cabecera-opinion

Tribuna

De la arrogancia de unos y el pesimismo de otros tras las elecciones generales

Nuestro país se encuentra sumido en un mar de sentimientos encontrados desde que se conocieron los resultados de las últimas elecciones.

El Graderío de la Catedral

Amantes y animales Mercedes Serrato

En la confluencia de la calle Juan de la Encina con Calería, del mismo modo que el fervor popular coloca ciertos azulejos, el clamor del vecindario ha colocado avisos a caninos sin excepción, instigando a que reeduquen a quienes los pasean.

Lo que nos hace humanos

El poder de la palabra escritaEduardo Parody

Abres el portátil, lo enciendes, esperas a que se inicie correctamente. Te vas al word, le das al clic y te sientas frente a una página en blanco. Te abstraes del exterior, de la mesa, de cualquier cuadro o póster que tengas delante, hasta que sólo ves ese color, el blanco, y no percibes la contaminación exterior en forma de distracciones, [ ... ]

Marea escorada

Insuflar el miedoPaco Ramos

El final de los años 60. El comienzo de los 70. La Primavera de Praga, el Mayo del 68, la Revolución de los Claveles, Woodstock contra Vietnam, Latinoamérica levantándose contra sus regímenes. Un mundo en lucha.

Rueda de reconocimiento

Los cielos de ce...NizaFrancis Segura

Tenía que haberme puesto a escribir. Debía haber superado la crisis de los últimos días y dejar puesta en pie la Rueda con antelación, como le había prometido al director en propósito de enmienda. Me arrepiento sobremanera, porque ahora, cuando debe comenzar el día y todavía ahí fuera ese de noche, no soy capaz de eludir, sobrevolando l [ ... ]

La Sevilla Moderna

Apología del cuñadoGermán Jiménez

El concepto cuñado (brother-in-law en inglés), según el abecé de la nueva política, responde a aquel hombre de más de dieciocho años que cuenta con una habilidad natural para opinar con aplastante autoridad sobre todo.

La vuelta de tuerca

Reflexión de jornadaMaría José Santos

Cada jornada electoral en mi familia celebrábamos nuestra particular fiesta de la democracia. Nos levantábamos a eso de las 8 con nuestras papeletas ya preparadas, íbamos a desayunar al bar que estaba cercano a nuestro colegio y no más tarde de las 10 ya habíamos depositado nuestro voto. Volvíamos a casa satisfechos por el deber cumplido e  [ ... ]

El blog de la redacción

La ira silenciosa

Martes, 02 Octubre 2012 10:00

Jesús Benabat

La indignación de los diputados se aplacaba paulatinamente. Las primeras horas habían sido tensas. Nadie sabía nada. Se vertían acusaciones entre los diferentes grupos arbitrariamente, con una ira hibernada durante meses, incluso años, que ahora desbordaba la lógica de la situación.

cabecera-jesus-benabat

Dos portavoces se habían enzarzado en una acalorada discusión que acabó en unos golpes fugaces reprimidos por la determinación de algunos compañeros en separarlos y evitar la violencia en el hemiciclo. Fue el punto culmen del nerviosismo en la sala. Tras este hecho, la tirantez de la atmósfera se fue distendiendo. Pero aún nadie sabía nada.

Como cada martes, la sesión parlamentaria se inició con toda normalidad. Los protavoces de los diferentes partidos políticos se sucedieron en el atril y las críticas desde uno y otro bando se desarrollaron, del mismo modo, con toda normalidad. Nada parecía presagiar que algunas horas más tarde las puertas del Congreso permanecerían cerradas impidiendo que todos los allí presentes pudiesen abandonar el edificio.

Eran las once y media de la noche. Todavía quedaban algunos corrillos de diputados comentando los sucesos o elucubrando posibles soluciones, pero la mayoría se hallaba ya en sus respectivos asientos, algunos con la mirada perdida, otros con las manos ocultando su rostro, incluso dos o tres veteranos parecían dormitar con la boca levemente abierta. Hacía algo más de dos horas que habían perdido el contacto con el exterior. Los teléfonos móviles habían dejado de funcionar en torno a las nueve, la conexión a Internet cayó poco después. Lo último que conocieron es que una muchedumbre había rodeado el Congreso.

No existía ninguna convocatoria en las redes sociales que previese una manifestación de estas características. Los últimos meses habían sido especialmente turbulentos en la capital, pero la actuación de las fuerzas de seguridad coartaron cualquier tipo de brote insurrecto. Las críticas arreciaron, naturalmente, a raíz de la represión ejercida contra los manifestantes. Incluso desde algunos grupos parlamentarios se exigía la dimisión del Ministro del Interior y el jefe de la Policía Nacional. No obstante, con caracter informal, los dirigentes de estos partidos felicitaban a los acusados por la labor desempeñada.

Tras estos hechos y sumarias detenciones, las situación pareció estabilizarse. Al menos hasta hoy. Algunas voces comenzaron a hablar de un posible golpe de estado y de la necesidad de sacar al ejército a las calles. El presidente del Gobierno pidió calma. Pero ciertamente, este tampoco parecía estar sosegado. El mayor temor de un político es que la ciudadanía se percate del engaño que ha sido objeto. Y todo parecía indicar que así habia sido.

Justo a la medianoche, una voz del exterior resonó en la Cámara. "Señores diputados, están todos ustedes relevados del cargo para el que fueron elegidos democráticamentes pues democráticamente el pueblo ha decidido retirarles su confianza. Las fuerzas de seguridad del Estado, como parte integrante de ese pueblo al que además sirve diligentemente, secunda las disposiciones decretadas por los colectivos miembros de esta iniciativa. Hoy comienza un proceso constituyente del cual están excluidos por la irresponsabilidad demostrada a lo largo de los últimos años (sino siglos). Pueden abandonar el edificio, no deben temer por su integridad física".

El silencio se forjó en el hemiciclo. Se podía oir la respiración entrecortada de algunos de los diputados. La primera en hablar fue una ministra del gobierno conservador: "Debemos responder con toda la firmeza posible. Esto es intolerable. Si la policía y el ejército no responden, es necesario acudir a fuerzas extranjeras para solucionar este disparate". Muchos asintieron con convencimiento, otros sacudían la cabeza en sentido negativo. El siguiente en intervenir fue un diputado de un grupo minoritario; "Lo que hay que hacer es conformar un gobierno de coalición con todas las fuerzas del Parlamento y presentar un frente común". Algún aplauso aislado. "Esto puede ser simplemente un estafa, un bulo. Propongo que salgamos y conversemos con los golpistas", se escuchó a otro integrante del partido de la oposición.

Tras media hora de debate, se acordó mayoritariamente salir de la sala y exigir la protección de la Policía para poder negociar. Se llegó incluso a hablar de sustanciosas sumas de dinero y cargos de importancia para sobornar a los líderes de los sublevados.

Cuando la puerta del Congreso se abrió, los diputados y miembros del gobierno pudieron ver una calle solitaria, vacía de ruidos y personas, un páramo urbano azotado por un viento frío e inclemente. Tan sólo había, justo frente a la puerta del edificio, a unos diez metros, una pancarta de grandes dimensiones con letras negras impresas; "No mereceis nuestra ira. Marcharse y no volvais".

www.SevillaActualidad.com

Escribir un comentario

Sevilla Actualidad no se hace responsable de las opiniones vertidas por los lectores en los comentarios de los artículos. Además se reserva el derecho de eliminar comentarios que alberguen contenidos ofensivos o atenten contra los usuarios.

Código de seguridad
Refescar