Portada » Opinión » Palabras desde Londres » Causa: guerra comercial, consecuencia: coronavirus
Palabras desde Londres

Causa: guerra comercial, consecuencia: coronavirus

¿Hasta dónde vamos a dejar que nos manipulen? ¿Seremos capaces de decir basta? ¿Qué más nos tienen que hacer? ¿Tendremos que comprar las vacunas del coronavirus de China a las farmacéuticas estadounidenses?

La alarma por el coronavirus ha sido elevada a niveles absurdos. No hay razón objetiva para tanta alarma, aunque sí hay otros motivos, la guerra comercial. Estados Unidos ha salido muy perjudicado por el último conflicto con China; sin embargo, un imperio, hasta cuesta abajo, es imperio y sus tentáculos llegan hasta lo más alto que nos podamos imaginar.

 今日事,今日毕。(Jīnrì shìjīnrì bì.)

If you can finish your work for today, then do so

¿Son los estadounidenses los culpables del coronavirus? No, no lo sé, ni tengo pruebas; y para ser sincero, la República Popular de China(RPC), ya que la República de China es la isla de Taiwán, tiene unos niveles de contaminación bestiales en sus megalópolis. La ciudad que se ha convertido tan famosa por dicho virus tiene unos 11 millones de habitantes, es decir, en Europa solo el área metropolitana de Londres, Moscú y Constantinopla la superan. ¡Y no es la más populosa! ¡Solo una más de ese tipo!

Podemos poner tres ejemplos

En la República Democrática del Congo, antiguo Zaire, 310.000 personas murieron en 2019 de sarampión, en 2020, a mitad de febrero, ya van contabilizadas 6.000, la mayoría criaturas menores de 5 años. Obviamente se puede replicar que las carencias en sanidad, la violencia, la potabilidad del agua…bla…bla…bla… Hay cura para el sarampión desde hace mucho tiempo, ¿no duelen esas muertes?

Debes leer también  Malabares en el hogar

La gripe y su mortandad. En España hubo casi 60.000 casos graves y 15.000 muertes, en Estados Unidos 80.000 personas murieron por gripe el último invierno. En Andalucía hay zonas cuya esperanza de vida es un 34% más baja  por su falta de cohesión social, marginación del Estado español, incapacidad de la Junta para cubrir sus demandas.

Estos datos son mucho más alarmantes. En Japón, país vecino enemigo, aliado, o llámale incordio eterno chino, sólo hay contabilizadas 2 muertes.

 三百六十行,行行出状元。(Sānbǎi liùshí hánɡhánɡhánɡ chū zhuànɡyuɑn.)

Among three hundred and sixty trades, every profession produces its own top experts

¿Habría tantas noticias del coronavirus en época de paz económica? Seguramente no. China está sustituyendo en muchos países del mundo a Estados Unidos. En África, fuente de recursos naturales por excelencia, ya es la primera potencia inversora, además de su influencia política. La RPC tiene una cultura más comercial a corto plazo que militar, al menos en ultramar. Los chinos son extremadamente pacientes y aún recuerdan las humillaciones de los siglos XIX y XX especialmente.

A la mentira ahora se le llama FAKE NEWS; y al embustero, periodista asalariado de un grupo político, no confundir con partidos políticos.

妇难为无米之炊。(Qiǎofù nán wéi wúmǐ zhī chuī.)

Nobody can accomplish anything without the necessary means.

Hemos visto cómo han traducido carteles de negocios en chino de “cerrado por reformas” a “cerrado por coronavirus”. Se está fomentando el boicot a los negocios de chinos tales como restaurantes o tiendas, no vayan a contagiarnos solamente por ser chinos. Si mañana un onubense se contagia de la viruela en Singapur, todos los andaluces tenemos que estar en cuarentena y somos posibles propagadores de la enfermedad. ¿Podemos ser más absurdos?

Debes leer también  Enemigos

Obviamente, la falta de transparencia y de veracidad de las autoridades chinas, cuando construyen un conjunto hospitalario en pocos días, ha ayudado al marketing desgarrador de Occidente, recordemos quienes son: EEUU más Canadá, Australia, Nueva Zelanda, Reino Unido y la Unión Europea.  Y si alguien cree que mandan todos por igual, lo siento, solo manda uno, y es el primero; el resto son estados vasallos, satélites, colonias… que cada cual elija la definición que crea más conveniente.

熟能生巧 (Shú nénɡ shēnɡ qiǎo)

Practice makes perfect

¿Se tienen que preocupar en la RPC? Claro que sí. Empezando por disminuir la contaminación e incrementar la calidad de vida de sus trabajadores. Reconvertir esos hormigueros humanos en un lugar decente para la vida de los mismos.

¿Cuánto durará el coronavirus? Lo siguiente será las vacunas que los gobiernos occidentales irán promoviendo en breve. Las noticias serán igual de alarmistas por una larga temporada. El golpe a la economía china será fuerte.

Por ahora podemos estar tranquilos, con seguir una reglas básicas de higiene nos mantendremos alejados del virus del dragón, quizás muramos por la falta de protección en el trabajo, como les sucedes a tantos jornaleros de la construcción en Andalucía, a los bomberos por falta de material, a los policías porque sus mandos, con bandera rojigualda en la pulsera, se lo han gastado en azúcar para la  nariz y prostitución, a aquellos enfermos crónicos que no pueden pagarse sus medicamentos con la subida de los últimos años, a las mujeres que mueren cada semana por desprotección efectuada por el gobierno y porque un cobarde se siente respaldado por cuatro fascistas que viven del cuento, a las criaturas que no disponen de una alimentación saludable en los barrios marginales.

Debes leer también  Despedidas

En estas cosas quizás nos deberíamos fijar más, poned un poco de atención, si me han mentido con un cartel en chino ¿por qué me van a decir la verdad en español? Recordemos: pensamos, luego existimos.

El principal problema con china (deslocalización de empresas) es la banalización de los productos creados por una mano de obra muy barata, allí también se ubican empresas andaluzas, y el gobierno de  la RPC, en contraposición, exige un acuerdo favorable para sus nacionales. Los empresarios andaluces destruyen empleo decente para traer material muy rentable, en conclusión paro y almacenes chinos por doquier. Luego, ese mismo empresario fomenta en los medios de comunicación el boicot a China porque el amo americano, quien nos pone aranceles a la aceituna andaluza, se ha cabreado con ellos.

Por último, iré a los restaurantes chinos con la misma frecuencia que antes, a los almacenes chinos, ídem, y sinceramente,  dejaré de ver, hasta por casualidad, el noticiero de ciertas cadenas privada; para cuentos chinos ya tenemos en London a Boris Johnson.

Sobre el autor

Fran Pereira

Fran Pereira

Natural de Sevilla; en la Rábita, el mar me bautizó; aprendí a caminar y hacer travesuras como cazallero; en Dos Hermanas la escuela me dio alas, la Hispalense un motor; luego en México, bravura y tesón, y por ahora, en Londres, surfeando a contracorriente en la ola del Brexit.

Escribir un comentario

Escribir un comentario

El tiempo en Sevilla

Suscríbete a Sevilla Actualidad

* indicates required