Cuando el viento quiso mirar de cara

El hombre siempre tiende a volver la cara a lo que el resto considera como evidente. Un año tiene 52 semanas, 365 días y aproximadamente una...

Campaña

Hoy, día cinco de diciembre, comienza la campaña electoral de las elecciones autonómicas catalanas. Hemos llegado a este punto después de meses de...

La injusticia del olvido

Hace un año escribía en este medio sobre uno de los acontecimientos más tristes de la historia reciente de la autonomía andaluza. Concretamente, os...

Opinión

Vientos de estraperlo

Infinita extravagancia interrumpida

Una cosa es la vida y cosa distinta la existencia. Lo primero es algo objetivo, aséptico, concepto e una movilidad. Lo segundo un atrevimiento, lo subjetivo; un querer lanzarse escalera abajo pero contenerse y bajar dignamente, como explicaba Luca de Tena en Edad prohibida. Así, existir no deja de ser un drama: porque nos arrepentimos de los errores no cometidos y nos alegramos por vivir o ver la luz en cada amanecida. Siempre, siempre, siempre -como el mañana de Macbeth- resuenan en la cabeza...

El Graderío de la Catedral

Un poquito iguales

Con el eco del estruendo de un #25N cada vez más reivindicativo, volvemos a la vida y la semana de un lunes gris, algo frío, en que como cada día, se cuestiona si las vindicaciones feministas tienen sentido, o son lícitas, o cuerdas… Hace poco leí, y lamentablemente no recuerdo donde para plasmarlo con más exactitud, que según una macroencuesta, las mujeres se piensan dos veces sus publicaciones en las redes sociales por el miedo, y yo añado la pereza, de sufrir ataques machistas por todos...