cabecera-el-graderio

La libertad para ser lo que ellos quieran

mercedes-serrato-19-06-17

La semana ha dado para mucho; con puente para quien lo haya tenido, habrá sido algo más liviana. A mí se me ha hecho eterna y pesada, de manera que en la noche del domingo que escribo esto, casi no me quedan fuerzas para teclear, y eso que tengo fama de aporrear teclas con innecesaria energía.

El mortal pecado de ser Millenial

mercedes-serrato-12-6-17

No hay generación, que siendo joven, no sufra el desprecio y la reprobación de sus mayores, del mismo modo, que una generación adulta, incluso anciana, no sufra los reproches de jóvenes que piensan que desperdiciaron la oportunidad, e incluso el poder que tuvieron en el pasado.

Desinformación 1.0

mercedes-serrato-5-06-17

En la espiral apocalíptica que cada generación vive, la mía sufre constantes ataques a su enganche tecnológico.

Saber ganar y saber perder

mercedes-serrato-22-05-17

Afirmar que unos resultados electorales han sido predecibles es lo mismo que decir que han sido totalmente inesperados. En parte se debe a que sobran gurús; en parte también se debe a que hay en muchos medios periodistas que pretenden pasar por analistas políticos y realmente, se limitan a reproducir los mensajes convenientes del medio.

Universal se escribe sin H

mercedes-serrarto-15-05-17

En un tiempo en que las administraciones abogan por la transparencia, la eficacia, incluso la gobernanza local, es fácil darse cuenta como aquí se repiten los discursos como loros, sin tener ni puñetera idea de qué significan realmente estas cosas.

La Feria ha sido

La ciudad que parece vivir de fiesta en fiesta, sigue su vagar por las altas temperaturas primaverales y sus coloridos intentos de atraer turismo. En Sevilla queremos vivir para nuestro disfrute propio, pero acabamos viviendo para el disfrute ajeno.

Esa ventana que era biblioteca

Recuerdo, con la nostalgia con la que ya pensamos a estas alturas de la suma de décadas esa mañana en que la señorita María, nos dijo que en la hora del recreo, la biblioteca iba a estar abierta, por si queríamos ir.

No diga Águilas, diga San Esteban

Superando la desgana vital que nos atenaza, como comenta Francis Segura en la última crónica de estos días, yo, tras sesudos análisis y tertulias de barra que han averiguado todo lo averiguable y arreglado todo lo arreglable, yo, como decía, vengo a hablar de una cosa que me toca el alma de manera literal.

Costumbrismo desacostumbrado

La ciudad madre del escaparate de las vanidades, no sólo establece los ritos, las reglas, los actos y las tradiciones a seguir, sino que los aumenta y multiplica a placer, sin importar la fuerza o importancia de su contenido, simplemente se reproducen como las colonias de hongos.

La dignidad de crear

La creación debe ser un acto de respeto, un respeto de quien crea por su propia obra, y de respeto del resto hacia la obra en sí. Esta simbiosis rara vez se cumple, y no tanto por las críticas del público, sino por la primera parte no contratante de la cuestión.

La ciudad estación

Siempre defenderé, sin tregua ni cuartel, que Sevilla alcanza su máximo estado de belleza en otoño, aunque la lírica, la publicidad y el regionalismo defiendan a ultranza la ciudad en Primavera.

La vida que sí cambia

Hay semanas en que tu vida personal eclipsa por completo cualquier noticia de actualidad en relación con la vida pública. Quien escribe opinión, no sólo opina de lo ajeno; en realidad su principal ocupación es opinar constantemente de lo propio.

8 de Marzo: El día irremediable

Hace poco tuve que rellenar un formulario personal, y sometiéndome al autoanálisis que estas cosas pueden suponerte, llegué a escribir: "Feminista porque no me quedó otra opción posible". Y es que cuando no existen los caminos fáciles, sólo te queda el camino irremediable.

Cine del bueno

Como el nacionalismo a gran escala me da pereza, o miedo, o quizás grima, suele costarme esa desaforada defensa, sin más adjetivos calificativos, que intenta elevar a toda costa el "cine español".

La mujer que no esperó sus aplausos

El columnismo de opinión, como ya he comentado alguna vez, tiene ciertos riesgos perversos: convertir tu espacio en una necrológica extensa ensalzando a personas que nos dejan, divagar excesivamente con temas que no interesan a nadie, transformar tu columna en un piropeo y dedicatoria de familiares y amistades, pelotear o promocionar a unas y otros…

El increíble y fascinante ser humano

Los anuncios de refrescos y compañías de seguros nos han repetido hasta la saciedad que el ser humano es fascinante, una criatura maravillosa, capaz de las mejores cosas y a veces, con el añadido de que quiere pasarlo bien en todo momento.

Una mujer, como muchas

Teniendo entre manos proyectos que podríamos catalogar de importantes, tales como una tesis doctoral, cuestiones de índole laboral y profesional, cursos y formaciones, artículos y trabajos con fecha de entrega; estoy dedicando gran parte de mi tiempo, no sin remordimientos, a la renovación flamenca que mi vestuario de Feria requiere. Podríamos parafrasear alguna cita diciendo: "No soy yo, es mi socialización".