Portada » Provincia » Descubre Sevilla » “Aún no nos hemos dado cuenta del tesoro tan grande que tenemos”
Descubre Sevilla

“Aún no nos hemos dado cuenta del tesoro tan grande que tenemos”

Su nombre real es Manuel Domínguez Gallardo, aunque el apelativo artístico, Castulo, le viene por tradición familiar y es con el que todo el mundo lo conoce. Su bisabuelo eligió para una de sus hijas el nombre de Cástula. A partir de ahí, y tras quitarle el habla popular mairenera la tilde a su nombre, dejándolo en Castula, sus descendientes empezaron a conocerse como los Castulos.

Este pintor de profesión vivió el flamenco en su casa desde edad bien temprana y, lo que era la afición de un niño por el cante, ha acabado por convertirlo en una de las figuras más destacadas del flamenco en Mairena del Alcor, su localidad natal, y fuera de ella, llegando a obtener el primer premio en la categoría de Cante en el XX Concurso Nacional de Arte Flamenco de Córdoba en 2013.

Pregunta.- Es usted uno de los principales exponentes actuales del flamenco, no ya sólo de Mairena del Alcor, sino incluso de fuera del municipio. ¿Qué supone para usted ser considerado hoy un referente?
Respuesta.- Es para mí una gran satisfacción ocupar el sitio que tengo actualmente en el mundo del flamenco, todo ello fruto de muchos años de estudio apasionado y de formación, que es lo que te hace madurar en todos los sentidos. El flamenco forma parte de mi vida y es parte de mi ser, es mi forma de pensar, de sentir y de vivir expresando mi verdad desde lo más jondo del alma.

P.- Forma parte de una familia de amplia tradición flamenca y, además, es del mismo pueblo que Antonio Mairena. ¿Siente una mayor responsabilidad como heredero de una forma de vivir y expresar el flamenco que sigue llegando a todos hoy en día?
R.- Mairena siempre ha sido tierra de cante y de grandes cantaores y aficionados, un lugar donde se respeta y se sabe escuchar y valorar el cante grande. Como bien dices, Antonio Mairena ha sido el máximo exponente del cante en Mairena, llevándolo a lo más alto. Es indudable que es para mí una gran responsabilidad llevar el nombre de Mairena por el mundo, nuestra cultura, nuestras costumbres y la forma de sentir y de vivir de la gente de nuestro pueblo, un pueblo cuyo principal sello de identidad es el Cante Jondo. Quiero recalcar que siento un verdadero compromiso con mi pueblo y con mi gente para poder llevar la bandera de Mairena y compartir nuestra identidad por todos los rincones del mundo.

P.- ¿Ve el flamenco como un arte capaz de unir a los diferentes municipios de Sevilla y de fuera con un arte común?
R.- Siempre he pensado que el flamenco es un arte para compartir y es sello de identidad de nuestra Andalucía. El flamenco es un lenguaje que debemos hacer llegar a todos los rincones del mundo porque nos identifica culturalmente. Como he dicho anteriormente, el arte es para compartir y así podernos enriquecer mutuamente, al intercambiar mediante el flamenco nuestras formas de vivir y de sentir.

P.- Hay municipios con cantes y letras propias que les caracterizan. ¿Es bueno que cada municipio mantenga una esencia propia en el flamenco o es más enriquecedor compartir e intercambiar estilos?
R.- Es claro y evidente que cada pueblo tiene formas y costumbres diferentes, tienen características propias que le dan su propia identidad. Esta identidad se descubre en el cante, que es el lenguaje y la voz del pueblo, donde se manifiesta una forma de vivir, de sentir y de ser. Por lo tanto, creo que la grandeza del arte está en compartir nuestra cultura y así nos enriqueceremos todos y a la vez creceremos día a día en todos los sentidos.

P.- ¿Qué distingue especialmente al flamenco que se canta y se baila en Mairena del Alcor respecto a otras localidades? ¿Qué palos son los que Mairena ha exportado a otros lugares y cuáles que son más propios de otros lugares ha importado?
R.- El cante de Mairena es un cante muy profundo, muy apegado a la tierra y a su gente, es la verdadera voz del pueblo que se convierte en un lenguaje único para expresar nuestra forma de vivir y de sentir. Teniendo en cuenta lo reseñado anteriormente, los cantes más propios y característicos de Mairena son los llamados cantes bajos andaluces, como son la soleá, la seguiriya, los tientos, la liviana, la toná y la saeta, aunque hay que reseñar que se cantan bien muchos estilos de cante porque hay y siempre ha habido una gran afición al cante, siendo éste uno de los principales sellos de identidad de nuestro pueblo.

P.- ¿Cómo ve el panorama actual del flamenco en Mairena y fuera de ella?
R.- El flamenco es un arte que está vivo y en continua evolución al igual que cambian los tiempos y la sociedad con el transcurso de los años. Creo que el flamenco está bastante bien posicionado actualmente, aunque creo que es primordial respetar la base y los cimientos que nos dejaron nuestros grandes maestros, aquéllos que pusieron el flamenco en lo más alto y que dignificaron la vida de los artistas. Con esto quiero decir que es muy importante aportar cosas nuevas al flamenco, pero siempre con un máximo respeto a las raíces que fueron el verdadero fundamento y la verdadera esencia de este arte. En Mairena, la gente está muy arraigada a lo que ha vivido siempre, el cante profundo, directo, el cante que te llega al fondo del alma y te traspasa el corazón. Cuando se viven estas cosas día a día y de forma tan directa es muy difícil valorar otras formas, no porque sean mejores ni peores, pero sí diferentes. Lo que sí es cierto es que en Mairena se vive el flamenco con mucha pasión y ha sido siempre y sigue siendo un templo flamenco donde “el saber escuchar es el arte más grande”.

P.- ¿Está garantizado el relevo generacional en el mundo del flamenco en Mairena? ¿Qué artistas jóvenes están despuntando?
R.- Mairena siempre ha sido tierra de cante. Antonio Mairena bebió mucho de grandes aficionados que siempre ha habido en Mairena, llegando a ser uno de los grandes cantaores de toda la historia del flamenco. Hoy, como siempre ha ocurrido, sigue habiendo buenos cantaores y no dejan de salir nuevos valores, por lo que creo que Mairena siempre será un referente en el mundo del flamenco y siempre tendrá cantaores que lleven su bandera, representando el gran legado que nos dejó el maestro de los Alcores, como máxima figura y representando la forma de sentir, de vivir y de expresarse de nuestro pueblo. En Mairena hay varios cantaores despuntando en la actualidad, ganando muchos concursos y creciendo día a día. En pocos sitios hay tantos cantaores con buen nivel como los hay en Mairena, te lo puedo asegurar.

P.- ¿Existe también ese relevo generacional en el público? ¿Se está trabajando por crear afición al flamenco entre los jóvenes?
R.- Creo que sí. El público se va adaptando a las formas cantaoras y los cantaores se van adaptando al público, aunque creo que es el artista el que debe tener ese compromiso con el flamenco y darle al público verdadero flamenco, y a la vez estaríamos enseñando y educando al soberano público para poder digerir con la máxima profundidad el cante grande. También creo que se podría hacer mucho más en cuanto a hacer llegar el flamenco a los más jóvenes, incluso a los mayores que desconocen la magia de nuestra cultura universal. No olvidemos que el flamenco es el sello de identidad de nuestra Andalucía y el lenguaje soberano de un pueblo, que nos permite comunicarnos con el mundo entero. Creo que aún no nos hemos dado cuenta del tesoro tan grande que tenemos en nuestras manos, aunque nunca es tarde para empezar a valorar realmente nuestra cultura y darle el sitio que merece y que siempre ha debido tener.

Sobre el autor

Fernando Domínguez

Escribir un comentario

Escribir un comentario

El tiempo en Sevilla

tiempo.es

Suscríbete a Sevilla Actualidad

* indicates required