Portada » Opinión » El Graderío de la Catedral » La vida mata, de vez en cuando…
El Graderío de la Catedral

La vida mata, de vez en cuando…

Cantaba Ismael Serrano aquello tan cierto de que a veces “la vida mata”.  Si recordamos aquellos problemas de lógica de las clases de Filosofía, pensaremos que es una premisa muy básica, la única forma de morir es estando vivo antes… Y sí, si alguno se lo teme, hoy toca columna trascendental con poco sentido, pueden pedir mi despido en un comentario dirigido al jefe de sección.

Mercedes Serrato.  La vida mata, de mil formas y maneras, con lluvias, con truenos, con rayos, con aviones que no salen y Estados militarizados. Hasta la Democracia es susceptible de ser celebrada de esta paradójica forma que estaba ahí, en los entresijos de sus capítulos constitucionales.

Ha sido curioso todo lo acaecido en este puente, nunca creí que el tema de los controladores aéreos iba a llegar tan lejos, y no ha sido lo único en estos días en los que el ejército atiende otras alertas como la naranja.

Y con las lluvias que siempre asolan a los humildes y todos los trapos sucios de los EE.UU. sacados al sol de la opinión pública, podríamos pensar que la vida mata mucho últimamente, a veces más, a veces menos, pues julian   Assange tiene más documentos en la manga, o eso dice,  y esta detención no va a frenar a Wikileaks.

Y en medio de todo esto, después del informe que deja a nuestros estudiantes a la altura del betún, algo  llama mi atención, me saca del pesimismo lluvioso. No hablo de que los pilotos, bien prevenidos del corte que le hicieron a las barbas del vecino aseguren unas fiestas tranquilas en lo que a vuelos se refiere, no.

Vargas Llosa pronuncia el discurso que  cualquiera quisiera pronunciar, cualquiera que junte letras en un vano intento de contarle algo al mundo…Hace un repaso a sus autores favoritos, agradece a todos los que le ayudaron de una u otra forma…Habla de nacionalismo, de letras, del mundo, de la vida…Disfruta su momento, sólo puede ganarse el Nobel una vez en la vida, y entonces, habla de su mujer y no puede reprimir el llanto… Todos sus esfuerzos, sus sentimientos, las batallas frente al papel en blanco quedan a un lado. El Premio Nobel de Literatura se emociona hablando del amor de su vida… y entonces, como también dice Ismael Serrano, parece que acaba de suceder una cosa de esas que te reconcilia con el mundo…

www.SevillaActualidad.com

Sobre el autor

Avatar

Mercedes Serrato

Técnica Superior en Integración Social, Graduada en Trabajo Social, Especialista Universitaria en Mediación, Máster Oficial en Género e Igualdad. Actualmente Doctoranda en CC. Sociales; investigadora irremediable, considera la escritura como una gimnasia obligatoria a la vez que placentera.

Escribir un comentario

Escribir un comentario

El tiempo en Sevilla

Suscríbete a Sevilla Actualidad

* indicates required