Portada » Deportes » Sevilla FC » Los sustos empequeñecen la goleada del Sevilla (4-1)
Rakitic-Rayo
Sevilla FC

Los sustos empequeñecen la goleada del Sevilla (4-1)

El conjunto nervionense renovó su confianza con una goleada ante un Rayo tan valiente como inocente. Los de Emery pasaron apuros tras el segundo gol pero supo castigar los espacios visitantes para obtener un triunfo solvente.

Los rasgos de sus entrenadores lo anticipaban y Sevilla y Rayo salieron presionando la salida de su contrario. Mucha intensidad desplegaron ambos equipos desde el inicio. Pero ningún equipo renunciaba a su estilo, sacando el balón jugado desde atrás. No obstante, se mascaba la tragedia en el conjunto de Paco Jémez, que arriesgaba demasiado el balón en posesiones decisivas.

Según avanzaban los minutos, el Sevilla, con las novedades de Pareja y Cheryshev, comenzaba a castigar las imprecisiones rayistas y las ocasiones llegaron. Una doble oportunidad de Jairo y Rakitic fue el preludio del primer tanto. Antes llegaría el primer contratiempo con la recaída de Cheryshev, por quien Emery apostó cuando todavía no estaba para jugar de inicio. Habrá que esperar al parte de bajas.

Con la decepción de la lesión del recién llegado, sustituido por Trochowski llegó la emoción del gol, propiciado por un clarísimo derribo de Arbilla a Coke dentro del área que Mateu Lahoz sancionó como penalti. Rakitic concretó la pena máxima para poner al Sevilla por delante por primera vez en esta Liga. Poco después del gol, Mateu fue benevolente con los de Emery al no castigar otro claro penalti de Alberto Moreno sobre Adrián.

Ante el ímpetu del Rayo, el Sevilla encontraba su plan al contragolpe confiando en la calidad de Rakitic, auténtico líder del equipo, y pertrechado en su renovada solidez, con líneas más juntas de costumbre en las que fracasaban las arriesgadas combinaciones de los de Paco Jémez. Causaba algún apuro el Rayo con su valentía, pero era el Sevilla quien acechaba la meta de Rubén con el peligro necesario para generar el gol.

La primera parte murió sin excesivos sobresaltos. Decayó el ritmo en ambos conjuntos que prefirieron jugarse la victoria en los próximos cuarenta y cinco minutos con ligera ventaja sevillista. Tras el descanso, se notó el nerviosismo en las dos filas por la delicada situación que atravesaban. Sin embargo, Ivan Rakitic, el auténtico señor del partido hasta ese momento decidió sentenciar el encuentro, o eso creía él, con un brillante lanzamiento de falta, que además sancionó con amarilla la infracción de Gálvez, lo que a la postre sería decisivo.

Pero el Rayo de Paco Jémez no se vence fácilmente y decidió vender muy cara su derrota. Sin tiempo para celebrar la tranquilidad, Jonathan Viera envío un centro al interior del área que Adrián desvió a portería con un bonito remate ante la pasividad de Cala y Pareja. El gol multiplicó la ambición del Rayo que vio posible la victoria en un partido que minutos antes tenía imposible. Llegando sobre todo por banda, el peligro merodeó durante varios minutos por el área de Beto, que incluso divisó de cerca como Adrián fallaba una clara ocasión a puerta vacía.

La valentía visitante, ahora más peligrosa, acentúaba el poder sevillista en unos contragolpes cada vez más peligrosos, que generaban situaciones comprometidas para los defensores rayistas. Esto propició la expulsión de Gálvez, amonestado por segunda vez tras zancadillear a Gameiro. Aún así el Rayo, no claudicaba. Seguía generando fútbol cerca del área de Beto, mientras las transiciones del Sevilla se acercaban más al gol.

Paco Jémez reforzó su plan, sacando a Larrivey y Seba Fernández por Baena y Bueno. Una decisión loable que no obstante, benefició a su rival que, tanto en transición como en contragolpes movía el balón a placer ante el enorme espacio existente en campo rayista. Emery lo supo ver y subió su apuesta sacando a Bacca, que nada más salir acompañó con la mirada la entrada de Gameiro por banda izquierda, dispuesto a rematar a puerta vacía el pase del francés para sentenciar un partido que se complicó más de lo deseado.

La recta final sirvió para aumentar la confianza de Carlos Bacca con un segundo tanto de media chilena ante un Rayo Vallecano con nueve jugadores tras la roja directa a Jonathan Viera. Pudo ser escandalosa la goleadada, pero ante todo, conviene recordar los problemas que causó el Rayo durante la segunda parte, para subsanarlos en próximos envites y caminar, con confianza tras la victoria hasta la ansiada solidez bajo la dirección de un aliviado Unai Emery.

Ficha técnica

Sevilla F.C.: Beto, Coke, Cala, Pareja, Alberto Moreno, M’Bia, Rakitic, Jairo (Rabello 76’), Marin (Bacca 70’), Cheryshev (Trochowski 14’) y Gameiro.

Rayo Vallecano: Rubén, Arbilla, Gálvez, Saúl, Mójica, Baena (Larrivey 76’), Trashorras, Lass, Adrián, Jonathan Viera y Bueno (Seba Fernández 76’).

Árbitro: Mateu Lahoz, valenciano. Expulsó por doble amarilla a Gálvez (65’) y por roja directa a Jonathan Viera (81’). Amonestó a los sevillistas Trochowski y Cala; y a los rayistas Lass, Arbilla, Saúl y Mójica.

Goles: 1-0 (17’) Rakitic (p.); 2-0 (53’) Rakitic; 2-1 (55’) Adrián; 3-1 (80’) Bacca; 4-1 (88’) Bacca.

www.SevillaActualidad.com

Sobre el autor

Miguel Arco

Escribir un comentario

Escribir un comentario

El tiempo en Sevilla

Suscríbete a Sevilla Actualidad

* indicates required