Portada » Deportes » Sevilla FC » Gameiro lleva al Sevilla a la gloria de la Europa League (3-1)
sevilla-shakhtar-oficial
Sevilla FC

Gameiro lleva al Sevilla a la gloria de la Europa League (3-1)

Con el francés en estado de gracia y marcando dos goles, el Sevilla FC se postula de nuevo para perpetuar su placentera tiranía en la Europa League.

Lo ha vuelto a hacer. Es difícil establecer dónde está el límite de este Sevilla implacable que ha hecho de sus participaciones en la Europa League una deliciosa tiranía donde sólo cabe el triunfo y la hazaña. Desde aquel zurdazo para la leyenda de Antonio Puerta de hace diez años, ni los éxitos ni el Sevilla tienen fin. Este jueves ante el Shakhtar se dio un pasito más para perpetuar el idilio eterno que vive el Sevilla FC con la Europa League, con Kevin Gameiro como absoluto protagonista. Todo el equipo estuvo a la altura de lo que exigían las circunstancias, pero siempre tiene que haber un hombre como Kevin Gameiro para levantar la bandera y marcar el camino. Y el brilllo del francés deslumbró a cuanto ucraniano se puso por delante.

Espoleado por la emocionante puesta en escena de un estadio entregado con las banderas al viento, el Sevilla salió pisando fuerte, con voluntad de mando, presionando bien y metiendo nervio en cada lance. Ese buen arranque tuvo premio muy pronto, merced al instinto demoledor de Kevin Gameiro, que en una nueva cita de altura evidenciaba su brutal estado de forma. El francés robó en la presión y enfiló como un tiro hacia el área de Paytov, batiéndole por debajo de las piernas con un disparo cruzado que propulsaba los sueños en las abarrotadas gradas del Sánchez-Pizjuán.

El gol, en teoría, daba tranquilidad al equipo de Unai Emery, pero la realidad fue otra. Casi por inercia, por la ventaja adquirida, el Sevilla cedió terreno al Shakhtar, que se hizo con el balón y fue creciendo a medida de que Marlos iba afinando su rendimiento. El plan en sí no era malo, porque el Sevilla saliendo desde atrás genera siempre problemas. La cuestión, sin embargo, era que ante el dominio ucraniano los nervionenses apenas ofrecían respuestas a la contra. De hecho, mucho peor, fue el Shakhtar quien cogió a los nervionenses desprevenidos en el minuto 44, culminando Eduardo una sensacional acción individual de Marlos.

Se llegaba al descanso con la sensación de que el Sevilla había dejado escapar vivo a su rival, que se repuso e incluso acabó el primer tiempo transmitiendo mucho peligro sobre las inmediaciones de David Soria. El intermedio, como en la ida, arribaba en el mejor momento, cuando peor lo pasaban los locales.

La segunda parte no podía presentarse más abierta, pero Gameiro tardó muy poco en volver a poner las cosas en su sitio. El francés acompañó con inteligencia una arrancada de Krychowiak, le marcó el desmarque, pisó área, regateó a Paytov e hizo el segundo con temple magistral. Soberbio en todos los sentidos, Gameiro, como las grandes estrellas, rutilaba y marcaba el camino de la hazaña cuando más falta hacía.

Esta vez el Sevilla sí gestionaba mejor su ventaja e incluso se postulaba para el tercero, que no se hacía mucho de rogar, gracias a un latigazo sublime de Mariano desde la derecha. Lo que poco antes parecía peligrar, ahora se sentía propio con todas las de la ley. Desconcertado, el Shakhtar sacaba todo lo que llevaba dentro para pelear por lo que ya apenas tenía sentido, porque una nueva gran noche de fútbol europeo se aliaba con la mística de Nervión.

El Sevilla, sin dispendios pero con el oficio suficiente para no sufrir en exceso, hizo de la última media hora un buen rato para su hinchada, entusiasma fundamentalmente con las carreras de Gameiro, especialmente las que hacía en las ayudas defensivas. Después de ser varias veces ovacionados, el francés salió del campo a diez minutos del final, con el Sánchez-Pizjuán a rendido a sus pies. Retirado el galo, los cánticos más animosos fueron para Unai Emery. Un nombre u otro, daba igual, porque la gloria era de nuevo para el Sevilla FC en todo su conjunto, para la ciudad de Sevilla. Otra vez para Andalucía, para España y para el mundo. Otra vez el Sevilla FC en todo su esplendor hacia la gloria, otra vez el orgullo del fútbol andaluz latiendo al ritmo del tetracampeón que jugará su quinta final de la Europa League, su tercera consecutiva… El tetracampeón, que quiere coronarse de nuevo, el tetracampeón insaciable, el que no se conforma, el que siempre quiere más… el Sevilla FC del siglo XXI, ni más ni menos.

Crónica facilitada por el Sevilla FC.

Sobre el autor

Sevilla Actualidad

Sevilla Actualidad

Equipo de redacción de Sevilla Actualidad

Escribir un comentario

Escribir un comentario

El tiempo en Sevilla

Suscríbete a Sevilla Actualidad

* indicates required