Caballo de Troya
Palabras desde Londres

Caballo de Troya

Las crisis son oportunidades, es cierto, pero no para todos ni al alcance de todos. La mayoría las padecemos y tendremos pocas posibilidades para revivirlas con cierto éxito. Tal vez, casi todos, en estos tiempos inestables que están volviendo a ser una costumbre como antes en Europa, nos fijemos como objetivo la supervivencia al temporal manteniendo nuestro status quo en la jerarquía social. Aclarando, pagar facturas y tener vacaciones según nuestras posibilidades o pagar las facturas para que no nos echen de nuestras casas, tanto emigrantes como aquellos que viven en Andalucía.

Mi aplauso para los empoderados con ideas brillantes y para quienes son capaces de realizarlas y brotar con una holgura inesperada.

“Who dares wins!”

También están los personajes informados y allegados. Esos grupos de personas que tienen acceso a la información, mantienen contacto con las elites locales, estatales o mundiales y según abarque su caña de pescar, saben que habrá ganancias. Esos círculos son más ajustados, a mayor ganancia, más ardúo es el acceso, porque la llave suele venir bien untada, y no de mantequilla precisamente.

Mientras tanto, la vida está reactivándose desde dos ángulos contrarios. Aquellos que viven en grandes mansiones de lujo con la última tecnología, piscinas enormes, gimnasios propios…Y el resto. Las jaulas de oro y las de cartón. En los tiempos que corren, no me extraña que aquellos de las jaulas de cartón piensen que pertenecen al primer grupo. No, nunca lo seréis, aunque les riais las gracias, apoyéis su clasismo y os lo creáis como un credo irrefutable. Vivir en una urbanización con piscina, comprar un coche de segunda mano de Alemania y tener deudas con una tarjeta de crédito no os hace pertenecer 1%. Lo paradójico de todo esto es que el primer grupo, aunque viva en una realidad social-virtual, depende mucho del basto segundo grupo.

Necesita enfermeras y doctoras que les curen, carniceros y panaderos que les hagan y traigan el pan, escuelas con profesores y directoras donde se eduquen sus hijos, aunque sea a distancia y en línea. Así podría seguir un buen rato. Ahí está la frontera sanitaria de quien puede pagarlo y quien debe sostenerlo cuando lo sufre directamente.

Con franqueza, nos deberíamos preguntar, ¿cómo hay gente a la que le sobra tanto y le molesta que otros tengan lo mínimo indispensable?, ¿por qué lo toleramos?

Debes leer también  Esteban Salazar Chapela

“The opposite of poverty is not wealth and then it is social justice”, Rosa María Sardá

El sector privado sanitario sabe que la pandemia le está abriendo las puertas de los flacuchos sistemas de salud estatales. Aparte, Boris Johnson sabía que su ascenso al poder y poder acceder a un acuerdo con EEUU solo se conseguiría desmantelando el NHS.

No obstante, una privatización pública y abierta, ahora, es impopular por el servicio y el afecto que NHS está recibiendo de la sociedad. No va haber una subasta pública de partes del NHS donde cada pujador rente o compre. Para eso están los allegados de las élites que aconsejan, escriben, reglamentan y cambian leyes para que, sin hacer ruido, una empresa subvencionada con el erario público esté gestionando grandes parcelas del NHS.

Rupert Soames,Tony Prestedge, Dominic Cumming. Soy consciente del desconocimiento de estos nombres por el público andaluz, quizás no os digan nada o solo os suene de pasada. Su incidencia en la vida de todos los expatriados andaluces es enorme.

Rupert Soames es el nieto de Winston Churchill. Hay quien lo llama antifascista, y no le falta razón, luchó contra los nazis, pero fue la persona que movió lo imposible para que Franco se mantuviera en el poder, aunque conocía muy bien los ajusticiamientos después de la Guerra Civil y el pago en voluntarios y especies, tanto a Hitler y, en menor cantidad a Mussolini, por colaboración en esta contienda entre españoles. Prefería una dictadura férrea en la Península y débil en el contexto internacional, que fuera dócil y domesticable por EEUU y su siempre aliado, Reino Unido.

Los pecados y virtudes del abuelo nadan tienen que ver con el nieto. Sin embargo, Mr Soames es un alto miembro de SERCO. Una de las principales empresas que van a gestionar el control de las personas infectadas y posibilitará su vuelta a la vida ordinaria, evitando un rebrote o que sean núcleos de contagios a terceras personas. Su empresa está contratando entre 10-25K trabajadores temporales (K es mil) que harán esta tarea con cada individuo. Contact Tracing.

Debes leer también  Abrazos por dar

SERCO co-trabajará junto al responsable del gobierno del NHS y Tony Prestedge, la persona que gestionará tal asunto, quien, en breve, entrará a formar parte del Banco Santander UK, Deputy Chief executive of Santander UK.

La cifra que el gobierno británico va a destinar ronda entre 50 a 100 millones de libras. Con esto se garantiza la comunión entre sector privado-gobierno-banca privada.

Aunque SERCO ya tiene sobrada experiencia gestionando fondos públicos con gobiernos conservadores y laboristas, son conocedores de primera mano de que hay un pavo para trinchar y se llama NHS.

Aún hay cierto orgullo y patriotismo por la apariencia en el Reino Unido y el hecho que más preocupaba al Nietisímo, es la mala imagen que la empresa puede adquirir por generar beneficios del NHS en estos momentos.

Pero lo alarmante se centra en que, después de investigaciones, esos trabajadores temporales están cobrando y por ende su empresa y aún no prestan ningún tipo de servicio. Lo que queda patente es el negocio privado con dinero público y las migajas que llegan a un grupo reducido de trabajadores.

Hay más de 50K muertos por Covid-19 y sigue creciendo

Se filtró un email de Mr Soames (el nieto) a Dominic Cummings, Chief Adviser to the Prime Minister of UK, que expresa con claridad cómo Boris Johnson va ceder ante este tipo de empresas gradualmente, siendo conocedor y valedor; este email ha sido publicado por The Guardian.

El petróleo de los Estados europeos es su sanidad y sus pensiones. Una industria clave en la vida de las personas que al privatizarlas reducen su implantación social y excluyen a todos los que no puedan pagarla, aunque sea gradualmente.

En España, hemos conocido cómo la Presidenta de Madrid negaba el acceso a los hospitales a los enfermos de residencias de ancianos, excepto los que iban dirigidos a la sanidad privada, e incluso cambió de gestor para tal hecho cuando algunos cargos empezaron a quejarse. Más de 6.000 personas han muerto solo allí, a muchos ancianos no le dieron la opción de salvarse por no tener dinero suficiente.

Coincidencias quizás, pero esa misma comunidad lleva años copiando el sistema de sanidad al británico. La necropolítica ha venido para quedarse.

Debes leer también  La nueva normalidad

Por suerte, en Andalucía, el Gobierno no ha tenido tiempo para adaptar el débil sistema de salud al de sus homólogos madrileño y británico, me aventuraría a decir que eso ha salvado vidas, vistos los acontecimientos, sin excluir, a su vez, su precaria condición. Aplaudir no es suficiente, hay que apoyar siempre y se consigue alejando este tipo de sanguijuelas del erario público.

En otro orden de cosas, pero también conectadas con los derechos inalienables, en varios puntos del Reino Unido ha habido retiradas y quejas por las estatuas de esclavistas como Edward Colston en Bristol, una consecuencia mundial más del asesinato de un ciudadano estadounidense, George Floyd, cometido por varios policías, nefasto hecho que ha colmado la paciencia de una de las principales minorías.

Curiosamente, la estatua de Wiston Churchill es custodiada 24/7 por la policía

¿Héroe o villano? ¿Propaganda o Historia? Los personajes  históricos son una escala de grises, no una dicotomía nacional. Honrarlos no está al alcance de todos. Estudiarlos es obligatorio. La Historia no hay que olvidarla, pero hay que contarla con objetividad y seguramente ese tipo de estatuas deberían estar en un museo para que se explique quiénes eran esas personas, qué hacían y cómo, con el único objetivo de que esas historias no se vuelvan a repetir.

Todas las vidas cuentan, pero seamos conscientes a quienes están atropellando ahora mismo, para que dejemos de divagar. El racismo en este país se está disfrazando de clasismo, el techo de cristal de muchas personas sigue bien sujeto a las estructuras de la sociedad.

“Black lives matter”

Ilias Tahiri, Almería, en un centro público gestionado por la Asociación Ginso, cinco guardias lo ataban, practicando este protocolo oficial para casos extremos cuando no oponía resistencia. El País publicó el vídeo que ha sido mostrado en el juicio sobre su muerte. La Jueza lo valoró como muerte violenta accidental. No es el único caso de muerte por violencia de guardias civiles o policías.

“I am black 24/7”

Aquí seguimos en el presente que ya es bastante interesante.

“The future? What do I know it? There is no plan. I am living without a plan is awesome”. Pau Dones.

Sobre el autor

Fran Pereira

Fran Pereira

Natural de Sevilla; en la Rábita, el mar me bautizó; aprendí a caminar y hacer travesuras como cazallero; en Dos Hermanas la escuela me dio alas, la Hispalense un motor; luego en México, bravura y tesón, y por ahora, en Londres, surfeando a contracorriente en la ola del Brexit.

Escribir un comentario

Escribir un comentario

El tiempo en Sevilla

Suscríbete a Sevilla Actualidad

* indicates required