Huelva, acompañados por “presos de confianza”. El cuarto detenido, hermanastro de Miguel, pasa hoy a disposición del juez, que levantará parcialmente el secreto del sumario.

A. Campos/Sevilla Actualidad. Después de que la Policía decidiese ayer agotar el plazo máximo de 72 horas con que cuenta para mantener detenido al cuarto de los jóvenes implicados en la desaparición y crimen de Marta del Castillo, Javier Delgado, el hermanastro de Miguel Carcaño, hoy ya sí se espera que sea puesto a disposición del juez del Juzgado de Instrucción número 4 de Sevilla.

El cuarto detenido ha cerrado el círculo de los implicados en el caso que ha mantenido en vilo a la capital hispalense en los últimos 25 días. De hecho, desde primeras horas de la mañana de ayer, se descartan nuevas detenciones, y se espera que, en conforme avance la jornada, el juez levante parcialmente el secreto del sumario.

Asimismo, también se ha despejado de cualquier duda que será el Juzgado número 4 de Sevilla, el que mantiene abiertas las investigaciones, el que continúe instruyendo el caso, descartándose, pues, que se traslade a los juzgados de violencia de género debido al corto periodo de tiempo que mantuvieron relación Marta y Miguel.

Samuel se declara “inocente en todos los aspectos”

Pero, para sorpresa de todos, Samuel Benítez, acusado de colaborar en hacer desaparecer el cuerpo de Marta del Castillo, ha negado ante el juez haber participado en los hechos o siquiera haberlos conocido y ha asegurado que tiene una coartada que apoya sus movimientos en la noche del 24 al 25 de enero, cuando desapareció la joven.

Fuentes próximas a su defensa han informado de que el joven, en su declaración ante el juez de instrucción 4 -realizada en la tarde del lunes-, dijo haber recibido amenazas de la Policía contra él mismo, su familia y su novia durante los tres días que permaneció detenido en la Jefatura Superior de Policía de Sevilla. Es más, el joven incluso pidió ser sometido a una revisión médica por el forense de los juzgados respecto a los hematomas que aseguró tener por todo el cuerpo, lo que rechazó el juez, por lo que su defensa ha presentado hoy una nueva petición por escrito.

Según estas mismas fuentes, Samuel manifestó al juez que es «inocente en todos los aspectos», es decir, que no participó en la muerte de Marta del Castillo, que no tuvo conocimiento del crimen y que no le ayudó a trasladar y arrojar el cuerpo de la joven al río Guadalquivir, como le imputa la Policía.

Samuel ha dicho al juez que no habló con su amigo Miguel de este tema ni cuando se produjo ni en los 20 días transcurridos hasta que fueron detenidos, y que cuando salió en los medios de comunicación haciendo declaraciones sobre la joven fallecida no sabía nada de la presunta implicación de su amigo. Con todo, el joven detenido asegura tener una coartada de lo que hizo en la noche y madrugada del 24 al 25 de enero y su defensa ha añadido que presentará estos testimonios en cuanto pueda.

Trasladados a las prisiones de Morón y Huelva

Miguel Carcaño y Samuel Benítez, autor confeso y presunto colaborador en el traslado del cuerpo sin vida de la joven, han pasado su segunda noche entre rejas. Tras pernoctar en la noche del lunes al martes en la cárcel de Sevilla I, ambos fueron trasladados durante el día de ayer a las prisiones de Morón de la Frontera –Sevilla- y de Huelva, respectivamente, por motivos de “seguridad” y para alejarlos del “foco” de los hechos, han confirmado fuentes de la investigación.

Tras declarar durante más de cuatro horas en la tarde del lunes, el juez decretó prisión incondicional y sin fianza para los que son los principales implicados en el caso. Ambos están acusados de un abanico de delitos que va desde el asesinato, por la hipótesis de que la joven estuviera viva al ser arrojada al río, hasta el secuestro.

Las dos últimas noches han dormido en celdas separadas y acompañados, en todo momento, «por presos de confianza» de los centros penitenciarios. Según han explicado fuentes penitenciarias,  a los nuevos internos se les ha aplicado el Protocolo de Prevención de Suicidios –PPS-, por lo que durante el tiempo que dure tal situación -un mínimo de una semana- los dos jóvenes estarán acompañados por otros presos para que “nunca estén solos”.

Tras ser entrevistados por personal del centro, Miguel y Samuel fueron incluidos en este Protocolo para velar por la seguridad de ambos internos, cuya situación como miembros de dicho programa específico variará en el tiempo dependiendo de su evolución.

Por su parte, el Juzgado de Menores número 3 de Sevilla decretó, también, el internamiento en régimen cerrado para el adolescente de 15 años, amigo de Miguel y Samuel, que fue detenido en la noche del domingo por su participación en la desaparición de la joven Marta del Castillo. A éste tercer detenido se le imputa un delito de encubrimiento, a pesar de que la fiscalía llevaba la intención de acusarle de cómplice del homicidio.

Javier Delgado es el cuarto arrestado, y se sospecha que tuvo conocimiento del crimen, aunque no participó en los hechos, según fuentes de la investigación. Curiosamente, ha sido el testimonio de cada uno de los detenidos el que ha llevado a la Policía a conocer la implicación del siguiente, hasta completarse el círculo en el hermano de Miguel.

Así las cosas, las últimas horas han permitido a la Policía aclarar aún más el papel de cada uno de los implicados en los hechos, aunque todas las fuentes reconocen aún muchas lagunas en la reconstrucción del crimen que podrían empezar a despejarse hoy mismo.

La Policía recaba pistas en la casa de Miguel en que murió Marta

Mientras tanto, el presunto autor de la muerte de Marta del Castillo, Miguel Carcaño, fue trasladado ayer a su domicilio, donde permaneció más de cuatro horas, para reconstruir los hechos que se podrían haber producido la noche de su muerte y desaparición.

Tres furgones policiales desplazaron, pasadas las 16:00 horas de la tarde, a su domicilio en un bajo del número 78 de la calle León XIII al autor confeso de la muerte de la joven para «realizar gestiones necesarias dentro de las diligencias de investigación», según fuentes de la Policía Nacional. Numerosas personas, frenadas por un fuerte cordón policial, se encontraban en las inmediaciones del domicilio increpando e insultando al detenido y a su hermanastro.

Allí, y según se desprende de la actuación, los investigadores han intentado atar los cabos necesarios para esclarecer todas las circunstancias que rodean al día que desapareció la menor, aunque las causas últimas de esta investigación se encuentran aún «bajo secreto de sumario». Con todo, los policías han sacado del domicilio del barrio de la Macarena varias bolsas con posibles pruebas.

Contradicciones en los testimonios de los detenidos

Lo cierto es que Samuel y Miguel, en sus declaraciones, siguen incurriendo en numerosas contradicciones, lo que está dificultando las tareas de la investigación. A esta hora, y a falta de que se levante parcialmente el secreto sumarial, se trata de determinar cómo trasladaron el cadáver de la joven hasta el puente del río Guadalquivir situado cerca de Camas desde el que aseguraron que la habían arrojado al agua.

Diversas fuentes han indicado que se pretende determinar el vehículo -una moto o un coche- con el que fue trasladada hasta el Guadalquivir, ya que los presuntos autores se contradicen. No obstante, las sucesivas declaraciones de los jóvenes no evidencian más que un intento, asesorado por la defensa, de dar la versión que consideran más beneficiosa para su posterior juicio, lo que hace que fuentes judiciales duden sobre la verosimilitud de sus respectivos testimonios.

Según los últimos avances en la investigación, al parecer, Marta del Castillo fue sacada de la vivienda de su presunto asesino en una silla de ruedas y, luego, fue transportada en una motocicleta o automóvil –que podría ser el coche de la madre del menor detenido– entre Miguel y Samuel, hasta el puente desde el que fue arrojada al río Guadalquivir.

Estas mismas fuentes, citadas por Efe, aseguran que Miguel Carcaño llamó a Samuel el mismo día de la desaparición de Marta, el 24 de enero, porque la había matado y no sabía cómo deshacerse del cadáver.
 
Todas estas acciones las realizaron la madrugada del domingo 25 de enero, pocas horas después de que presuntamente Miguel matara a Marta tras golpearla en la cabeza con un objeto contundente, que podría ser un cenicero –posiblemente, arrojado también al ríor-.

Nueve perros se suman a la batida

Centenares de personas abuchean a cada traslado a los detenidos Miguel y Samuel/Efe
Mientras tanto, continúa la intensa búsqueda del cuerpo sin vida de Marta en el recorrido del Guadalviquir. Quinta jornada de batida y aún sin rastro de la joven asesinada en Sevilla en la noche del 24 de enero. A punto de cumplirse un mes de su desaparición, el operativo de rastreo de los aledaños del río se ve incrementada hoy con la incorporación de nueve perros de la Guardia Civil especializados en la búsqueda de personas, tanto vivas como muertas.

Nueve perros detectores de personas que pertenecen al Grupo Cinológico del cuerpo de la Benemérita, cinco de ellos con base en el acuartelamiento de Eritaña, en Sevilla, y cuatro destinados en la Escuela de Adiestramiento de este grupo en Madrid. Los cinco canes destinados en la capital andaluza están especializados en la búsqueda de personas, vivas o muertas, en grandes superficies, al igual que dos de los de Madrid, mientras que los otros dos lo están exclusivamente en el hallazgo de cadáveres.

El dispositivo de búsqueda de Marta en el río Guadalquivir, para el que se ha movilizado a 80 miembros de la Unidad Militar de Emergencias –UME-, 30 buzos de la Guardia Civil, miembros de los Geos de la Policía Nacional, de los GOES de la Guardia Civil, bomberos de Sevilla, una quincena de embarcaciones del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas de la Guardia Civil y del Servicio Marítimo de Cádiz, así como dos helicópteros, uno de la Policía Nacional y otro de la Guardia Civil y miembros del Servicio de Protección de la Naturaleza de la Benemérita –Seprona-, se ha reanudado esta mañana con los primeros claros del día.

Para facilitar en la medida de lo posible esta tarea de rastreo, el río se ha dividido en cuatro partes, que son recorridas a pie por cuatro grupos que se van rotando a lo largo del día. De esta forma, y según aseguran desde la coordinación del dispositivo, se evita que la «monotonía» derivada de peinar siempre la misma zona pueda perjudicar las tareas de búsqueda.

Ayer, el delegado del Gobierno en Andalucía, Juan José López Garzón, su subdelegado en Sevilla, Faustino Valdés, y los responsables de cada uno de los cuerpos que participan en la búsqueda se reunieron con el padre de Marta, Antonio del Castillo, y dos cuñados de él. La reunión, que se prolongó durante más de hora y media, sirvió para explicarles de primera mano los detalles del dispositivo que se ha desplegado y cómo van las tareas de búsqueda.

www.sevillaactualidad.com

Sobre el autor

Antonio Campos

Antonio Campos

Licenciado en Periodismo por la Universidad de Sevilla, empezó en la comunicación local y actualmente trabaja para Canal Sur TV. Máster en Gestión Estratégica e Innovación en Comunicación, es miembro de la Asociación de la Prensa de Cádiz y del Colegio de Periodistas de Andalucía.

Escribir un comentario

Escribir un comentario

El tiempo en Sevilla

Suscríbete a Sevilla Actualidad

* indicates required