cabecera-marea-escorada

‘El mar’ de John Banville

paco-ramos-071216

Hace unos días leía una entrevista en la que Javier Marías afirmaba que John Banville poseía la mejor narrativa anglosajona de la actualidad. Entre las muchas obras de este autor irlandés, decidí hacer con El mar, una novela publicada en España en 2006 por la editorial Anagrama y que recibió el premio Booker Prize como mejor novela de lengua inglesa.

Los propios mundos

Toda vida humana es susceptible de habitar distintos mundos, a lo largo de su recorrido, que acaban imponiéndose unos sobre otros. En mi experiencia personal, siempre corta, yo también he habitado mundos propios de los que a menudo fui salvado por amigos.

Insuflar el miedo

El final de los años 60. El comienzo de los 70. La Primavera de Praga, el Mayo del 68, la Revolución de los Claveles, Woodstock contra Vietnam, Latinoamérica levantándose contra sus regímenes. Un mundo en lucha.

De cultura y postureo

Hace un tiempo, en estas mismas páginas, les hablaba de que el mayor de los problemas de la cultura no es el 21% de IVA, sino su degradación a un mero objeto de entretenimiento en vez de un bien necesario para el crecimiento y la evolución de las personas y los pueblos.

El arte de callar

'El arte de callar' es el título de un libro del profesor Hernández Guerrero editado en 2008 por la diputación de Cádiz. Su formato es el que guarda las esencias o los tesoros, un formato pequeño, extremadamente cuidado como se deben cuidar las joyas.

El relevo natural

Recuerdo que hace tiempo, un antiguo compañero de trabajo contaba los días que le faltaban para jubilarse, desde, al menos, un par de años antes.

Individuos en marcha

Somos individuos en marcha, seres que a lo largo del camino de su vida permanecen en proceso de continua construcción y búsqueda de sí mismos. Y en ese autoconocimiento uno va encontrándose personas que van completando el puzzle.

Convivencia

No es tan difícil convivir manteniendo ideologías distintas con las personas que nos rodean.

Las nuevas estrategias de ligoteo

Algunas veces un servidor ha hablado en esta ‘Marea escorada’ de la revolución que Internet ha supuesto para el mundo de la literatura, pero es que, como dice Sabina, uno también es, sobre todo, peluquera de barrio y termina llamándole la atención otra suerte de asuntos mundanos.

De con-morir

Murió Bowie esta semana como antes lo hizo Lennon y otras muchas estrellas que se van sin la menor compasión dejando miles de huérfanos entre sus seguidores. Ellos son los únicos que conocen cierta forma de eternidad, la que deja su obra entre sus fieles, o en los anales de la tradición que representan.

La lección

Los viejos lobos de mar descansan en ajadas barras de madera de algún bar de barrio donde la cuenta de los vinos aún se escribe a tiza y el suelo está regado de serrín.

Joaquín

Fue una tarde fría de un diciembre madrileño. La puerta giratoria del mítico Café Comercial ponía en marcha su mecanismo para que tras la rueda accediese un hombre elegante, enchaquetado y con corbata, que remataba su excelso porte con un sombrero romántico fácilmente asimilable a don Miguel de Unamuno.

El alma en un subrayado

La última vez que estuve en Madrid, en uno de mis paseos a solas, visité las casetas de libros antiguos de la Cuesta de Moyano, parada obligatoria para cualquier amante de la literatura que visite Madrid.

La banalización de la cultura

Quizás uno peque de romántico, pero hace ya tiempo que la cultura viene recibiendo un maltrato sistemático y afianzado. Y no me refiero al 21% de IVA, sino a la degradación de la cultura como objeto de entretenimiento.

La revolución de la alegría

Hoy, que por primera vez en mi vida veo cientos de personas apostadas frente a un ayuntamiento esperando para ver salir a su alcalde y celebrar la fiesta de la democracia, recuerdo una palabras de Luis Landero en las que decía: “La alegría tiene algo de revolucionario”.

Los restos de Don Miguel

Desde hace unos meses, un grupo de expertos trata de localizar los restos de Don Miguel de Cervantes en el madrileño convento de las Trinitarias, donde las crónicas recogen que fue sepultado por propio deseo suyo. Debe estar bien escondido el creador del Quijote, no sólo por lo que tardan en encontrarlo, sino por su propia voluntad de que no sea así.

El hombre, un lobo para el hombre

África es un continente rico. Sí, han leído bien, rico. Piénsenlo. En África hay petróleo, minas de diamante, de oro y de decenas más de minerales; abundantes caladeros para la pesca y la industria marina, grandes posibilidades para la caza controlada de animales, no esa que ejercen los poderosos del mundo asesinando elefantes sin ton ni son, si no de esa caza necesaria que da de comer y se convierte en industria; además de enormes posibilidades para la explotación de sus recursos naturales a través de energías renovables o limpias.