Portada » Más Actualidad » Corte de digestión: ¿Mito o realidad?
Olas en el mar / Archivo SA
Más Actualidad

Corte de digestión: ¿Mito o realidad?

Expertos demuestran que el llamado popularmente ‘corte de digestión’ es una denominación incorrecta del síncope de hidrocución. 

Todos los años, en piscinas, playas o en cualquier lugar adecuado para el baño, es frecuente escuchar a los más pequeños hacer una pregunta a sus padres. ¿Mamá, papá, me puedo bañar ya? La respuestas del progenitor suele ser la misma: Hasta que no pasen dos horas desde que comiste no. Pues bien, según estudios y expertos, el corte de digestión es una denominación «incorrecta» ya que poder sufrir efectos negativos en nuestro cuerpo al bañarnos no depende del tiempo que ha pasado desde que almorzamos.

Según Begoña Aramburu, especialista en Medicina de Familia, no es necesario esperar después de comer para poder meternos en el agua. Según esta médica vitoriana hay que tener cuidado con «los cambios bruscos de temperatura, las comidas copiosas, o hacer ejercicio justo después de comer». Atendiendo a esto, lo importante sería no mojarse en verano con agua fría de manera brusca o no bañarse después  de haber realizado un gran esfuerzo o una comida muy pesada.

Además, el presidente de la Fundación Española del Aparato Digestivo, Enrique Domínguez Muñoz, da nombre a lo que la gente popularmente define como corte de digestión. Científicamente, se llama síncope de hidrocución y se produce cuando «ese cambio térmico brusco produce una reacción cardiovascular con una disminución de la frecuencia cardíaca que puede hacer que la persona que la padece sienta náuseas, a veces vómitos, se maree e incluso pierda el conocimiento».

Es decir, teniendo en cuenta estas opiniones, el tiempo que pase desde que comemos hasta que nos bañamos no tiene que ver en si nos da lo que denominamos ‘corte de digestión’. Hay que esperar cuando se hagan comidas muy copiosas pero en un caso normal, teniendo precaución y mojando parte del cuerpo para rebajar la temperatura de este y que no sea tan notable la diferencia bastaría.

Aun así, cuando tengamos síntomas de que estamos sufriendo un síncope de hidrocución, como mareos, bajada de pulso y de tensión o visión borrosa, según un informe de infosalus.com hay que actuar de la siguiente manera:

  1. Hay que salir del agua inmediatamente o dejar el ejercicio físico que estuviésemos practicando.
  2. Hay que tumbar y secar las piernas del afectado.
  3. Además, hay que mantener la calor corporal del afectado vistiéndole o tapando su cuerpo con toallas o mantas si tenemos a mano.
  4. Una vez llevado a cabo todo esto, la dieta que va a seguir el afectado será líquida, pues es probable que sufra diarreas o vómitos. Es muy importante el agua para estar hidratado.
  5. Reposo y evitar cualquier tipo de esfuerzos hasta estar totalmente recuperado.

Sobre el autor

Avatar

Francisco Manuel Díaz Blanco

Escribir un comentario

Escribir un comentario

El tiempo en Sevilla

Suscríbete a Sevilla Actualidad

* indicates required