cabecera-opinion

Tribuna

De la arrogancia de unos y el pesimismo de otros tras las elecciones generales

Nuestro país se encuentra sumido en un mar de sentimientos encontrados desde que se conocieron los resultados de las últimas elecciones.

El Graderío de la Catedral

"Trabajo Social", no "Voluntario"Mercedes Serrato

No es la primera vez que cierta ONG, generalmente con renombre, y hasta "prestigio", lanza una oferta supuestamente laboral, y digo supuesta porque todo respondería a una oferta de este tipo si no resultara que la remuneración se especifica como "Voluntariado", que va a terminar por ser el "Dios te lo pague" de este siglo.

Lo que nos hace humanos

AcostumbrarseEduardo Parody

A que ya no tienes edad de buscar la teta, a las comidas buenas y las no tan buenas, a que no siempre tienes razón, a que no se puede hacer todo lo que quieras sin pensar en el resto, a que el planeta lo habitan más personas que tú mismo, a que no todo el mundo está en tu contra, a crecer, a que vuelvas a tener edad de buscar la teta a [ ... ]

Marea escorada

Insuflar el miedoPaco Ramos

El final de los años 60. El comienzo de los 70. La Primavera de Praga, el Mayo del 68, la Revolución de los Claveles, Woodstock contra Vietnam, Latinoamérica levantándose contra sus regímenes. Un mundo en lucha.

Rueda de reconocimiento

Los cielos de ce...NizaFrancis Segura

Tenía que haberme puesto a escribir. Debía haber superado la crisis de los últimos días y dejar puesta en pie la Rueda con antelación, como le había prometido al director en propósito de enmienda. Me arrepiento sobremanera, porque ahora, cuando debe comenzar el día y todavía ahí fuera ese de noche, no soy capaz de eludir, sobrevolando l [ ... ]

La Sevilla Moderna

Apología del cuñadoGermán Jiménez

El concepto cuñado (brother-in-law en inglés), según el abecé de la nueva política, responde a aquel hombre de más de dieciocho años que cuenta con una habilidad natural para opinar con aplastante autoridad sobre todo.

La vuelta de tuerca

Reflexión de jornadaMaría José Santos

Cada jornada electoral en mi familia celebrábamos nuestra particular fiesta de la democracia. Nos levantábamos a eso de las 8 con nuestras papeletas ya preparadas, íbamos a desayunar al bar que estaba cercano a nuestro colegio y no más tarde de las 10 ya habíamos depositado nuestro voto. Volvíamos a casa satisfechos por el deber cumplido e  [ ... ]

El blog de la redacción

Farolitis zoidalense

Sábado, 10 Noviembre 2012 12:00

Ángel Vilches

A los dos días de ganar las elecciones, allá por mayo de 2011, Juan Ignacio anunció que iba a sustituir las modernas farolas de la Plaza del Pan y de la Alfalfa por las fernandinas tradicionales. Algo, o alguien, le hizo recapacitar y dejar el proyecto al margen porque no podía ser esta la prioridad del nuevo Gobierno Municipal. Ahora, dieciocho meses después y 150.000 euros mediante, lo retoma.

No es cuestión de adentrarse en el terreno estético o de los gustos, algo meramente subjetivo, sino en la idoneidad del gasto dadas las circunstancias actuales. Despilfarrar casi 25 millones de las antiguas pesetas en la sustitución de unas farolas nuevas y que funcionan perfectamente no puede ser catalogado más que como un capricho que, si quiere dárselo, no debe a costa del nuestro bolsillo. Me pregunto dónde está el mobiliario de hierro forjado que se encontraba en la zona antes de la reurbanización. Si se recupera, el coste sería notablemente inferior y Juan Ignacio sería feliz con sus farolas “de toda la vida”.

Se me ocurren mil formas mejores de invertir esos 150.000 euros. Asfaltar calles que tienen más agujeros que un queso gruyer, ayudar a las familias que están pagando la crisis, mejorar los servicios a las personas sin hogar, o incluso utilizarlos para la restauración de Santa Catalina, esa joya gótico-mudéjar que se cae a pedazos y por la que el Ayuntamiento (y la Iglesia), si tanto interés tienen, no puede estar esperando eternamente a que la Junta ponga su parte.

Las inversiones deben hacerse con perspectiva y considerando lo que aportarán a la ciudad y sus habitantes. ¿Habrá más gente en los bares de la zona por las farolas? ¿Vendrán más turistas a Sevilla? Los 20 concejales no son un cheque en blanco para mirarse el ombligo y hacer cosas por mero interés propio y de los sectores afines. El alcalde no puede caer en los mismos errores que achacaba a los anteriores. O quizás también es parte de la “herencia recibida”.

www.SevillaActualidad.com

Escribir un comentario

Sevilla Actualidad no se hace responsable de las opiniones vertidas por los lectores en los comentarios de los artículos. Además se reserva el derecho de eliminar comentarios que alberguen contenidos ofensivos o atenten contra los usuarios.

Código de seguridad
Refescar