Portada » Deportes » Sevilla FC » El Sevilla remonta ante el Espanyol (2-1)
Sevilla FC

El Sevilla remonta ante el Espanyol (2-1)

Victoria importantísima en el guión de LaLiga para el Sevilla FC ante el RCD Espanyol, al que sobrepasa en la clasificación para ponerse segundo. Tras el gol de Borja Iglesias en el primer tiempo, Mercado en un córner y Ben Yedder, tras pase magistral de Banega, le dieron la vuelta a la situación para que el Sevilla siga dando guerra antes del parón.

LaLiga le echó un órdago al Sevilla FC este domingo enfrentándole al segundo de la clasificación. Un reto importantísimo nada más finalizar el partido en el que el líder, que comenzaba la jornada con cuatro puntos más que los de Machín, se dejaba tres puntos en su feudo. Oportunidad pintiparada para meterse aún más de lleno arriba, que sin embargo el césped parecía poner en contra. Un muy buen Espanyol, sin duda el mejor equipo que ha pasado hasta ahora por Nervión esta temporada, complicó mucho las cosas y se adelantó al borde del descanso. Cuando ya parecía imposible, mediada la segunda parte, dos asistencias de Banega permitieron a Mercado y Ben Yedder darle la vuelta al partido… y a la grada. El equipo se va al parón segundo, a un punto del liderato y con la moral por las nubes.

Se medían dos de los de arriba y eso se notó desde el principio, con un partido muy táctico en el que cada balón era examinado al milímetro. Antes de que se cumpliera el segundo minuto de juego ya probó desde lejos Sarabia, pero el Espanyol tampoco iba a dudar en irse arriba cada vez que encontraba huecos en la medular. Pronto se cargaron de amarillas tanto Franco Vázquez como Carriço, aunque los sevillistas los seguían intentando ante Diego López. En el diez, de hecho, un centro medido del argentino desde la izquierda lo remató Quincy Promes, pero demasiado picado como para crearle problemas al ex cancerbero nervionense.Conforme pasaban los minutos se igualaba todo, pero lo cierto es que eran los de Machín los que encontraban más acierto para finalizar las jugadas. Una de las más claras del primer tiempo, ya pasado el ecuador, fue para un André Silva que cabeceó bombeado. López, con reflejos, tocó lo justo para enviarla por encima del larguero.

Seguían llegando los de casa espoleados por un público conocedor de la importancia del choque y Sarabia volvió a intentarlo, pero en esas llegó la única ocasión clara de los pericos hasta el momento para desequilibrar la balanza. Entró como un cuchillo el equipo de Rubi por la banda izquierda y el balón llegó al primer palo, donde un Borja Iglesias en estado de gracia -suma cuatro partidos seguidos anotando- no falló ante Vaclík sobre la línea de gol. Mazazo para un Sevilla que lo había intentado todo y que veía como su rival, casi a la primera, pegaba primero. Por ello se vio una recta final de primera parte muy distinta a todo lo anterior, con el equipo de Machín volcado pero con la misma fortuna que hasta entonces. Navas abajo al primer palo y Silva con un centro chut tuvieron las más claras para el empate, pero el descanso llegaba sin que la recompensa hubiera hecho acto aún de presencia.

Salió el Sevilla del vestuario con Ben Yedder en sus filas sustituyendo a un participativo Quincy Promes, pero la animosidad de los de casa en la segunda parte pareció diluirse en la tela de araña de los barceloneses. Y es que los de Rubi supieron leer el partido con posesión y pases en profundidad que complicaban la creación de juego sevillista. Granero con mucha rosca probó a Vaclík, pero fue Borja Iglesias, con mucha potencia, el que más exigió al checo que consiguió tapar con muchos reflejos. Parecía que no era posible sacar nada positivo del partido, pero en esas apareció el balón parado para cambiarle el signo al marcador. Lo botó Banega desde la derecha y el balón al corazón del área lo impactó sin oposición Mercado, que se metió hasta la cocina para batir a un impotente Diego López.

Partido nuevo con veinte minutos para la conclusión en el que el Sevilla comenzaba a pensar que se le podía dar la vuelta, pero un gran Espanyol seguía firme y dispuesto a aprovechar cualquier error sevillista. Un cansadísimo Franco Vázquez dejaba su sitio a Gonalons y el equipo se asentó en la medular para buscar el segundo. Los últimos minutos fueron de lo más vibrante y por fin la balanza del dominio cayó del lado blanquirrojo. Así, Wissam Ben Yedder se encontró con el larguero a dos para el final pero se sobrepuso apenas un minutos después. Quedaba uno para el 90 cuando Éver Banega la puso de dulce en profundidad para el ex del Toulouse, que recibió y la picó con muchísima clase ante la salida de Diego López. El madrileño tocó con el hombro pero no pudo evitar el tanto, que puso Nervión patas arriba.

Aún quedaban cuatro minutos y tocó sufrir, pero la grada estaba conjurada para explotar de júbilo y así lo hizo. Pitido final y segunda posición recortando tres puntos al líder, un escenario inmejorable para afrontar el último parón del año con una sonrisa.Tras las selecciones tocará volver al Ramón Sánchez-Pizjuán para recibir al Real Valladolid, en una jornada en la que el liderato volverá a estar matemáticamente muy a tiro. Pasan las jornadas y ahí sigue el Sevilla, dispuesto a continuar dando guerra.

Sobre el autor

Sevilla Actualidad

Sevilla Actualidad

Equipo de redacción de Sevilla Actualidad

Escribir un comentario

Escribir un comentario

El tiempo en Sevilla

tiempo.es

Suscríbete a Sevilla Actualidad

* indicates required