manuel-visglerio-28-febrero-17
El Mirador

Andalucía

Soy de los que piensan que esta tierra nuestra necesita una vanguardia de mujeres y hombres que hablen en su nombre. Andalucía no necesita voces que la canten y la adulen, ni voces que con bellas palabras alimenten su vanidad mientras, a escondidas, juegan con su destino.

Andalucía no precisa guardianes que la tutelen y condenen a una permanente minoría de edad política. Andalucía espera una vanguardia que la piense y la diseñe; que la rescate de sus rutinas y la libere de sus vicios.

En el “Ideal Andaluz” Blas Infante lo dejó escrito: “Andalucía necesita una dirección espiritual, una orientación política, un remedio económico, un plan cultural y una fuerza que apostole y salve”; pero esa fuerza no puede ser gregaria de otras ni mucho menos apostólica en sentido religioso; en ese “pecado” cayó finalmente, a mi entender, el último andalucismo militante: en orientar la acción política mediante fórmulas ajenas a la propia Andalucía, llevado por la urgencia de volver al juego parlamentario, cuando no a perseverar en ideas y discursos del propio Infante, a modo de doctrina, elevando su figura a la categoría de icono de culto con sus propias efemérides y su propia liturgia.

Anclarse en el discurso doctrinario es no entender ni siquiera al propio Blas Infante ya que para él: “Un pueblo no se improvisa. Es la estatua que más se tarda en modelar, la que más constancia y derroche de inspiración requiere”.

Andalucía no se redimirá a sí misma, después de treinta y cinco años de autonomía, y dejará de ser la última en casi todos los parámetros y estadísticas sociales y económicas, hasta que los andaluces no tomemos conciencia de “Pueblo Andaluz” y dejemos de apoyar a quienes usan sus instituciones como trampolín para gobernar en Madrid mientras nos educan y adoctrinan en la resignación.

El reto es urgente, pero para alcanzarlo no hacen falta urgencias ni improvisaciones ni discursos y métodos antiguos y mucho menos fórmulas copiadas y dictadas desde afuera. La vanguardia que tiene que esculpir la Andalucía del futuro, que tiene que pensarla, está en la universidad y en los movimientos sociales, pero no en aquellos movimientos anclados a las instituciones o acomodados a la sombra del poder o con aspiraciones a una poltrona como medio de vida.

Tiene que ser una vanguardia del mismo pueblo andaluz, tiene que hablar en andaluz y pensar en andaluz, pero para todos los andaluces, no para una minoría de andaluces; no para los que sueñan en una Andalucía de siglo XIX, o los que siguen anclados en una Andalucía de jornaleros que ya no existe, o los que se empeñan en reivindicar para Andalucía lo que los andaluces no quieren o los que aspiran a construir una España grande a costa de una Andalucía servil y adocenada.

La soberanía de un pueblo reside en sus hombres y mujeres, y la “dirección espiritual” de la que hablaba Blas Infante debe luchar por la soberanía a la que aspiran hoy los andaluces, no por la que anhelan una minoría casi testimonial alejada de la realidad. Andalucía será lo que quieran los andaluces y las andaluzas; a muchos, hoy, no nos gusta a lo que aspira el Pueblo Andaluz, pero si queremos que las cosas cambien necesitamos gente ilusionada y perseverante, que las hay, afortunadamente, para que sigan modelando el barro, pero, desde luego, si queremos un futuro distinto y mejor, tal vez, tengamos que seguir esperando a que un nuevo Blas Infante nos regale un nuevo “Ideal Andaluz”.

Sobre el autor

Manuel Visglerio

Manuel Visglerio

Hijo de un médico rural y de una modista. Tan de pueblo como los cardos y los terrones. Me he pasado, como aparejador, media vida entre hormigones, ladrillos y escayolas ayudando a construir en la tierra los castillos en el aire de la gente.

Escribir un comentario

Escribir un comentario

El tiempo en Sevilla

tiempo.es

La prensa en andaluz

Medios en igualdad

Registrarse para Sevilla Actualidad

* = campo obligatorio