cabecera-opinion

Tribuna

De la arrogancia de unos y el pesimismo de otros tras las elecciones generales

Nuestro país se encuentra sumido en un mar de sentimientos encontrados desde que se conocieron los resultados de las últimas elecciones.

El Graderío de la Catedral

Amantes y animales Mercedes Serrato

En la confluencia de la calle Juan de la Encina con Calería, del mismo modo que el fervor popular coloca ciertos azulejos, el clamor del vecindario ha colocado avisos a caninos sin excepción, instigando a que reeduquen a quienes los pasean.

Lo que nos hace humanos

El poder de la palabra escritaEduardo Parody

Abres el portátil, lo enciendes, esperas a que se inicie correctamente. Te vas al word, le das al clic y te sientas frente a una página en blanco. Te abstraes del exterior, de la mesa, de cualquier cuadro o póster que tengas delante, hasta que sólo ves ese color, el blanco, y no percibes la contaminación exterior en forma de distracciones, [ ... ]

Marea escorada

Insuflar el miedoPaco Ramos

El final de los años 60. El comienzo de los 70. La Primavera de Praga, el Mayo del 68, la Revolución de los Claveles, Woodstock contra Vietnam, Latinoamérica levantándose contra sus regímenes. Un mundo en lucha.

Rueda de reconocimiento

Los cielos de ce...NizaFrancis Segura

Tenía que haberme puesto a escribir. Debía haber superado la crisis de los últimos días y dejar puesta en pie la Rueda con antelación, como le había prometido al director en propósito de enmienda. Me arrepiento sobremanera, porque ahora, cuando debe comenzar el día y todavía ahí fuera ese de noche, no soy capaz de eludir, sobrevolando l [ ... ]

La Sevilla Moderna

Apología del cuñadoGermán Jiménez

El concepto cuñado (brother-in-law en inglés), según el abecé de la nueva política, responde a aquel hombre de más de dieciocho años que cuenta con una habilidad natural para opinar con aplastante autoridad sobre todo.

La vuelta de tuerca

Reflexión de jornadaMaría José Santos

Cada jornada electoral en mi familia celebrábamos nuestra particular fiesta de la democracia. Nos levantábamos a eso de las 8 con nuestras papeletas ya preparadas, íbamos a desayunar al bar que estaba cercano a nuestro colegio y no más tarde de las 10 ya habíamos depositado nuestro voto. Volvíamos a casa satisfechos por el deber cumplido e  [ ... ]

El blog de la redacción

Salvemos al Oviedo

Martes, 20 Noviembre 2012 10:00

Jesús Benabat

En un clima de angustia existencial tan acuciado como el vive actualmente España, cualquier propósito, por absurdo y escandaloso que sea, puede llegar a adquirir tintes mesiánicos. Cada persona se busca su propia meta, el objetivo irrenunciable mediante el que vertebrar la poca esperanza en un mundo que parece derrumbarse a nuestro alrededor.

Y es que cuando el capitalismo nos ahoga en el espejismo material que él mismo conformó ante las miradas fascinadas de todos, tan sólo quedan las ideas, los valores vacuos y retóricos del imaginario colectivo más rampante, para salvar los restos del naufragio a los que aferrarse como únicas posesiones de un nuevo proyecto fracasado, de un golpe de estado más a la historia humana y a su incapacidad para conformar algo de lo que sentirse orgulloso.

Por ello, mientras las personas saltan al vacío desde sus hogares hipotecados, rebuscan en los cubos de basuras y hacen cola disimuladamente en los comedores sociales, otras tantas, quizás en una situación similar, se obcecan en rescatar arquetipos tan peregrinos como un equipo de fútbol. Cuando ya no queda nada por lo que luchar en la vida, lo más factible es esconder la frustación bajo los colores de una bandera, los simbolos de una enseña o los deshilachados valores del pasado.

En los últimos meses, la catastrófica situación financiera del Real Oviedo, equipo histórico que milita actualmente en la 2ºDivisión B tras una gestión administrativa y deportiva lamentable, impulsó una campaña institucional continuada por distintos colectivos ciudadanos para evitar su disolución definitiva. Para ello, se debía recaudar algo más de 2,5 millones de euros a partir de pequeñas donaciones de 10 euros y del apoyo más sustancioso de otros inversores. De este modo, jugadores de su cantera como Juan Mata, Michu, Santi Cazorla o Adrián han contribuído a la causa, así como equipos como el Real Madrid, que ha donado 100.000 euros.

En total, han sido más de 20.000 accionistas minoritarios los que han participado en la campaña, coronada por la fulgurante entrada en el escenario del magnate mexicano Carlos Slim, el hombre más rico del mundo según la revista Forbes, quién ha inyectado dos millones de euros a las necesitadas arcas del club y se ha convertido en su accionista mayoritario con una participación de en torno al 35%.

De algún modo incomprensible y absolutamente kafkiano, la causa del Real Oviedo ha llegado a los corazones de todos los españoles tras la pertinente propaganda sentimental de los medios de comunicación deportivos, lo cuales corroboran su preocupante discapacidad cognitiva (es decir, su estupidez supina). Pero, ¿en base a qué? ¿qué extraño resorte puede ser accionado para sentir como algo tuyo, algo adherido a tu identidad, el futuro de un equipo de fútbol?

Los recovecos de la naturaleza humana son inescrutables, pero aún lo son más los de las distintas formas de su idiotez. Más allá de la inmoralidad sustancial que supone pedir dinero con el objetivo de que una empresa continue existiendo para mayor gloria de sus administradores en una coyuntura económica marcada por las carencias patentes de la población (no sólo en lo que se refiere a comida, techo o servicios básicos, sino también a decencia política o sentimiento de comunidad), cabe examinar por qué extraña inducción mental la afición de este equipo cree que, a partir de ahora, tendrá algún rol trascendental en la trayectoria del mismo, como si el bueno de Carlos Slim fuese un samaritano que devuelve al pueblo lo que es suyo.

Hay tantos motivos para no creer en el futuro de esta sociedad que la posición ideológica más acorde para subsistir sería la de un nihilismo existencial de nuevo cuño mediante la que fomentar un aislamiento total de aquellos focos de imbecilidad más peligrosos. O quizás, en un ejercicio de supervivencia pragmático, deberíamos poner en standby nuestra conciencia, cubrirnos con una bufanda de los colores que más nos gusten y gritar consignas sin sentido apelando a los sentimientos más primitivos del ser humano. Cuestión de gustos. Todo sea para no afrontar la tétrica realidad que nos circunda.

www.SevillaActualidad.com

Escribir un comentario

Sevilla Actualidad no se hace responsable de las opiniones vertidas por los lectores en los comentarios de los artículos. Además se reserva el derecho de eliminar comentarios que alberguen contenidos ofensivos o atenten contra los usuarios.

Código de seguridad
Refescar