Opinión Palabras desde Londres La nueva normalidad
Palabras desde Londres

La nueva normalidad

La nueva normalidad llega el 4 de julio a Inglaterra y Gales, justo donde se votómayoritariamente por el Brexit. Escocia e Irlanda del Norte van a otro ritmo.

Desconozco si la fecha ha sido seleccionada por motivos técnicos o paracongraciarse con DaddyYankee al coincidir con el Bank Holiday estadounidense queconmemora su independencia del Reino Unido. Uno de tantos guiños políticos, tan frecuentes por parte de las autoridades británicas,  para atraer su atención.

Esto me recuerda  a las películas americanas de adolescentes en las que el jugador de football (fútbol americano) tiene una corte de aduladores y siempre está machacando a uno de ellos en particular, el cual a su vez, siempre quiere acaparar su atención aunque el resultado sea una humillación.No hay que irse lejos de Andalucía para ver esas imágenes, y en vivo, el famosillo de la barra, que paga, a veces tiene ese mismo tipo de seguidores con unas características muy identificativas en la vestimenta, el afeitado, el peinado y las muñecas.

¡Las Tribus urbanas son muy antiguas!

“Itisnotmy cup of tea”

A partir este sábado ya podemos hacer lo mismo que antes, pero sentándonos en vez de llevarnos la comida a casa, a la playa, al parque y manteniendo un metro y medio de distancia ycon la mascarilla en posición “on”.

La mayoría de negocios podrán abrir sus puertas, los gimnasios al aire libre, entiendo que las pistas deportivas,  los campings, los hoteles,  las librerías, las bibliotecas…y los playground.

¡Esto era de risa! Si ibas a un parque se veía a los niños jugando con sus padres en grandes grupos, tirándose agua con sus pistolas de plásticos, corriendo, abrazándose, peleando, haciendo lo que toda criatura ha hecho siempre, pero la zona de recreo infantil estaba cerrada al público. Aquí el confinamiento ha sido ilógico y lo más grave es que los números no son buenos, ni de contagiados ni de muertos.

Debes leer también  Reino Unido azuza a los Estados Ibéricos

Es cierto que la asistencia a eventos y a ciertos locales como  restaurantes o cines se cerró al público, pero las concentraciones al aire libre no han cesado ni por asomo.

¿Qué cambia entonces? El modus operandi, en vez  de pedir un takeaway, ya puedes ir al local, aunque desde hace semanas ciertas cafeterías atendían en las mesas del exterior y las pintas se han bebido en las cercanías de los pubs que abrieron.

“Back streetPints”

Sinceramente el humor ha cambiado en la población, eso se visualiza en el transporte público, todo aquel que cada día disfrute de su uso lo habrá notado. El interés por salir este fin de semana es inaudito, porque realmente se podía salir, el bullicio ya suena fuerte.

London suele estar atestada con frecuencia, la gente tiene ganas de ir a sentarse a un bar,  al teatro, al  cine, a las exposiciones…Estos solo estarán abiertos para un 30% al 50% de su aforo, por ende se van a formar aglomeraciones y embudos en el centro y en los alrededores del río.

¿Somos responsables para mantener la distancia y el uso de mascarilla?

La respuesta es no. Se ha difundido, como el mismo virus, la idea de que sólo afecta a mayores o jóvenes con problemas de salud, por lo cual hay cierta relajación en las normas.

“It’s in thelap of theGods”

Se ha perdido el miedo en general,  en parte por el mensaje que está calando en el público de que el gobierno tiene todo controlado y ha reforzado el sistema de salud. Se quiere pensar que hay humanidad en la clase política e interés por el bienestar público, pero la cruda realidad es la siguiente, la extrema derecha de Boris Johnson sólo ve en las personas números a los que explotar,  las mentiras han brotado sin cesar y con más ahínco desde que es Prime Minister. Macron con la amenaza del cierre de fronteras de Francia y la UE fue quién tomó las medidas en el Reino Unido. A cada uno lo suyo.

Debes leer también  Los Intocables de por la Gracia de Dios

Sin duda, una de las noticias es la ausencia de cuarentenas para los que vengan de Andalucía al Reino Unido. Las dos semanas de cuarentena se han eliminado, así desaparece el efecto jaula que han sido los estados estos meses; de todas formas, el verano inglés será movido ya que termina antes que el andaluz y cuando refresque y empiecen a bajar las temperaturas, ya veremos si realmente se han hecho los deberes correctamente. Sin embargo, dudo que volvamos a ningún tipo de confinamiento dentro del estado británico.

¿Qué es la nueva normalidad?

El concepto erróneo de que todo es pasajero y no hay consecuencias. Es un buen momento para reflexionar si queremos seguir con esta vía neoliberal destructiva o vivir. Las ciudades no están acomodadas para las personas, sino para el negocio macroeconómico a cualquier coste y el virus es un peaje muy alto y doloroso.

Por otro lado, Boris Johnson al mismo tiempo que  dice a sus ministros que no se hagan fotos o se sienten cerca de homólogos de estados de la UE, va a facilitar a 3 millones de Hong Kongers una visa con la cual podrán naturalizarse en un año. Según el mismo Prime Minister, 375k Hong Kongers tendrían derecho a ello por ser ciudadanos de una ex-colonia reciente. Al elevar ese número, que coincide aproximadamente con la cantidad de ciudadanos europeos, me suena a una importación a gran escala y a la sustitución de una población por otra.

¿Por qué le digo? Principalmente porque no tenemos ningún documento oficial donde rece que tenemos derecho a trabajar y vivir en el Reino Unido. También por las numerosas denuncias de rechazo a las personas que han querido naturalizarse cumpliendo los requisitos establecidos en primera instancia. Además ¿por qué no lo hicieron en 1997?

Debes leer también  Los Intocables de por la Gracia de Dios

¿Se creyeron que China no iba a cambiar el status quo de Hong Kong después de cierto tiempo?

 Por último, esos ciudadanos no tienen una atadura sentimental con el viejo continente y sus lazos con el significado de Europa(no me refiero con la orientación de la Comisión Europea) es nulo.

“That’swhat I mean”

Esto tiene toda la apariencia de un favor que Reino Unido hace a China, con la cual está negociando un tratado post Brexit para conseguir dos objetivos, traerse a los que dan problemas a China, que puede que lo agradezca,  y  a su vez sustituir a la mano de obra cualificada europea, que tiene un pie fuera y otro dentro.  Obviamente, las garantías sociales serán peores para esos trabajadores de Hong Kong que las de los actuales, salimos muy caro al neoliberalismo con sanidad pública y pensiones.

“To be caught between a rock and a hard place”

Indudablemente creo que toda persona de la faz de la Tierra tiene derecho innegable a vivir, trabajar y desarrollarse en el cualquier parte. Y el día más feliz será cuando las palabras extranjeros, visa, pasaportes, frontera…desaparezcan.

Aquí seguimos en London, con mascarilla y cuando vengan mis hermanos de Hong Kong les regalaré una cesta con productos andaluces y les diré:

Welcome to London!

Sobre el autor

Fran Pereira

Fran Pereira

Natural de Sevilla; en la Rábita, el mar me bautizó; aprendí a caminar y hacer travesuras como cazallero; en Dos Hermanas la escuela me dio alas, la Hispalense un motor; luego en México, bravura y tesón, y por ahora, en Londres, surfeando a contracorriente en la ola del Brexit.

Escribir un comentario

Escribir un comentario

El tiempo en Sevilla

Suscríbete a Sevilla Actualidad

* indicates required