Portada » Opinión » El balcón » El efecto dominó
Efecto dominí/FotoChesKa en Flickr
El balcón

El efecto dominó

¿Cuántas veces la propia inercia nos ha llevado a hacer lo que hacía el de al lado? Seguramente, alguna que otra. Es lo mismo a lo que llamamos efecto dominó, pero, ¿nos hemos parado a reflexionar el por qué de actuar de ese modo? Es más que probable que, en este caso, hayan sido los menos.

Ayer observé como alguien que conducía un vehículo se percató de que otro conductor estaba emprendiendo la maniobra de salir de un aparcamiento, hasta ahí todo normal. Vi, entonces, como ese conductor, sin querer aparcar en el hueco que se iba a dejar vacío, esperó a que el anterior saliese facilitando, así, su incorporación a la nueva ruta, esto ya menos habitual. No obstante, seguí contemplando la escena y pude comprobar como la persona que había sido agraciada con la amabilidad del otro conductor hizo lo propio unos metros más adelante con un coche que, igualmente, también salía de un aparcamiento. Esta situación sí que captó mi atención y me pregunté ¿lo habría hecho si el de atrás no le hubiese facilitado el paso? Es algo que no podremos corroborar, pero seguramente las probabilidades hubiesen descendido bastante. Así que me convencí de que el efecto dominó, en esta ocasión, había sido la herramienta perfecta para facilitar un sentido de civismo que no debería ser síntoma de contagio, sino una acción genética de necesidad. No obstante, creo que estamos lejos de alcanzar tal excelencia.

Fue entonces, cuando de una escena puramente cotidiana, mi mente comenzó a trabajar de manera autónoma y esa misma sinergia se materializó en preguntas algo más trascendentales ¿necesitamos los humanos un espejo en el que mirarnos? ¿El simple hecho de pertenencia al grupo es el que nos hace actuar de un modo u otro con el único objetivo de ser aceptados más que el deseo altruista de hacer lo correcto? Y en esa vorágine llegué, casi solito, a la conclusión de que el ser animales gregarios nos hace un poco esclavos del qué dirán. Perdemos de ese modo, algunos más que otros, la autenticidad y en ese momento abrimos infinidad de puertas hacia la manipulación, ya sea mediática, política, religiosa o social, pues el miedo a perder el redil de lo correcto nos aleja del grupo y eso, en la mayoría de los casos, crea pavor.

No obstante, me hice la pregunta al contrario, pues, en definitiva, el efecto dominó que había observado se materializó en algo positivo y surgió ahí otra duda ¿tendemos los humanos al drama dando prioridad a la parte más siniestra? Y llegué a otra conclusión, la intrínseca maldad que albergamos aflora con más facilidad el mal uso de las herramientas de las que disponemos. Es decir, un cuchillo, por sí mismo, no es un arma para hacer el mal y, sin embargo, nos sirve para multitud de acciones que nos benefician, aunque por regla general lo observemos con recelo. Ahí caí en mi trampa.

Casi sin saberlo me estaba sirviendo en bandeja una realidad, la de que en el fondo somos más libres de lo que pensamos, pero más verdugos de lo que se espera de nosotros. Así pues, será por el efecto dominó de lo políticamente correcto por lo que nuestras decisiones, en muchas ocasiones, vayan enfocadas a no dejar pasar al de delante por el riesgo a parecer idiotas y como si dejando al coche que nos precede hueco para salir, en vez de pitarle en señal de sanción, perdiésemos esa condición de ser humanos mas ligada a lo siniestro por la simple pertenencia al grupo. Y, todo esto, lo vine observando desde el balcón.

Sobre el autor

Diego López

Diego López

Licenciado en Periodismo, cursó el Ciclo de Grado Superior de Producción Audiovisual, para terminar su formación académica en la especialidad de Periodismo Institucional y Político. Aunque ha trabajado en medios de comunicación, su labor periodística la desarrolla, fundamentalmente, en gabinetes de prensa políticos.

Escribir un comentario

Escribir un comentario

El tiempo en Sevilla

tiempo.es

Suscríbete a Sevilla Actualidad

* indicates required