Portada » Deportes » Sevilla FC » El Sevilla pagó los errores en Vigo (1-0)
Sevilla FC

El Sevilla pagó los errores en Vigo (1-0)

Derrota del Sevilla en Vigo en un partido que empezó equilibrado y que se decidió en el momento de mayor incertidumbre. Tras un tiro de Ben Yedder al palo, Okay aprovechó un córner para darle el triunfo a los suyos

En un partido equilibrado y en una competición tan igualada, cada pequeño error se paga. Quizás no mereció perder el equipo sevillista esta noche en Vigo, pero no batir al Celta en la acción más clara del partido desembocó en el definitivo 1-0, que llegó en un saque de esquina casi de forma inmediata. No pudieron los nervionenses reconducir el camino tras la dolorosa eliminación copera y se impuso la necesidad de los vigueses, que acumulaban cinco derrotas consecutivas en LaLiga. Aunque los de Machín seguirán una semana más entre los cuatro primeros, está por ver qué consecuencias tendrá esta derrota, en lo que al colchón sobre el quinto se refiere, según lo que ocurra en el cierre de esta jornada.

Se suele decir que los primeros minutos de un partido son de tanteo, pero en este caso se puede decir que ambos equipos decidieron respetarse al máximo durante casi un tercio del mismo. Casi media hora duró el estudio mutuo de los dos conjuntos, en una fase de encuentro no precisamente atractiva para el espectador. El Sevilla quería el balón y pasada la línea de mediocampo intentaba acelerar la transición, pero los atacantes tenían que retroceder demasiado para recibir, resultando pues inocuos posteriormente para el meta Rubén Blanco. Casi lo primero reseñable en el guión del encuentro fue un fuerte encontronazo de Maxi Gómez con Arana, que obligó al brasileño a salir para ser atendido de una importante hemorragia en la nariz.

Pasada ya la media hora de juego lo intentó por primera vez el Sevilla con un centro de Promes desde la derecha, pero el balón al punto de penalti no llegó a su destinatario, que no era otro que André Silva, por el corte de un defensa. De ahí al primer cambio del partido, pues Arana no pudo seguir y dejó su sitio a Roque Mesa. Esto obligó a Machín a recolocar a Sarabia como carrilero zurdo, importante modificación no en el dibujo, pero sí en las piezas que lo componían. El Celta había tocado sin mordiente hasta que llegó su primera opción, un disparo de Hugo Mallo que con todo a favor la mandó a la derecha de la portería de Vaclík, en una acción posteriormente anulada por fuera de juego. Roque respondió con una internada que tapó bien Rubén Blanco y el primer tiempo, no demasiado vibrante, se cerró con el primer tiro a puerta del partido. Llegada de Boufal con velocidad por la izquierda y tiro con rosca sin problemas para Vaclík.

El partido pareció confirmar ese aumento de la velocidad a la salida de los vestuarios, con el Sevilla bien atento en la presión y un Celta que no le perdía la cara al partido. En el cinco de la reanudación probó suerte Jozabed con un tiro lejano y fácil para Vaclík.Poco después iba a llegar por fin el primer lanzamiento entre palos de los de Machín, un córner botado por Banega y que remató de primeras Ben Yedder para obligar a Blanco a enviar a córner. Se animaba el partido con el balón alternando áreas con más facilidad y un Sevilla que ansiaba encontrar huecos para aprovechar la mordiente de sus atacantes. Cumplido el primer tercio de partido se echó el partido a la espalda el Sevilla, que volvió a probar suerte con tiros demasiado altos de Sarabia y Banega.

Todo pudo cambiar a 20 minutos del final y con la acción más directa del encuentro. Saque de puerta en largo de Vaclík, prolongación de cabeza de André Silva y recepción sin oposición de Ben Yedder, que se escora a la derecha para driblar a Rubén Blanco y se topa con el poste izquierdo de la meta gallega. Error de esos que se quedan en la mente en un partido tan cerrado. Y es que sólo dos minutos después y en un córner que rechazó en André Silva, Okay recibía solo en el área pequeña y ponía el 1-0 en la primera ocasión realmente clara de los celtiñas en todo el partido. Machín, que había dado entrada a Amadou aún con el 0-0, cerró su cupo de cambios con la entrada de Escudero por Sarabia.

Supo manejar el equipo de Cardoso los últimos minutos, en los que apenas se vio inquietado por un Sevilla que nunca encontró el camino hacia el empate. De hecho, la única clara fue la acción con la que casi terminó el partido, un cabezazo a la desesperada de Kjaer que no consiguió sorprender al meta olívico. Así se terminaba un partido que permite salir a flote a los locales y que obliga a los blanquirrojos a pensar ya en el Eibar, pues tras un inicio de año de lo más exigente, el equipo tendrá toda una semana para preparar el duelo ante los armeros, fijado para el próximo domingo a las 18.30 horas.

Sobre el autor

Sevilla Actualidad

Sevilla Actualidad

Equipo de redacción de Sevilla Actualidad

Escribir un comentario

Escribir un comentario

El tiempo en Sevilla

Suscríbete a Sevilla Actualidad

* indicates required