Portada » Sevilla en el Falla » Sevilla en el Falla, capítulo V, 1985
1-en-mi-casa-mando-yo
Sevilla en el Falla

Sevilla en el Falla, capítulo V, 1985

{jathumbnail off} Si en los últimos años venían aumentando el número de agrupaciones de Sevilla en participar en el concurso carnavalesco gaditano, este año se frena un poco y son sólo tres las que deciden participar. Tres chirigotas: «En mi casa mando yo» y «La Hormiga atómica y los hormigones armaos» de Sevilla y «Los Butaneros» de Dos Hermanas.

Raúl Delgado. El Primer Premio en las distintas modalidades del concurso carnavalesco gaditano fueron para «La banda municipal» (coro), «Entre rejas» (comparsa), «Los brutos secos» (Chirigota) y «Radio macuto» (cuarteto).

La pregonera del Carnaval fue la cantante Rocío Jurado y la Srta. Ana Pérez Olmo la Diosa.

El antifaz de oro del carnaval fue concedido a José Gómez Gómez, Antonio Rivera Guzmán, Manuel Martín Caramé y Juan Muñoz Durán.

La Fundación Municipal del Carnaval, que es quien controlaba y organizaba el Concurso Oficial de Agrupaciones Gaditano de Coros, Comparsas, Chirigotas y Cuartetos, aprueba una fase previa a las semifinales, denominada fase clasificatoria y que se dividía en: Fase Clasificatoria de Adultos y Fase Clasificatoria infantil y juvenil.

El jurado, nombrado por la Fundación Gaditana del Carnaval y Autores, elegía las agrupaciones para la fase semifinal, según la mitad justa de las inscritas en cada modalidad, siempre que tuvieran unas cotas mínimas de calidad. Esta fase semifinal se desarrollaría igual que en años anteriores: cada día dos funciones de tarde y noche y dos intervenciones por agrupación. Se reduce por tanto el repertorio, teniendo especial importancia la afinación. Había que cantar dos pasodobles y dos cuplés, distintos en la fase preliminar, y el popurrí.

Tras las semifinales otro cambio importante en la Gran Final: cada agrupación debía interpretar dos tangos o pasodobles, dos cuplés y el popurrí más la presentación si así lo deseaba.

En Sevilla se celebra por cuarto año consecutivo el carnaval infantil. En esta ocasión en la Plaza de San Francisco, al igual que el año anterior. Un carnaval que el primer año se celebró en la Alameda de Hércules y al año siguiente en la Plaza de España.

En este año de 1985, se celebró la fiesta de carnaval los días sábado veintitrés y domingo veinticuatro de febrero. El primer día se elegía a la Reina y las Damas del Carnaval. Tenía lugar el concurso de murgas infantiles con el único requisito de que la edad de los componentes de estos grupos tenía que ser como máximo 16 años y debían de ir disfrazados y cantar como máximo dos canciones; y el concurso de disfraces infantil (hasta 13 años) con premios al mejor grupo, pareja e individuales. Incluso hasta a los colegios que llevaran mayor participación de alumnos, se le premiaba con un ordenador “Dragón”.

El día siguiente comenzaba con un pasacalle que salía de la Alameda de Hércules y transcurría por las calles Trajano, Plaza del Duque, O´donell, Méndez Núñez, Plaza Nueva y Plaza de San Francisco. El día continuaba con juegos carnavalescos, taller de maquillaje, final del concurso de chirigotas infantiles, entrega de los diferentes premios, gran piñata y la actuación de una chirigota adulta.

El acto se cerraba con el manteo del “Pelele”. Este carnaval estaba organizado por la junta Municipal de los distritos I y II y patrocinado por la Delegación de Bienestar del Excmo. Ayuntamiento de Sevilla.

CHIRIGOTAS

En mi casa mando yo (Sevilla)

Esta chirigota que el año anterior fue “Un, dos, tres… volvemos otra vez”, iba a llevar en un principio la letra y la música de los mismo autores que la vez anterior, pero a las pocas semanas de ensayo, por diferencias con los componentes, dejan la agrupación. Ante esta situación, Macario Blanco se hace cargo de la letra y de la música. La dirección a cargo de Emilio Lucas Pavón. Se producen cambios de componentes en el grupo.

El primer pasodoble que ensayó esta agrupación fue el que a la postre llevaran la chirigota “Los supermantas” (tercer premio) en 1985.

Representaban a hombres con delantales, pañuelos de lunares en la cabeza, babuchas de paño, pantalones remangados…

Actuaron en la fase preliminar del concurso carnavalesco gaditano el viernes 8 de febrero. Pasaron a la fase semifinal, convirtiéndose en la primera agrupación de Sevilla y provincia que pasa a dicha fase.

Portada del libreto

Interior del libreto

CHIRIGOTAS

La Hormiga atómica y los hormigones armaos (Sevilla)

En 1984 la ONCE traslada a uno de sus empleados, Joaquín Rodríguez Ramos “El Maspapas” desde un pueblo de Ciudad Real hasta Sevilla. El apodo le viene cuando salió vestido de hombre blanco en la chirigota «Los hechiceros africanos» de Juan Rivero en 1970.

En la presentación unos negros caníbales capturan al hombre blanco cazador de safaris, Joaquín Rodríguez y lo meten en una olla para cocinárselo y después comérselo. Joaquín, para no quemarse con el supuesto caldo que le estaban haciendo, sacaba la cabeza por encima de la olla y gritaba «más papas», «más papas».

Ya fijada su residencia en nuestra ciudad, Joaquín Rodríguez se pone en contacto con su amigo de la infancia, Antonio Pérez Marselle*, “El Cañaílla”* que por motivos laborales llevaba residiendo en Sevilla desde hacía unos años.

“El Maspapas” le pide a Marselle que le haga una música para unos pasodobles y unos cuplés. Su idea era sacar una chirigota en nuestra ciudad y para la letra ya había hablado con Salvador Fernández Julbez, autor estos años atrás de las chirigotas que de la barriada Elcano iban al concurso carnavalesco de Cádiz.

Es también en 1984 cuando “El Maspapas» crea su propia peña en Sevilla, «Peña Carnavalesca el Maspapas», convirtiéndose en la primera Peña de Carnaval que abre sus puertas en nuestra ciudad. Se inauguró el 29 de junio. En el tiempo que estuvo abierta actuaron chirigotas como «Madam Fan Fan y las Nenas del Can Can» de Sevilla, la chirigota de Carmona “Los Gori Gori” de Paco Eslava, las comparsas «Quince Piedras» de Cádiz de Enrique Villegas o “Salinas”.

Pero la peña apenas duró dos años abierta, ya que tuvo que ser cerrada porque “El Maspapas» vuelve a ser trasladado por trabajo a su pueblo natal y no pudo hacerse cargo de la misma.

A finales del verano del 84, Joaquín Rodríguez, Antonio Pérez y Salvador Fernández buscan a componentes para una chirigota a la que con el tiempo bautizan como “La hormiga atómica y los hormigones armaos”.

Componentes algunos que procedían de las chirigotas de Elcano que ya años atrás habían participado en el concurso carnavalesco gaditano.
Daban los ensayos en un local cerca de la calle Jabugo.

El tipo era representar a un héroe y sus compañeros. En este caso “El Maspapas” hacía de hormiga atómica y los hormigones armaos eran el resto de componentes. Vestían con casco en la cabeza provista de antenas, capa roja y un traje ceñido negro.

Esta chirigota sevillana actuó en la fase preliminar del concurso carnavalesco gaditano, el viernes uno de febrero, en segundo lugar tras el descanso. La idea en un principio era que al abrirse las cortinas apareciese volando “El Maspapas”. Pero al final la cosa no salió como esperaba, ya que Joaquín se entretuvo en los camerinos y se subió a las tablas en el momento justo de abrirse las cortinas.

 

 

Sobre el autor

Avatar

Ángel Espínola

Escribir un comentario

Escribir un comentario

El tiempo en Sevilla

Suscríbete a Sevilla Actualidad

* indicates required