cabecera-el-graderio

A mí tampoco me gusta

mercedes-serrato-5-diciembre-2016

A veces hasta es doloroso no seguir la corriente, no contagiarse de lo que los medios vomitan y la masa refrenda. Es esa sensación alienígena cuando ves la lista de TT y no conoces la mitad de cuestiones, o cuando te etiquetan en alguna publicación sin que entiendas por qué a ti.

Fuenteovejuna

mercedes-serrato-28-noviembre-2016

Hace unos días, en la cuenta de Twitter del centro TNT Atalaya, publicaban que las administraciones de estos contornos no se lo ponían nada fácil, lo cual les hacía plantearse la emigración a entornos más favorables para su proyecto. Esto me dio pena, a la vez que me resultaba comprensible y lógico.

Confesiones literarias

mercedes-serrato-21-noviembre-2016-

Hay vergüenzas literarias patrias que sólo se le confiesan a una persona extranjera, y más de una vez he recibido una de estas confesiones; "No soporto a Tolstoi", "Jamás leí Rayuela", "Nunca terminé un libro de García Márquez".

Jesús Heredia y la peña científica

mercedes-serrato-14-noviembre-2016

Llevo una temporada demasiado inmersa en cuestiones formales del aprendizaje académico, y eso, por más que te guste, llega a atrofiarte las neuronas por el sometimiento a la literatura especializada.

¿Qué será de Bill?

mercedes-serrato-7-noviembre-2016

El agradable ennui de los días de lluvia es la excusa para poder vaguear por encima de tus posibilidades. El encadenamiento al sofá y la mantita hace que acabes viendo cualquier cosa en la tele donde no se grite mucho.

Liando el taco

Igual que hay semanas que no se sabe que tema traer al Graderío, por desgana, desinterés, o porque las cuestiones ya están manidas y repasadas; hay semanas que la saturación de temas es tal, que no puedes decantarte por uno solo.

¿Seppuku en Ferraz?

Hay quien habrá podido zamparse, incluso con poco trabajo, el argumento de "facilitar la gobernabilidad"". Mucha otra gente, aún alucinamos en colores al pensar lo que está pasando en el Partido Socialista Obrero Español, si es que aún quieren llamarse así, que lo mismo un cambio de nombre es buena idea.

Lo digno es…

En nuestra sociedad, la muerte se ha desterrado tanto de la cotidianidad que casi es un tema infrecuente, salvo para estadistas, profesionales de la medicina y el campo filosófico. Todo lo demás son tanatorios enmoquetados, cifras asépticas de gente que deja de existir y eufemismos varios.

El día que no fuimos "influencers"

Mi amigo Manu vive ese incierto vértigo cada vez que lo traigo a estas páginas, que ya van unas cuantas. Salir en esta columna, por escaso que sea su público, puede ser ponerte en el foco de esos detractores que saltan al cuello a poco que me descuido.

Si no se cuenta…

Es curioso como en el último año, han crecido analistas políticos a la sombra de la oportunidad, que en este país suele ser hija del conflicto, la mala leche o el desastre.

Amantes y animales

En la confluencia de la calle Juan de la Encina con Calería, del mismo modo que el fervor popular coloca ciertos azulejos, el clamor del vecindario ha colocado avisos a caninos sin excepción, instigando a que reeduquen a quienes los pasean.

"Trabajo Social", no "Voluntario"

No es la primera vez que cierta ONG, generalmente con renombre, y hasta "prestigio", lanza una oferta supuestamente laboral, y digo supuesta porque todo respondería a una oferta de este tipo si no resultara que la remuneración se especifica como "Voluntariado", que va a terminar por ser el "Dios te lo pague" de este siglo.

La glocalización del serranito

"¿Sabes qué? vamos a ir a desayunar a uno de los sitios más famosos de aquí ¡Vamos a desayunar serranitos! Te va a encantar, los ponen con su lomito fino, jamón del bueno y un alioli riquísimo que hacen los del bar este."

Excusas de pintores

Las conexiones neuronales a veces cortocircuitan más de la cuenta, y de este modo, un rincón del madrileño barrio de Salamanca, te recuerda a otro muy recóndito de la belga ciudad de Amberes.

Veranos desgobernados

Hacía mucho tiempo que este Graderío no se tomaba vacaciones, así que la semana pasada, aprovechando el festivo nacional, se hizo una pausilla. A fin de cuentas, me llevo esta columna en mis idas y venidas vacacionales, y por una vez se merecía que la dejara quieta.

Tú a Boston y yo…

Durante el curso académico intento ir todo lo posible al cine, pero siempre me pierdo un cuantioso número de películas buenas, o al menos, interesantes. No me remuerde del todo la conciencia pues eso hace más placentero el estío con sus visitas al cine de verano del patio de la Diputación, uno de los pocos sitios de esta ciudad donde el calor no te anima a suicidarte.

Feminazi

La primera vez que me llamaron "Feminazi" fue en este espacio, y visto con perspectiva, fue un bautizo honorable, pues la imprecación venía del colectivo de machistas más célebre (o al menos uno de los más) que tiene esta ciudad, e incluso este país.

El Testamento de Santa Teresa

Las lecturas veraniegas tienen un inconveniente; el número de páginas es directamente proporcional a los ratos de asueto playero o piscinero. De este modo, de un verano a otro sostienes el hilo de una historia que se va aderezando con distintas arenas entre hoja y hoja.