Portada » Más » Sevilla en Bici » Fenómenos en colegios sevillanos
Sevilla en Bici

Fenómenos en colegios sevillanos

Cualquier aficionado o amante de lo inexplicable sabe que un lugar común donde se suelen producir fenómenos extraños son los colegios sevillanos en los que su propio hijo pudiera estar matriculado y usted, querido lector, no sabría nada de lo que allí ocurre. Evidentemente obviaré los nombres de estos centros escolares y de los testigos para no perjudicar a las fuentes.

Como es lógico, los centros escolares tienen contratado un servicio de alarmas para evitar robos. Y cuando ésta salta, acuden al lugar varios vigilantes de seguridad para verificar que todo está en orden.

Pongámonos en situación. Madrugada sevillana. Se dispara una alarma en un céntrico colegio sevillano. Dos vigilantes se dirigen al lugar, entran y, en ese momento, las luces se encienden y se apagan intermitentemente muy rápidamente, algo que no preocupa a estos dos profesionales, que continúan revisando el recinto.

Suben hacia la primera planta por unas tétricas escaleras. Al subir, escucha como si alguien estuviese tecleando el panel de control de la alarma. Bajan corriendo pero allí no había nadie. El principal testigo asegura que el ‘fenómeno’ de las luces les acompañó durante toda su estancia en el recinto, así como bajadas de temperatura y ruidos extraños.

En este colegio está documentado que en unas excavaciones se exhumaron varios cadáveres de frailes, algo muy común en Sevilla. Estas dos personas salieron del lugar muy asustadas. De hecho, aseguran que cuando se activa la alarma en ese colegio suelen pedir más efectivos.

El siguiente testimonio tiene como protagonistas a los mismos vigilantes, pero distinto lugar. Sin salir de la ciudad de Sevilla, cruzamos el río y nos vamos al barrio sevillano por excelencia, Triana. Nos encontramos con otro colegio y acontecimiento sin explicación ni lógica. Mismos patrones. Es sábado de madrugada. Se activa una alarma en este lugar y los vigilantes de seguridad acuden a la llamada de la central de alarmas, entran y, nada más entrar, escuchan ruidos de movimientos de mobiliario escolar en la primera planta.

Al subir, se estremecen al escuchar llorar a un niño dentro de un aula que está al final de un pasillo. Cuanto más se acercaban al aula, más fuerte suena el llanto del niño y más perplejo quedan. Lo primero que piensa el vigilante es que un niño se ha quedado encerrado. Ya se encuentran en la puerta y con la llave maestra en la mano dispuestos a abrir la puerta y liberar al supuesto niño pero, en un momento de lucidez, piensa que es imposible que un sábado haya un niño en el colegio, pues los sábados no hay clases, y alguien lo hubiese echado en falta, por lo que los vigilantes aterrorizados aún escuchando al niño detrás de la puerta, deciden no abrir y marcharse de allí lo antes posible.

Sobre el autor

Javier Lobato

Escribir un comentario

Escribir un comentario

El tiempo en Sevilla

Suscríbete a Sevilla Actualidad

* indicates required