cabecera-opinion

Tribuna

De la arrogancia de unos y el pesimismo de otros tras las elecciones generales

Nuestro país se encuentra sumido en un mar de sentimientos encontrados desde que se conocieron los resultados de las últimas elecciones.

El Graderío de la Catedral

"Trabajo Social", no "Voluntario"Mercedes Serrato

No es la primera vez que cierta ONG, generalmente con renombre, y hasta "prestigio", lanza una oferta supuestamente laboral, y digo supuesta porque todo respondería a una oferta de este tipo si no resultara que la remuneración se especifica como "Voluntariado", que va a terminar por ser el "Dios te lo pague" de este siglo.

Lo que nos hace humanos

AcostumbrarseEduardo Parody

A que ya no tienes edad de buscar la teta, a las comidas buenas y las no tan buenas, a que no siempre tienes razón, a que no se puede hacer todo lo que quieras sin pensar en el resto, a que el planeta lo habitan más personas que tú mismo, a que no todo el mundo está en tu contra, a crecer, a que vuelvas a tener edad de buscar la teta a [ ... ]

Marea escorada

Insuflar el miedoPaco Ramos

El final de los años 60. El comienzo de los 70. La Primavera de Praga, el Mayo del 68, la Revolución de los Claveles, Woodstock contra Vietnam, Latinoamérica levantándose contra sus regímenes. Un mundo en lucha.

Rueda de reconocimiento

Los cielos de ce...NizaFrancis Segura

Tenía que haberme puesto a escribir. Debía haber superado la crisis de los últimos días y dejar puesta en pie la Rueda con antelación, como le había prometido al director en propósito de enmienda. Me arrepiento sobremanera, porque ahora, cuando debe comenzar el día y todavía ahí fuera ese de noche, no soy capaz de eludir, sobrevolando l [ ... ]

La Sevilla Moderna

Apología del cuñadoGermán Jiménez

El concepto cuñado (brother-in-law en inglés), según el abecé de la nueva política, responde a aquel hombre de más de dieciocho años que cuenta con una habilidad natural para opinar con aplastante autoridad sobre todo.

La vuelta de tuerca

Reflexión de jornadaMaría José Santos

Cada jornada electoral en mi familia celebrábamos nuestra particular fiesta de la democracia. Nos levantábamos a eso de las 8 con nuestras papeletas ya preparadas, íbamos a desayunar al bar que estaba cercano a nuestro colegio y no más tarde de las 10 ya habíamos depositado nuestro voto. Volvíamos a casa satisfechos por el deber cumplido e  [ ... ]

El blog de la redacción

La ecuación de la huelga

Viernes, 16 Noviembre 2012 12:00

Jesús Benabat

En tiempos de crisis, el ingenio aflora. Aunque sea en una versión sospechosamente cercana a la desesperación. La cuestión es que el otro día, con motivo de la huelga general, tuve una idea que en ese momento me pareció sublime. Una iluminación de esas que te asaltan sin previo aviso, un pensamiento que atraviesa tu conciencia con total impunidad y no te suelta hasta que efectivamente lo llevas a cabo.

 La premisa era muy sencilla: teniendo en cuenta los graves problemas que tanto sindicatos con fuentes policiales hallan en el establecimiento de unas cifras aproximadas de las personas que acuden a manifestaciones de este calibre, se me ocurrió una ecuación, de la cual me siento particularmente orgulloso, para averiguar el número real, o al menos lo más apegado a la realidad posible, de ciudadanos cabreados con la actual situación del país que deciden salir a las calles para demostrarlo.

El procedimiento es bastante simple pero efectivo. En primer lugar, recorrí los centros de impresión a los que los distintos grupos sindicales encargan los cientos de miles de banderas, pancartas, chapas y demás merchandising huelguista. Lo cierto es que me sorprendió la frenética actividad de un sector al que la crisis parece que no pasa factura, de hecho, y a tenor del entusiasmo mostrado por sus responsables, su próximo paso bien podría ser la salida a Bolsa. También me extrañó la amabilidad mostrada ante mis demandas, aunque quizás eso fue debido a que me presentara como miembro del comité técnico del cada sindicato (ni siquiera sé si existe ese órgano) inmerso en un importante proyecto de investigación sobre el impacto del marketing directo en la ciudadanía. En la despedida todos enviaron saludos a los líderes sindicales, como si los conociesen personalmente o incluso fueran familiares...

Una vez averiguado el número total de merchandising sindical que ondearía felizmente por las calles de toda España, y que representaba a todas las personas que, o bien pertenecían a este círculo o eran simpatizantes, o bien no podían rechazar un objeto tan atractivo como una bandera, y además gratis, el siguiente paso de mi ecuación era multiplicar por tres esa cifra absoluta. ¿La razón? Muy sencilla; ese incremento de personas correspondía al sector de la población desengañada del papel desempeñado en los últimos años por los sindicatos y que, por lo tanto, no aceptaría bajo ningún concepto ponerse bajo sus pegadizos eslóganes, pero que, no obstante, tiene la necesidad de protestar públicamente por la (in)acción del gobierno ante la crisis.

Por último, para dar con el número total de manifestantes en toda España tan sólo restaría dividir la cifra resultante entre dos, es decir, el porcentaje de personas que, aún estando en contra de las políticas de recortes, deciden quedarse en casa o trabajar porque creen que acciones de este tipo no tienen ningún tipo de finalidad práctica, porque no llegan a final de mes y temen represalias laborales, o, sencillamente, porque están cansados de la algarabía social sin fundamentos ni ideas. Y, voilá, ahí tenemos el resultado, sin necesidad de helicópteros ni cuentas de la vieja manuales a vista de farola. Más fiable, imposible.

Paralelamente, también sería muy sencillo averiguar el número de personas contrarias a la huelga; tan sólo sería necesario contabilizar los ejemplares vendidos ese mismo día de las cabeceras más golpistas, sumarles los afiliados al Partido Popular y elevarlos al cuadrado en representación de la casta de banqueros, grandes empresarios y especuladores de diversa índole que han contribuido a hundir al país en la más absoluta miseria.

Naturalmente, mi alucinante método de contar manifestantes fue rechazado rotundamente tanto por la Policía como por los sindicatos, porque al parecer no era todo lo "científico" que ellos demandan en una tarea de tal trascendencia. Yo sospecho que era más bien porque sus respectivos argumentos podrían venirse abajo sin más contraargumentos. Pero no desesperé, fui a la manifestación del pasado 14N, como no podía ser de otro modo, para contar, pero no personas, sino ideas.

Puede parecer un absurdo pero, cansado de tantas cifras que en muchos casos sólo reflejaban el número de bultos presentes en una marcha, decidí prestar más atención a lo que, desde mi punto de vista, es más importante; las propuestas de cambio basadas en el conocimiento y el análisis reflexivo, las alternativas factibles, los discursos realistas que podrían llevarse a cabo en la actual coyuntura social y, sobre todo, los auténticos deseos de promover una sociedad más justa y solidaria en base a políticas desinteresadas y ajenas a luchas partidistas e ideológicas que reproduzcan las tradicionales fricciones entre los miembros de una misma clase social; una realidad sin banderas ni colores, sin líderes demagógicos ni políticos hipócritas, sin activistas que utilizan su implicación como arma arrojadiza contra todos aquellos que no están presentes en la 'lucha': una realidad construida a partir del entedimiento mutuo entre ciudadanos del mismo rango.

El resultado fue abrumador: supongo que lo adivinais. Regresé a casa apesadumbrado. Desenchufé el televisor, tiré la radio por la ventana, eliminé de favoritos a todos los medios de comunicación que aún permanecía en mi ordenador (El País había desaparecido tan sólo unos días antes), cerré las persianas y mi acosté aunque no tenía sueño. Tan sólo sentí miedo. Miedo ante una situación sin salida, sin alternativas, sin ideas, sin reflexión; únicamente gritos, crispación, odio e ira. Había creado un monstruo en mi interior: la sospecha de que no hay esperanza en el futuro.

www.SevillaActualidad.com

Escribir un comentario

Sevilla Actualidad no se hace responsable de las opiniones vertidas por los lectores en los comentarios de los artículos. Además se reserva el derecho de eliminar comentarios que alberguen contenidos ofensivos o atenten contra los usuarios.

Código de seguridad
Refescar