'Perroflautas' y la señora del traje

Viernes, 27 Mayo 2011 10:00

Paula Romero

indignadosindignados

'Perroflauta'. Ya son varias las veces que escucho esa palabra estas últimas semanas que como un chirrido se clava en mis oídos y entonces, compongo letra por letra, 'Perroflauta'. Parece que ahora, en lugar de personas hay 'perroflautas' en las calles, en las plazas.

Y es que desde casa, todo se ve con otros ojos. Sacan a un grupillo bebiendo cerveza y ya se creen que ese es todo el movimiento. Pero el hablar por hablar, no es nuevo. Los españoles tenemos mucha tendencia a teorizar sobre todo lo que oímos, aún más, si no lo vemos.

El caso es que mientras me encontraba entre tanto 'perroflauta' (unas mil personas) gritando y levantando las manos en favor de aplausos, divisé a una señora con un bonito traje. Y digo señora, no precisamente por los saltos, gritos y su activa participación en el movimiento, sino por su avanzada y tierna edad.

Parece que los mayores han perdido el derecho a movilizarse con la misma fuerza que los jóvenes, y sin embargo, son los más participativos con la causa, los que tienen más experiencia, los que, cansados ya, salen a la calle para reivindicar por un futuro que ya no será tanto suyo, como nuestro.

Esta señora, con sus grandes lentes y su elegante traje, no paraba aplaudir y fotografiar todo lo que veía. Parecía incluso vestida para la ocasión. Bien peinada y perfumada florecía entre la multitud, su vitalidad y sonrisa, la colocaban en lo en lo más alto de la plaza. Y es que los mayores, que nos doblan o incluso nos triplican en edad, pueden, con sus corazones gritar más alto, y ser escuchados con más fuerza. Son pocos, pero también los hay.

Sin duda, es lamentable que los medios no saquen a la luz el esfuerzo que realizan estas personas, que no hablen de familias, que con sus hijos, van a luchar por un futuro digno. Que obvien a los pensionistas, parados, hipotecados... para en su lugar, infravalorar a un 'grupillo de estudiantes', eso sí, todos, 'perroflautas'.

Pero la realidad es otra, y no queda muy lejos. Tan solo hay que mirar más allá de lo que nos ponen por delante, tan solo hay que salir a la calle y ver con los ojos. Tan solo hay que contemplar para luego juzgar, y eso, desde casa, es una utopía. Dejemos de hablar de 'perros' y de 'flautas', de 'corbatas' y 'peinetas', para hablar de realidades, como esa señora, y su bonito traje.

Paula Romero González

Escribir un comentario

Sevilla Actualidad no se hace responsable de las opiniones vertidas por los lectores en los comentarios de los artículos. Además se reserva el derecho de eliminar comentarios que alberguen contenidos ofensivos o atenten contra los usuarios.

Código de seguridad
Refescar