Portada » Más » Networking empresarial » Galletas danesas compartidas
Networking empresarial

Galletas danesas compartidas

Uno se levanta temprano, con sueño, medio a oscuras y se toma el café. Quizá una ducha. El coche –o el bus- y atascos hasta el trabajo o centro de estudios. Ajetreo, mucho ruido, contactos fugaces. Prisa. De vuelta a casa hay que recordar la compra, la cena, las tareas acumuladas. Tal vez en la reunión que no ha salido bien o la que esperamos exitosa mañana. Siempre con un pensamiento en lo que ha pasado y el siguiente en lo que va a pasar.

Belén Zurbano Berenguer. El ritmo de vida de la sociedad de hoy día hace estragos en nuestro bienestar emocional, personal, íntimo. No es nada que vayamos a descubrir hoy ni aquí, pero una serie de hechos concatenados me han hecho volver a esta reflexión. Hace un par de noches recuperé el capítulo pasado de Cuéntame, donde las relaciones vecinales y las familias “extensas” seguían vigentes y tenían gran poderío, y ayer, compartí en un domingo casero el visionado de Tomates Verdes Fritos, una inmejorable película sobre la amistad. Con galletas danesas compartidas, por cierto.

Mucha gente en la ciudad se siente sola. Mucha gente tiene tiempo para nadie –que no sea sí mismo, las clases de gimnasio, la compra semanal, el trabajo, el máster, el…-  pero lo saca luego para ir al psicólogo. Y la pregunta que cabe hacerse es siempre la misma, ¿hacia dónde vamos, vamos bien encaminados si no somos más felices sino al contrario?

Tanto en Cuéntame como en Tomates Verdes Fritos pueden apreciarse verdaderos sentimientos de comunidad, lazos entre personas que al fin y al cabo, son los que dan sentido a la existencia de uno mismo. Recuerdo fugazmente que alguien dijo una vez algo así como que el sentido de la vida en comunidad era la seguridad de estar dejando constancia de la vida propia. Que el ser humano lo necesitaba.

Lejos de valorar mi memoria en torno a lo que esa persona quisiera decir y cómo lo dijo, lo cierto es que a veces, no sabemos cómo se llama nuestro vecino de abajo. O no somos conscientes de que con nuestra verborrea incesante de teléfono móvil de última generación no nos damos la ocasión de conocer a señoras Threadgoode. A veces hace falta parar, apagar el teléfono, y mirar a nuestro alrededor para ver cuánto nos hemos perdido y recuperarlo a tiempo.

¿Cómo decías que se llamaba el conserje?

www.SevillaActualidad.com

Sobre el autor

Belén Zurbano

Escribir un comentario

Escribir un comentario

El tiempo en Sevilla

Suscríbete a Sevilla Actualidad

* indicates required