Portada » Opinión » Palabras desde Londres » Inglaterra, Gran Bretaña y Reino Unido
Palabras desde Londres

Inglaterra, Gran Bretaña y Reino Unido

Ciertamente el lenguaje popular, extendido en el mundo hispanohablante, nos hace identificar estos tres enunciados. La simpleza a la que nos conduce un mundo globalizado (estadounidense más propio), y la histórica rivalidad entre la Corona-República Francesa y su eterna aliada, Reino de España, con Inglaterra, ya engendró la banalidad, el corso es solo inglés, tal como su reina de Inglaterra. ¿A qué equivaldría cada nomenclatura?

Inglaterra es una Home Nation según la legalidad británica, su categoría en el Estado Español vendría a ser Nacionalidad Histórica, como nuestra Andalucía y alguna otra más.

Gran Bretaña es la isla principal de las que forman las Islas Británicas, esta misma y la de Irlanda (dos tercios de la República de Irlanda (RoI) y la otra Home Nation, Irlanda del Norte (Northern Ireland)). Regresando a Gran Bretaña se define como el territorio que conecta a Escocia, Gales e Inglaterra. Su homólogo sería Iberia, es decir, unidad geográfica. “Hold yer horses”

Reino Unido es la suma de los territorios bajo soberanía británica de las dos islas británicas mayores, en conclusión, las cuatros Home Nations (naciones constituyentes), equivaldría directamente al Reino de España.

¿Son las cuatros Home Nations iguales?

No. Obviamente no. Empezamos por la más poblada, Inglaterra, la cual no tiene ningún gobierno, administración, depende directamente del Parlamento de Westminster. Incluso la FA (Football Association) y alguna entidad de cultura y de turismo son agencias ligadas a la decisión del gobierno británico de turno.

Vendría a ser el equivalente de todas las CCAA que no llegaron a ser nacionalidades históricas, como fue la idea principal del Gobierno español, tener ciertos territorios autónomos por decreto; Euskadi, Cataluña y Galicia, la perenne foral Navarra y por derecho, un pueblo que salió a la calle y propició la primera modificación en la Constitución (la gota que colmó el vaso para el autogolpe con Tejero), Andalucía.

En ciertos deportes compite como miembro de pleno de derecho, pero no en los JJOO donde el COI solo admite estados soberanos o países deportivos autorizados por su estado.

Escocia (Scotland) ha recuperado desde 1998 parte de sus competencias con un paquete inicial de sanidad, vivienda, policía, carreteras, agricultura, educación, medioambiente, industria, energía, legislación civil y criminal. Incluso ha sido incrementado, menos exteriores y ejército.

En lo deportivo tiene representatividad como miembro independiente en varios deportes y en los Juegos de la Mancomunidad, donde encontraremos a la Andalucía bajo dominio británico, Gibraltar.

El famoso referéndum de independencia se perdió porque suponía salirse de la UE, y ahora les pilló el Brexit al que rechazan rotundamente. Desde hace poco está en camino, con ley aprobada, el segundo referéndum que va a repetirse en menos de un lustro. “I am gonnae shoot the craw”.

Su equiparable española sería la CA con más autogobierno, Navarra, respetada por el franquismo y con policía foral desde los 60.

El País de Gales (Wales) tiene una Asamblea Nacional que gestiona el dinero que el Gobierno Británico le destina. En los 70 rechazaron abiertamente la recuperación (creación) de competencia para su autogobierno. El rugby es el deporte nacional por excelencia y casi se podría decir que su mayor autogobierno: las federaciones de fútbol y rugby. Al igual que el resto participa en ciertos eventos deportivos ya citados. Orgullosos de su lengua y de su acento en inglés, es el paradigma por su filiación a lo británico que no inglés.

“Mo chuisle mo croí”. Equiparable a una diputación provincial.

Irlanda del Norte (Northern Ireland). A diferencia de las otras tres Home Nations, no tiene bandera oficial, ni himno y se le denomina provincia, comunidad, país o nación constituyente.

Sus competencias están supeditadas a los acuerdos de paz del Viernes Santo. Y lo más llamativo, las competencias son consensuadas entre el gobierno de la república irlandesa y el norirlandés, autorizado éste segundo por el británico.

Es ciertamente complicado el tablero irlandés y merece un artículo entero para ello. La paz es frágil, pero la isla está cansada de violencia de un lado y de otro. Así que: “Abair ach beagan agus abair gu math e”.

En lo deportivo se complica un pelín, ya que en algunos eventos representan a la isla entera con una bandera e himnos propios: rugby y críquet. En otros van separados y usan distintos símbolos nacionales, en los JJOO los deportistas norirlandeses pueden elegir entre la República o Gran Bretaña. Además la República reconoce como irlandés a todo ser humano que nazca en cualquier parte de la isla. Miles de británicos que se han mofado durante varias decenas de la República Irlandesa ahora están aplicando al pasaporte irlandés (hasta dos generaciones ascendentes es permitido, de abuelo/a irlandés/a) para tener movilidad en la Unión Europea y no perder la ciudadanía europea con sus derechos y obligaciones. El Brexit está facilitando la tan soñada unidad de la isla, la cual votó en contra. No tiene equivalente en España. Lo más parecido a grosso modo sería Andorra, pero sin ser reconocido como entidad soberana.

Eamon Varela uno de los Padres de la Patria Irlandesa y presidente en dos ocasiones, era presumiblemente hijo de un andaluz de Córdoba que emigró a New York, en las misas católicas de domingos conoció a su futura compañera, una emigrante irlandesa, al tener pasaporte americano los británicos no lo fusilaron en el levantamiento de Pascua de 1916.

Y para rizar el rizo, el Banco de Inglaterra, cuyo director puede ser ciudadano de cualquiera de los sietes reinos (Canadá, Australia, Nueva Zelanda y los cuatros del Reino Unido) como en Juego de Tronos (GoT), actualmente es el canadiense Mark Carney. Esta entidad permite al Bank of Ireland, emitir sus propios billetes y al Royal Bank of Scotland lo mismo. Regularmente los billetes de ambos países son aceptados en cualquier parte, menos en negocios pequeños donde te miran como a un extraño. La libra esterlina tiene el mismo valor pero adjetivada con irlandesa o escocesa. En el caso irlandés llegas a escuchar: euro for the republic, pound for us, significándose su visión en el conflicto irlandés. Para los coleccionistas son muy recomendables, pero os ruego que su uso lo limitéis a su geografía para ahorraros dinero y disgustos. Gales en su mayoría, va con Inglaterra, y por eso han sido campeones del mundo de críquet, perdonadme que no salte de la emoción.

No es fácil entender a esta hija de la Gran…Bretaña pero no os creáis que es muy distinta a Iberia, ellos gastan en nomenclaturas y son más pragmáticos en la calderilla.

Por cierto, no le dan “café para todos”, sólo a quién lo reclama, lo suda y a veces sangra por él.

Para otra os escribo sobre los territorios de ultramar, islas del Canal y la isla de Man.

Sobre el autor

Fran Pereira

Fran Pereira

Natural de Sevilla; en la Rábita, el mar me bautizó; aprendí a caminar y hacer travesuras como cazallero; en Dos Hermanas la escuela me dio alas, la Hispalense un motor; luego en México, bravura y tesón, y por ahora, en Londres, surfeando a contracorriente en la ola del Brexit.

Escribir un comentario

Escribir un comentario

El tiempo en Sevilla

Suscríbete a Sevilla Actualidad

* indicates required