¿Vacacola? No, gracias
El Graderío de la Catedral, por Mercedes Serrato
El Graderío de la Catedral

¿Vacacola? No, gracias

Ese popular refresco de cola que no paga publicidad a esta web ni a la autora de esta columna, siempre ha llevado muy a gala que su fórmula sea secreta, acompañada de una parafernalia de misterio, como que la receta está dividida en tres partes  y repartida entre diferentes personas, asegurando así que su secreto está a buen recaudo.

Mercedes Serrato. Por otro lado, leyendas urbanas y no tan urbanas, rodean a la susodicha bebida. Desatasca tuberías, se come el óxido, ataca al esmalte dental, y en combinación con licores cremosos te forma una  piedra brutal en el estómago.

En la India parecen seguir queriendo imitar a los EEUU pero a su manera, igual pero diferente.  Tras el reconocimiento del que ya goza su industria cinematográfica, Bollywood, ahora una pequeña empresa planta cara a la multinacional de Atlanta y saca un nuevo refresco, que en occidente se ha traducido como “Vacacola”

Puede que lo hayan leído ya en algún periódico. La Vacacola, al contrario de lo que yo refería al principio, no mantiene su fórmula en el más profundo secretismo, más bien todo lo contrario, parecen sentirse orgullosos. Yo, personalmente creo que no habría estado mal que imitaran en este aspecto a su rival yankee pues la Vacacola procede de lo más intrínseco del animal sagrado de la India. Orina de vaca, excrementos, y tres  hierbas naturales. Lo dicho, habría sido mejor que se tratara de un secreto.

El principal argumento que esgrimen los creadores de tan singular bebida es que todos conocemos los efectos nocivos del popular refresco, sin embargo, su alternativa dicen que es muy digestiva y  que favorece a la memoria.  Lo de digestiva no me atrevo a ponerlo en duda, al fin y al cabo, mientras escribo esto mi estómago parece frenético en actividad, además de que no tengo ganas de beber nada mientras pienso en la destartalada granja que veía en las fotografías, donde desde bien temprano, un grupo de obreros se afana en recoger la materia prima que dará forma a la que ya es de las bebidas más populares en aquél país.

Dándole demasiadas vueltas a esto con diferentes amigos, que a pesar de mantener estas conversaciones me siguen hablando, hemos llegado a la conclusión de que como la fórmula  del refresco de cola, llamemos tradicional, es tan secreta, lo mismo también contiene orina de vaca y demás componentes de la Vacacola. Por eso, aunque tampoco  la. cerveza hispalense por antonomasia me pague publicidad, acepten esta recomendación veraniega, y contra los calores que sufrimos, toménse una Cruzcampo, que eso son todos ingredientes naturales y las vacas no participan en nada.

www.SevillaActualidad.com

Sobre el autor

Antonio Campos

Antonio Campos

Licenciado en Periodismo por la Universidad de Sevilla, empezó en la comunicación local y actualmente trabaja para Canal Sur TV. Máster en Gestión Estratégica e Innovación en Comunicación, es miembro de la Asociación de la Prensa de Cádiz y del Colegio de Periodistas de Andalucía.

Escribir un comentario

Escribir un comentario

El tiempo en Sevilla

Suscríbete a Sevilla Actualidad

* indicates required