Tocino y velocidad

visglerio 15 agosto 17

Hace unos días me topé en las redes sociales con la noticia de que el Alcalde de Cádiz, José María González, había donado una parte de su sueldo a la asociación “Autismo Cádiz” porque, por lo visto, había adquirido el compromiso de cobrar el mismo sueldo que cobraba como profesor antes de acceder a la institución y el resto donarlo a organizaciones sociales. Ni que decir tiene que en las redes no paran de elogiar su iniciativa y ponerlo como ejemplo a seguir, porque, obviamente, esto da mucho juego.

Insultos tolerados

manuel-visglerio-8-8-17

El cese del cónsul de España en Washington por burlarse de la presidenta de la Junta de Andalucía al parodiar en las redes sociales su acento andaluz, a todos nos ha parecido apropiado.

Mea culpa

 

manuel-visglerio-11-7-2017

Después de casi cuarenta años de democracia y de autonomía es descorazonador ver cómo la brecha norte-sur continúa en España como si de una maldición se tratara.

Indios y jefes

visglerio-27-junio-17

Viendo las primeras imágenes del desgraciado incendio de Moguer y el consiguiente desastre ecológico, lo que más me llamó la atención no fue el despliegue de medios para sofocarlo sino el despliegue de personajes públicos que han aparecido por el Puesto de Mando Avanzado dispuesto en Mazagón.

Caridad

manuel-visglerio-13-6-17

Cuenta una leyenda urbana que un indigente estaba sentado en una acera junto a la marquesina de una parada de autobús pidiendo una ayuda, por amor de Dios, para comer algo y que una señora se acercó a él y echó unas monedas en una lata de conservas que utilizaba el mendigo a modo de cepillo para las limosnas.

Cemento

manuel-visglerio-6-6-17

Se preguntaba Joaquín Romero Murube en una de las “Divagaciones” que hacía en la prensa escrita allá por los años cincuenta del pasado siglo: ¿Cuántos patios quedarán en Sevilla en el año dos mil? Y se apiadaba premonitoriamente de los que hemos vivido el cambio de siglo: ¡Ay, qué pena nos inspiran los sevillanos del año dos mil!, porque Sevilla, la ciudad de la luz, estaba perdiendo su cielo, sus patios, sus claridades y sus jardinillos.

Brillantina

manuel-visglerio-24-5-17

Al final ganó las primarias socialistas Pedro Sánchez. El bucle empieza de nuevo a girar en el punto donde quedó antes de la defenestración del secretario general en octubre por parte del Comité Federal del PSOE.

Guirigay

visglerio-16-05-17

Recuerdo que hace unos meses vi en la televisión una noticia que me sorprendió por llamativa: una manifestación de venecianos, bajo el lema “Queremos recuperar nuestra ciudad”, protestando contra el turismo que invade el casco antiguo de Venecia.

Vándalos

Hace unos días supimos de un acto vandálico que había sufrido el monumento a Gustavo Bécquer sito en el parque de María Luisa. Los bárbaros amputaron los dedos de la mano de una de las tres figuras femeninas, realizadas en mármol por Lorenzo Coullaut Valera, sobrino del escritor Juan Valera, que representan los tres estados del amor: el “amor ilusionado”, el “amor poseído” y el “amor perdido”.

¿Quo vadis?

En la primera vuelta de las elecciones presidenciales francesas no se ha dado un resultado apoteósico o catastrófico como muchos presagiaban. Apoteósico por espectacular, por aparatoso. Durante la campaña todo presagiaba algo a lo grande a juego con el aumentativo de los apellidos de los principales candidatos: Mélenchon, Fillon, Macron y Hamon, o con el discurso ultranacionalista y xenófobo de la única candidata: Marine Le Pen.

Virreyes

Una de las frases más recurrentes, cuando se habla de los aparatos de los partidos, se la debemos a Alfonso Guerra: “El que se mueve no sale en la foto”. Guerra la proclamó y la aplicó a rajatabla mientras tuvo el control del aparato del PSOE. En Andalucía, entre sus correligionarios, dejó a varios damnificados de su sentencia.

Primavera

El invierno se fue pareciendo verano y la primavera ha llegado con el anuncio de una bajada brusca de temperaturas propia del invierno.

Montesquieu

Hace unos días conocimos que el presidente de la Sección Primera de la Audiencia de Sevilla, ex alto cargo de la Junta de Andalucía durante las presidencias de Chaves y Griñán, puede ser el encargado de juzgar a los susodichos Chaves y Griñán en el caso de los ERE.

¿Y ahora qué?

Después del nuevo escándalo que sacude al Partido Popular, en esta ocasión en la comunidad de Madrid en la que han detenido, por llevárselo calentito, al mismísimo expresidente tras pocas semanas de que otro presidente del PP, en este caso el de la Comunidad de Murcia, tuviera que dimitir acorralado por la justicia por presuntos delitos de corrupción, no sabe uno qué tiene que pasar en este país para que las cosas cambien.

La pérfida Albión

Hace unos días, Michael Howard, ex líder conservador británico y ministro en los tiempos de Margaret Thatcher, lanzó una soflama asegurando que Teresa May, la actual primera ministra del “Royaume-Uni”, iría a la guerra en defensa de Gibraltar.

Cupo

El cupo, además de ser una forma del pretérito perfecto del verbo caber, es la aportación que realiza el País Vasco al Estado en concepto de pago por los gastos generales sobre las competencias que no tienen asumidas: defensa, representación exterior, infraestructuras generales (autopistas, puertos y aeropuertos), mantenimiento de las instituciones (Congreso, Senado, tribunales…), de tal manera que la hacienda vasca recauda todos los impuestos, pacta con el Estado, cada cinco años, el cupo a pagar por esos conceptos y el resto se lo gastan sin tener que dar más explicaciones.

Mediocres

Releyendo la dedicatoria de los “Memoriales y Divagaciones” de Joaquín Romero Murube a Don Benigno González Quintanilla, heterónimo del escritor, me encuentro en ella una reflexión redactada en el lenguaje clásico y engolado que Romero Murube atribuye a su otro yo, que, aunque publicada en 1950, parece escrita en estas calendas: “Usted, Don Benigno, dice siempre que vamos hacía una nueva Edad Media. Seguramente llevará razón.

Andalucía

Soy de los que piensan que esta tierra nuestra necesita una vanguardia de mujeres y hombres que hablen en su nombre. Andalucía no necesita voces que la canten y la adulen, ni voces que con bellas palabras alimenten su vanidad mientras, a escondidas, juegan con su destino.