Portada » Provincia » Descubre Sevilla » La formación permanente, el antídoto contra la soledad y el desconocimiento
Descubre Sevilla

La formación permanente, el antídoto contra la soledad y el desconocimiento

La realidad de la provincia de Sevilla hace 50 años era muy distinta a la de ahora. El trabajo en el campo era el único sustento en muchos pueblos y había que dedicarle jornadas laborales kilométricas. Además, los estereotipos de género impedían estudiar a la mayoría de las mujeres, que se dedicaban a ser amas de casa y a criar a la prole. Por lo tanto, los índices de analfabetismo eran enormes.

Tras la Transición, la aprobación de la Constitución y la creación de las comunidades autónomas, algo empezó a moverse. La Junta de Andalucía creó centros para que los mayores pudieran acceder a esa ansiada alfabetización. Hasta el año 2005 eran los llamados Centros de Educación de Adultos. El Decreto 196/2005, de 13 de septiembre, da el primer paso para la creación de una red de centros y secciones en los que se imparten enseñanzas básicas, que abarcan desde la alfabetización funcional hasta la preparación para la obtención de la titulación básica y acceso a otros niveles educativos. Los Centros de Educación Permanente (CEPER) acogen actualmente a unas 100.000 personas mayores de 18 años en toda Andalucía, atendidas por alrededor de 2.000 docentes. Los planes educativos que imparten incluyen: Plan Educativo de Formación Básica; planes educativos de enseñanzas no formales; y enseñanzas en Centros y Secciones de Educación Permanente (CEPER y SEPER).

La provincia de Sevilla es la que tiene más CEPER de toda Andalucía con un total de 32, seguida de Cádiz (24), Granada (23), Córdoba (15), Jaén (14), Málaga (13), Almería (13) y Huelva (10). En números globales, son 144 Centros de Educación Permanente y 510 Secciones de Educación Permanente repartidas por toda la región para un total de 654 lugares de enseñanza, comunicación y relaciones personales que son una tabla de salvación para muchísimas personas mayores.

En 1982, la Junta de Andalucía se da cuenta de que hay una bolsa de analfabetismo muy grande en personas adultas y decide crear un programa de alfabetización a través de los ayuntamientos que se desarrollaba en los colegios. Este plan evoluciona y crece hasta 1987, año en el que la Junta asume a todos los docentes como contratados laborales. “La parte social fue difícil, pero fue un germen importante para estar donde estamos ahora, dando titulaciones. Nosotros fuimos casa por casa buscando a gente para que viniera al centro”. Son palabras muy sentidas de la profesora María José García, del CEPER El Arache (Arahal), una persona entregada en cuerpo y alma a su trabajo que ha vivido múltiples anécdotas que ilustran perfectamente las barreras que tienen nuestros mayores para estudiar. “Un hombre venía con la carpeta metida debajo del chaleco para que sus vecinos no vieran que venía al centro a sacarse el graduado. Fue bastante complicado, porque nos sentíamos de prestado en los colegios. Pero la fuerza con la que esa gente venía a aprender, con su ropa de trabajo muchos de ellos, era tremenda. Había talleres de prensa como Medios en Igualdad y La Prensa en Andaluz, desarrollo comunitario, mecanografía, teatro… Era difícil llevarlos a cabo por la falta de medios. Lo bueno es que hace muchos años que la gente ya no siente vergüenza al venir aquí”, puso de relieve García. La Unesco premió ese programa de alfabetización andaluz.

María José García recuerda con emoción cómo cientos de arahalenses se sacaron el carné de conducir en el marco de este programa, “un servicio social impresionante”. El Centro de Adultos, ahora llamado CEPER El Arache, lleva 35 años enseñando a leer y a escribir a muchos mayores, además de darles una motivación para salir de sus casas con el fin de acceder a la universidad, a ciclos superiores, aprender inglés (A1 y A2), informática, y practicar actividades como gimnasia, baile o excursiones culturales.

“Es una satisfacción enorme cuando un alumno tuyo se saca el graduado y, años después, vuelve para hacer las prácticas de Magisterio contigo”, revela García, que apostilla: “Aquí encontré mi verdadera vocación, que es la ayuda social”. Con esta devoción por su trabajo, María José creó la revista ‘Entre generaciones’, que se hizo eco del proyecto del mismo nombre por el cual alumnas suyas iban a los institutos de Arahal a contar su experiencia, sus vivencias, a chavales de la ESO. Ni que decir tiene que la iniciativa fue todo un éxito a todos los niveles (social, educativo, moral, pedagógico, integrador, familiar…). Terminaron publicando hasta un libro.

Por su parte, una alumna del CEPER Miguel Hernández de El Cuervo, de 73 años, reconoce que el centro “le ha dado vida” hasta el punto de que se pudo sacar el carné de conducir:

Los CPA, alternativa a los CEPER

Toñi, alumna del Centro de Participación Activa (CPA) de Mayores de Utrera, todavía no ha cumplido los 60 y se jacta de que vive al margen de las noticias. Su vida es el centro: “Todos los talleres son muy recomendables. Aquí se puede venir sola, porque encuentras amistad y compañía. A mí esto me ha dado la vida. A veces voy al taller de gimnasia; otras veces me meto a leer en la biblioteca… Estos centros son muy necesarios para luchar contra la soledad. Lo pasamos muy bien también en los viajes”.

La directora de este CPA, María Dolores Moriana, tiene claro que el objetivo de este tipo de centros es “fomentar la convivencia y la relación con otras personas. La mayoría viven solas y vienen para permanecer activos. Necesitan oxigenarse y reírse un rato. Para ellos, es terapia. Hay personas que tienen dolores en las manos y, en cuanto empiezan a bailar sevillanas, se les quita el dolor”. Este centro cuenta con 4.770 usuarios (más de 300 diarios) y muchos de ellos se apuntan a las excursiones de cinco días con destino Roquetas de Mar o Benidorm (también hay viajes de ida y vuelta en el día). Y hay talleres de baile, gimnasia, coro…

Moriana reconoce que lo más difícil es “querer abarcarlo todo y no poder”. “Me gustaría dedicarle más tiempo a las personas. Y necesitaría ampliar el centro. De hecho, estamos haciendo gestiones para llevar a cabo la ampliación a largo plazo”, remató María Dolores.

Sobre el autor

Francisco José Núñez

Escribir un comentario

Escribir un comentario

El tiempo en Sevilla

tiempo.es

Suscríbete a Sevilla Actualidad

* indicates required