Portada » Opinión » Palabras desde Londres » Helen Sharman
Palabras desde Londres

Helen Sharman

Oriunda de Sheffield, ciudad situada en el centro-norte de la nacionalidad histórica de Inglaterra (home nation), aproximadamente tiene el tamaño de la ciudad de Málaga. Además es el lugar de nacimiento de la primera astronauta (término USA/cosmonauta en la URSS) británica, también fue el lugar de rodaje de la famosa película británica Full Monty.

“ Everything which is necessary, appropriate or possible; ‘the works”

Allí se ubica el campo de fútbol más antiguo del mundo, perteneciente al Hallan FC del borough (suburbio/barrio) de Crosspool. El Hallan FC tiene como eterno rival al Sheffield FC, el otro club añejo del mundo balompédico, a sus encuentros se les denomina Sheffield Derby.  Lo curioso no acaba ahí, los dos clubes más famosos y en categorías profesionales son Sheffield Wednesday y Sheffield United, ambos clubes juegan el Steel City Derby.

El pasado 15 de abril se cumplieron treinta y un años de la tragedia de Hillsborough (nombre del estadio del Sheffield Wednesday),  casi cien personas murieron en un partido entre el Liverpool FC y Nottingham Forest FC en la semifinal de la copa inglesa, FA Cup. Ocurrió cuatro años  después de la tragedia de Heysel (39 muertos) en la final de la Copa de Europa entre Liverpool y Juventus de Turín, suceso por el que la UEFA sancionó  a cinco años a los equipos ingleses sin participación en las competiciones europeas, y seis años al Liverpool. Un par de semanas antes de la tragedia de Heysel,  en un  incendio en Valley Parade  murieron cincuenta y seis aficionados.

 Después de casi doscientos muertos ocasionados por el Hoolliganism inglés se promulgó la ley de Football Spectator Act. No bastó con el primero, se necesitó que murieran en tres oleadas y un castigo de Europa para reaccionar. Recordemos que aquí no hay constitución, es una democracia parlamentaria neoliberal.

“Hoolliganism: violent or rowdy behaviour by young troublemakers, typically in a gang.”

Solo siete personas nacidas en suelo británico han ido al espacio. La primera de ellas es Helen Sharman. Esta acerera con vocación espacial se graduó en química en el 1984 por la Universidad de Sheffield, más tarde, en 1987 se graduó en Física por la Universidad de London.

Escuchando la radio le llamó la atención un anuncio, buscaban gente para una aventura espacial, a la larga sería el Proyecto Juno, una colaboración espacial soviética-británica que tuvo muchos problemas financieros, pero la insistencia de Gorbachov, jefe del estado soviético, la financiación de empresas británicas y la cancelación de los experimentos más costosos, posibilitaron que se llevase a cabo.

Trece mil personas aplicaron como ella, pero el nivel de formación y la habilidad para aprender un idioma extranjero fueron determinantes para ser la principal candidata. El siguiente paso fue una estancia de dieciocho meses en el Centro de Entrenamiento Cosmonauta Yuri Gagarin, popularmente conocido como Ciudad de la Estrella, localizado en Moscú, capital de la extinta Unión de Repúblicas  Socialistas Soviéticas.

El 18 de Mayo de 1991 en la nave Soyuz TM-12 junto a los otros dos cosmonautas Artsebarsky y Krikalev despegaron hacia la MIR. El primer y único centro espacial de un estado del mundo, anterior a la Estación Internacional. En poco más de una semana se dedica hacer fotografías de las Islas Británicas, experimentos médicos y agrícolas y en un programa de radio amateur para niños.

El 26 de mayo de 1991 regresa a La Tierra a bordo de la Soyuz TM-11. En 1992 participó en una clasificación para  programas de la ESA (Agencia Espacial Europea), aunque fue seleccionada entre las primeras tres británicas, no llegó a ser elegida. En 1998 entró dentro de las últimas veinticinco candidaturas para otro programa, pero tampoco resultó seleccionada. No ha regresado al espacio desde su primera y única vez.

En Leicester, en el Centro Nacional Espacial se encuentra su traje espacial Sokol, usado para las naves Soyuz. En 1993 publica su autobiografía Seize in Moment, en 1997 un libro para niños The Space Plate.

“Self-belief and a can-do attitude changed my life”

Ha sido reconocida como miembro honorario de la Asociación Británica de la Ciencia y ha obtenido diez títulos  de Doctor Honoris Causa entre las universidades del Reino Unido. Sigue trabajando en la divulgación de la ciencia y el espacio para niños, adultos y colaborando en universidades como Imperial College de London. Trabaja también para la empresa Mars de ahí que la prensa británica la llame: “Girl from the Mars”. Hellen Sharman se hizo un hueco en un mundo para hombres. Su constancia, esfuerzo y dedicación les han sido reconocidos como a muy pocas mujeres.

En tiempos de reclusión cuando deberíamos pararnos a pensar dónde y cómo queremos alcanzar nuestros sueños, ella es un buen ejemplo, recordemos a esas personas que trabajan en el progreso de la raza humana.

“There is no greater beauty than seeing the Earth from up high”.

Sin embargo, no podemos olvidarnos de la situación en la que nos encontramos. Los responsables del NHS piden más Medical Gowns, trajes y materiales aislantes para proteger a los profesionales sanitarios. ¿Dónde están?

Al mismo tiempo, Boris Johnson sigue con su actuación victimista de enfermo que se ha recuperado, como el “héroe británico” que nos venden 24/7 desde la prensa y la televisión.

Otra semana más, van catorce mil muertes en el Reino Unido, nada cambia para mejor y la sensación de que nos están dejando morir aumenta. En quince días,  las víctimas se han quintuplicado, pero parece que esto no le molesta a nadie. En los parques se ven los amantes del deporte, muchos atraídos por el “confinamiento”, otros van a emborracharse, a hacer picnic, a vivir como si nada, sin importarles las consecuencias. El carácter hipócrita se acentúa. Un país a la deriva donde el gobierno solo está gestionando la escasez para una minoría.

Aquí seguimos, y vivos, que no es poco.

“Being in space taught me that it’s people, not material goods, which truly matter”- Hellen Sharman.

Sobre el autor

Fran Pereira

Fran Pereira

Natural de Sevilla; en la Rábita, el mar me bautizó; aprendí a caminar y hacer travesuras como cazallero; en Dos Hermanas la escuela me dio alas, la Hispalense un motor; luego en México, bravura y tesón, y por ahora, en Londres, surfeando a contracorriente en la ola del Brexit.

Escribir un comentario

Escribir un comentario

El tiempo en Sevilla

Suscríbete a Sevilla Actualidad

* indicates required