Portada » Opinión » El Graderío de la Catedral » Desventajas de ser una cateta
El Graderío de la Catedral

Desventajas de ser una cateta

Soy una cateta, una cateta de Sevilla. Cateta capitalina que debe confesar que nunca ha visto la Semana Santa de otro lugar que no sea la capital del Betis. Es una pena, pero el fallo de esta fiesta que tanto me gusta es que es en la misma fecha en todas partes.

Pero por suerte, el Sábado de Pasión pude subsanar esto en cierta medida. Por una de esas casualidades de la vida que te llevan de una situación a otra, acabé con unos amigos en San Juan Bajo. Procesión ampliamente recomendable, repleta de gusto con sones de Tejera en el palio discurriendo por unas calles plagadas de azahar.

Esto parecerá una completa tontería, pero hasta que un amigo no lo comentó, yo no era consciente de que nunca había visto Semana Santa en otro lugar que no fuera Sevilla capital. He visto vídeos, y alguna procesión de gloria en mi siempre querida Sanlúcar de Barrameda, pero aquello era distinto, aunque no me alejara muchos kilómetros de Híspalis.

La solemnidad de la hermandad, su pequeño crucificado con un delicado acompañamiento musical, y lo antes mencionado, Tejera, la garantía de que el palio que la precede no puede ir mejor enmarcado musicalmente hablando. Se adelantaron las horas que faltaban para comenzar esa Gloria de los sevillanos que proclamó Carlos Herrera en su día, las calles del pueblo, que no eran familiares, se tornaron comunes, conocidas. El ruán las hizo cercanas, el Cristo del Amor no me fue extraño, la Virgen de los Dolores se tornó en conocida, incluso, casualidades de la vida, llevaba un manto prestado por mi hermandad de San Esteban, todo quedaba en casa, yo me sentía en la mía.

Ahora me da pena ser tan cateta de Sevilla, es seguro que me estoy perdiendo procesiones bellísimas, estupendas, repletas de saber hacer, pero ya la Semana de la Gloria ha arrancado y lo complicado sería arrancarme a mí de aquí… Pero esta situación, la del Sábado de Pasión, también me ha hecho pensar que al igual que las hermandades de vísperas reclaman que la Semana Santa comienza antes del Domingo de Ramos, esta sería una buena ocasión para ir dejando de ser tan catetilla e intentar conocer lo que hay más allá, aunque sin ánimo de ofender, lo que ví en San Juan ha puesto el listón muy, pero que muy alto.

www.SevillaActualidad.com

Sobre el autor

Mercedes Serrato

Técnica Superior en Integración Social, Graduada en Trabajo Social, Especialista Universitaria en Mediación, Máster Oficial en Género e Igualdad. Actualmente Doctoranda en CC. Sociales; investigadora irremediable, considera la escritura como una gimnasia obligatoria a la vez que placentera.

Escribir un comentario

Escribir un comentario

El tiempo en Sevilla

Suscríbete a Sevilla Actualidad

* indicates required