Portada » Opinión » El Graderío de la Catedral » Ricos y pobres
mercedes-serrato
El Graderío de la Catedral

Ricos y pobres

Pobre de aquél que piense que todo en la vida se compra y se vende; y pobre también de ese que no tenga dinero para comprar todo lo demás, que no es poco.

 

 

Por Mercedes Serrato. Gracias a la sociedad mediatizada en que nos tocó vivir, yo, que tengo casi diez años más, que vivo en otro barrio y que dudo que en la vida me lo cruzara, puedo llamar a uno de los implicados en el asesinato de Marta del Castillo “el Cuco”; así de familiar y cercano, como si fuera mi primo, mi vecino o mi colega.Y eso es sólo el principio, porque seguramente, si quisiera, podría saber la marca de cereales que desayuna.

 

Sin embargo, de otros, sólo sabía sus iniciales, hasta que supe sus nombres, y lo que es más, los de sus padres. Llegando ahí me dí cuenta porque al principio sólo supe sus iniciales. Siempre hubo clases claro, y llegado el caso, “mi  hijo, mi pobre hijo es un chaval joven, que sale y tal, y bueno, mala suerte, la mala suerte, y los amigos esos que tiene y bueno, es joven, un error lo tiene cualquiera; no como ese, que es un pandillero y un mal nacido, un asesino sin escrúpulos, no como mi pobre hijo…Ojalá que a ese lo condenen a todo lo condenable, a cadena perpetua, y si hace falta firmo para que vuelva el garrote vil, que será por firmar…”.

Y es que es un gran error creer que la vida de unos vale más que la de otros, pero es un error más grande ajustar ese precio a etiquetas sociales.  Los delitos son delitos, independientemente del colegio al que vayas, la profesión de tus padres o la marca de tu ropa. Igual respeto merecen unos y otros, pero tal vez nos estamos pareciendo a los Estados Unidos, dónde tenían una especie de refrán que venía a decir “La justicia es para todos, pero ¿cuánta justicia se puede pagar usted?”.

Por lo visto la repercusión mediática, y el anonimato en prensa también tenían un precio, como cuando aquel insigne cofrade fue denunciado por abusar de una menor, igualito que aquel farmacéutico de Villegas, que como cofrade no sé si sería, pero insigne no, al día siguiente tenía publicada su vida y milagros en todos los medios locales.

Y no es que tenga una fiebre sensacionalista, y quiera ver publicados los nombres y las miserias de todos, sólo me hizo reflexionar ese hecho, y pensar que tal vez, preferiría en todos los casos, conocer sólo las iniciales.

www.sevillaactualidad.com

Sobre el autor

Christopher Rivas

Christopher Rivas

Licenciado en Periodismo y Máster en Sociedad, Administración y Política, puso en marcha el 'Proyecto Deguadaíra', germen de Sevilla Actualidad. Ha pasado por El Correo de Andalucía, Radio Sevilla-Cadena SER, o Canal Sur. Es miembro de la Asociación de la Prensa de Sevilla.

Escribir un comentario

Escribir un comentario

El tiempo en Sevilla

Suscríbete a Sevilla Actualidad

* indicates required