maria-jose-santos-09-abril-16
La vuelta de tuerca

Primavera eterna

Si podemos calificar a Sevilla, sin ninguna duda, tenemos que hacerlo usando el adjetivo dual. Aquí nacemos a este o al otro lado del río; nuestros colores son el rojo o el verde; soñamos con ver a Macarena o a Triana; y la mayor de todas las dualidades: somos más de Semana Santa o de Feria.

Pero esta dualidad, paradójicamente, no es más que muestra de una homogeneidad clamorosa. Somos hijos de un sentir, de una manera de vivir y disfrutar las cosas que sencillamente se resume en un término: pasión. Y no aquella entendida como la que nació del dios de la madera- que también- sino como una filosofía de vida.

Nacemos, crecemos y, en definitiva, vivimos con una actitud hacia las cosas que pasa por vivir y por disfrutar de todo de la manera más extrema. De la religión al paganismo, Sevilla pone su corazón, su alma entera, en aquello que hace. Y los sevillanos solemos llamar al culmen de nuestro gozo ‘primavera’. Esa que nos hace en cuestión de días pasar de tocar el cielo con potencias, plumas y palios, a vivir en él al son del 3×4, disfrutando de esa ciudad efímera que se convierte en el Real.

Con nuestros más y nuestros menos, ¿quién no disfruta de la maravilla que trae consigo la primavera? Primavera es estar con tu gente, disfrutar de la ciudad, oler a azahar, incienso y caballos. Sabe a torrijas, pestiños, rebujito y cerveza. Su tacto es de ruán, terciopelo, popelín y plumeti. Y su tiempo, es siempre. Porque Sevilla es pasión, y pasión es primavera, y Sevilla vive en una primavera eterna que en abril se vuelve aún más primavera.

Sobre el autor

María José Santos

Escribir un comentario

Escribir un comentario

El tiempo en Sevilla

tiempo.es

La prensa en andaluz

Medios en igualdad

Registrarse para Sevilla Actualidad

* = campo obligatorio