Portada » Opinión » Palabras desde Londres » 100 días
Palabras desde Londres

100 días

La cuenta atrás ha vuelto a comenzar, sí, otra vez, ya he perdido la cuenta de las veces que han anunciado desde el gobierno británico que “nos vamos”. En esta ocasión parece tener un alto grado de veracidad, ahora que el niño pijo rebelde clasista (vanagloriándose de sí mismo) se ha convertido en Prime Minister. Ríete, Andalucía, de la princesa destronada Susana Díaz, éste tiene pedigrí.

Boris Johnson, el Trump (oso) Británico, cuyo carrera empezó a destacar cuando redactaba noticias falsas, iba de matón de barrio rico, pero siendo verdadero rompe piernas; tomó impulso como Mayor of London (cargo equivalente a la presidencia de la comunidad de Madrid, solo ésta, tanto por su falta de tradición autonómica, como por la concentración de poder de un estado tan centralista como el español; la clave: la pasta, obviamente no me refiero a la italiana).

¿Cómo ha obtenido el cargo?

Las democracias liberales, liberales son, eso de elecciones y que los pueblos elijan nunca se ha soportado con decencia y buenos son los filtros tales como: ley electoral, en este caso las listas con un 30% salen muy beneficiadas; distrito electoral único para cada uno de los 650 asientos del parlamento, es decir, el candidato más votado es el único que obtiene representación.

¿Quién y cómo se organizan los distritos? ¡Sorpresa! Seguro que os lo imagináis. Aunque no hizo falta ni llegar a unas elecciones generales, se usó el comodín del “teléfono”.

Un partido gobierna, se desautoriza al gobernante, el partido elige un nuevo candidato. Anteriormente Gordon Brown llegó así a la cumbre, con el Labour (Laborista) sustituyendo al otro aventurero de Iraq como Tony Blair. “Shake with your right hand but hold a rock in the left-Frank Underwood”

Sí, ya chirría como puerta vieja una designación, como la que vivimos con Griñán o Díaz en la presidencia de Andalucía, gracias al clientelismo, al servilismo, al enchufismo, profesionales de la no ética, y en conjunción con puñaleros traperos asalariados ansiosos de poder. ¡Preguntadle a Madina y a Sánchez! No se atreverán a voltear hacia el mar del Norte porque se espantarán y querrán esconderse en lo más profundo de la Gruta de la Maravillas en Aracena. ¿Quién te siente a ti, Patria mía?

Anteriormente se decía que el partido gobernante puede cambiar de líder aunque sea Prime Minister, esa tarea se llevaba a cabo en las primarias. Actualmente gobierna Conservative con el apoyo DUP de Ulster, como ellos se refieren a Northern Ireland (Irlanda del Norte). Equivalente a PP con VOX en el gobierno andaluz actual pero sin los naranjitos que no huelen azahar.

¿Quiénes participan?

Todos los miembros del partido Conservador en un número estimado de 180.000 personas, de las cuales más del 95% son blancos, más del 70% son varones y casi el 50% mayores de 65 años. Un pincelazo, el mayor apoyo del Brexit fue dado por estos 3 grupos.

En el Reino Unido viven 66.983.940 millones de personas, de las cuales tienen derecho a voto en las elecciones generales alrededor 50.237.955. El nuevo gobernante ha sido elegido en una lista cerrada de 10 candidatos aprobados por la dirección del mismo partido. En fase eliminatoria en varias rondas, hasta quedar sólo 2. Esta elección la ha llevado a cabo el 0.003% de la población con derecho a registrarse para votar. Exacto. No te vale con ser mayor de 18 años, debes rogar tu voto para cada elección. Algo parecido sufrimos los expatriados de Andalucía, una verdadera faena. “One heartbeat away from the Presidency and not a single vote cast in my name. Democracy is so overrated-Fraank Underwood”.

Boris Johnson sabía de la dificultad de ser Prime Minister desde una lucha abierta como único candidato, por lo tanto, le han asesorado genial y también le han impulsado desde la Casa Blanca, justo cuando el tiempo se agota en la UE. Realmente Trump lo bendijo en su última visita a London. Ya no hay discusión de Brexit sí o no, ahora es con acuerdo o sin él.

Ha sido un bocazas contra la señora May y otros, aunque siempre ha tenido alrededor buenos asesores, fue un desastre como ministro de exteriores. Es el Rasputín de la elitista aristocracia inglesa aburrida, que no entiende dónde está el imperio ni cómo opera el globo terráqueo en la actualidad, una aristocracia que crucificaría a cualquiera por menos de la mitad de lo que ha dicho o ha hecho este hombre. Buscan un meneador de banderas que ajuste las tuercas a las clases medias, obreras y pobres, ya que en definitiva este señor viene a desmantelar lo que queda del estado social y a ser la bomba de Trump en la UE, pero se olvidan de que quizás mucha metralla le dé de lleno a él mismo, a mí y a todo los paisanos andaluces que vivimos aquí.

Reino Unido nunca ha creído en Europa ni en la igualdad entre pueblos. Quiere colocarse justo detrás de los americanos, al fin y al cabo son primos lejanos. Ha sido el mayor obstáculo para el desarrollo prodemocrático y social de la UE, aunque sus políticas sociales menguadas desde los 80 eran superiores a las de la mayoría de estados miembros. Apostó por la ampliación al este, sin cortafuegos, como se hacía antes, para dilatar este proceso. Es, por ahora, la capital económica, no utiliza el euro y es una isla, aun así, no puede verse sentado al mismo nivel de países como Polonia, Italia o Portugal. Codician siempre ser el capitán general.

Ahora con Boris todo es imposible. El submarino americano va a girar las cartas de la mesa pero para no jugar más. Desea un país de mano de obra barata, como clasista que es, que los que más tienen no paguen impuestos y que se convierta en un estado (americano) donde la salud, la educación y la seguridad sean un lujo.

Sobre el autor

Fran Pereira

Fran Pereira

Natural de Sevilla; en la Rábita, el mar me bautizó; aprendí a caminar y hacer travesuras como cazallero; en Dos Hermanas la escuela me dio alas, la Hispalense un motor; luego en México, bravura y tesón, y por ahora, en Londres, surfeando a contracorriente en la ola del Brexit.

Escribir un comentario

Escribir un comentario

El tiempo en Sevilla

Suscríbete a Sevilla Actualidad

* indicates required