cabecera-opinion

Tribuna

De la arrogancia de unos y el pesimismo de otros tras las elecciones generales

Nuestro país se encuentra sumido en un mar de sentimientos encontrados desde que se conocieron los resultados de las últimas elecciones.

El Graderío de la Catedral

Amantes y animales Mercedes Serrato

En la confluencia de la calle Juan de la Encina con Calería, del mismo modo que el fervor popular coloca ciertos azulejos, el clamor del vecindario ha colocado avisos a caninos sin excepción, instigando a que reeduquen a quienes los pasean.

Lo que nos hace humanos

El poder de la palabra escritaEduardo Parody

Abres el portátil, lo enciendes, esperas a que se inicie correctamente. Te vas al word, le das al clic y te sientas frente a una página en blanco. Te abstraes del exterior, de la mesa, de cualquier cuadro o póster que tengas delante, hasta que sólo ves ese color, el blanco, y no percibes la contaminación exterior en forma de distracciones, [ ... ]

Marea escorada

Insuflar el miedoPaco Ramos

El final de los años 60. El comienzo de los 70. La Primavera de Praga, el Mayo del 68, la Revolución de los Claveles, Woodstock contra Vietnam, Latinoamérica levantándose contra sus regímenes. Un mundo en lucha.

Rueda de reconocimiento

Los cielos de ce...NizaFrancis Segura

Tenía que haberme puesto a escribir. Debía haber superado la crisis de los últimos días y dejar puesta en pie la Rueda con antelación, como le había prometido al director en propósito de enmienda. Me arrepiento sobremanera, porque ahora, cuando debe comenzar el día y todavía ahí fuera ese de noche, no soy capaz de eludir, sobrevolando l [ ... ]

La Sevilla Moderna

Apología del cuñadoGermán Jiménez

El concepto cuñado (brother-in-law en inglés), según el abecé de la nueva política, responde a aquel hombre de más de dieciocho años que cuenta con una habilidad natural para opinar con aplastante autoridad sobre todo.

La vuelta de tuerca

Reflexión de jornadaMaría José Santos

Cada jornada electoral en mi familia celebrábamos nuestra particular fiesta de la democracia. Nos levantábamos a eso de las 8 con nuestras papeletas ya preparadas, íbamos a desayunar al bar que estaba cercano a nuestro colegio y no más tarde de las 10 ya habíamos depositado nuestro voto. Volvíamos a casa satisfechos por el deber cumplido e  [ ... ]

El blog de la redacción

¡Vaya nivelito!

Domingo, 30 Septiembre 2012 10:00

Christopher Rivas

Estaba navegando por Youtube, y topé con un debate político de Andalucía de 1985. Con varios partidos, empresarios, poetas o sindicalistas. Y todo ello en la televisión pública. ¿Os lo imagináis hoy en día?

Curioso documento el que encontré el otro día mientras daba un vistazo a Youtube. Allí donde se encuentra de todo, hasta lo que sueles buscar. Y menuda fue mi sorpresa cuando topé con el debate del que os hablo hoy: ‘La Clave’.

Más allá del paso del tiempo –es del año 1985- el debate político, pero en el amplio sentido del término, me sorprendía por lo inusitado de un espacio de semejantes características en el panorama televisivo andaluz de hoy en día. El escenario es una especie de corro oval en el que los intervinientes, se expresaban ordenadamente, sin regulación de tiempos e interpelándose, lo que garantizaba la viveza del debate. Nuestro partícipes, eran de lo más variado: el más conocido ahora que nunca alcalde de Marinaleda, Juan Manuel Sánchez Gordillo, el –por entonces- alcalde de Córdoba, Julio Anguita, el secretario general del Partido Andalucista, Luis Uruñuela, el líder regional de Alianza Popular, Antonio Hernández Mancha o el vicepresidente del gobierno andaluz de la época, José Miguel Salinas, ante la ausencia del que era presidente, Rodríguez de la Borbolla.

Pero, y aquí viene lo inusual, los principales líderes políticos andaluces en 1985 estaban acompañados por referentes sociales, económicos o culturales de la Andalucía de la época como el presidente de los empresario agrícolas, José Bohórquez Mora-Figueroa, el poeta granadino de la generación del 36 –hoy fallecido-, Luis Rosales o la hija de Blas Infante, María de los Ángeles Infante. 

Como ven, el formato, presentado por el periodista José Luis Balbín, es algo que a los que no tenemos recuerdos más allá de 1992, nos parece extrañísimo al tiempo que enriquecedor. Es una muestra –respetuosísima- de debate, diálogo y contraste de ideas y posturas entre –a mi juicio- gran parte de la ciudadanía andaluza del momento. El programa sería clausurado meses después de la televisión pública –sí, no lo he dicho porque en la época sólo había dos canales, pero el espacio se emitía en el TVE - y Balbín acabaría poco a poco enfrentándose más a las posturas de Felipe González, a quien parece que su programa no acababa de resultarle la mejor opción para la pública, vayan ustedes a saber…pero eso son otros derroteros.

El caso es que entre el formato, donde ya entonces los televidentes llamaban para enviar sus preguntas a los tertulianos –qué degradada palabra en la televisión de hoy-, no se ve hoy en día en la televisión. Tampoco en ‘la nuestra’. La serena, sana y respetuosa contraposición de ideas de todos los presentes en el debate da una fiel imagen de la Andalucía de la época, cuyos problemas tampoco distaban mucho de los que hoy seguimos teniendo.

Pese al humo en la televisión –no siempre estuvo prohibido fumar en la tele- y a la notable juventud de los presentes –Gordillo, Hernández Mancha y Uruñuela- el debate podría desarrollarse hoy en los mismos términos. Es una buena forma de informar y de formar, aunque he de reconocerlo, posiblemente no de entretener. Pero ¿está Andalucía preparada para un espacio así hoy en día? el nivel de los líderes políticos, el bipartidismo férreo, y los enfrentamientos hasta en los tiros de cámara ¿harían posible el debate? Y con todo ello te das cuenta que pese a la promoción del tabaco, la escasa visibilidad de la mujer y los rudimentarios montajes de la época, no todo lo pasado es peor. Y tampoco la tecnología lo hace todo.

Hoy el programa se haría mejores luces, sonido y montajes, en un escenario moderno, con luces y colores por doquier, sin duda. Pero al final en contenido no sé yo si sería, no el mismo, sino mínimamente similar. Y no es que cualquier tiempo pasado –y no vivido por este que os escribe- fuese mejor, es que lo mismo, con tanta reforma educativa, tanta autocomplacencia o tanto control en los medios públicos, no nos hemos dado cuenta de hacia donde hemos ido caminando.

 

www.SevillaActualidad.com

Escribir un comentario

Sevilla Actualidad no se hace responsable de las opiniones vertidas por los lectores en los comentarios de los artículos. Además se reserva el derecho de eliminar comentarios que alberguen contenidos ofensivos o atenten contra los usuarios.

Código de seguridad
Refescar