Portada » Provincia » Descubre Sevilla » La producción ecológica, una aventura empresarial con mucho futuro
Descubre Sevilla

La producción ecológica, una aventura empresarial con mucho futuro

La provincia de Sevilla cuenta con 900 empresas que realizan su producción según los protocolos ecológicos, de las que 750 son productores y 150 industrias, y ocupa el quinto lugar en Andalucía en cuanto a extensión de terreno, con 140.000 hectáreas de superficie ecológica. Si este dato se extrapola al suelo nacional, supone un 7% del total de 2 millones de hectáreas ecológicas que hay actualmente en España. El delegado territorial del Comité Andaluz de Agricultura Ecológica (CAAE) en Sevilla, José Manuel Gómez Cejas, revela que “las ayudas, durante estos últimos 20 años, se han otorgado a los agricultores que han cumplido los requisitos”. “Es verdad que en la convocatoria de 2015 hubo una falta de partida presupuestaria y se quedó gente fuera aún cumpliendo con las normas, pero tenemos el compromiso de la Administración autonómica de repescar a esos productores que se quedaron fuera. De todas formas y aún con sus deficiencias, las ayudas han sido un acierto a la hora de propulsar al sector para meterse en lo ecológico. Las ayudas deben servir para provocar ese empuje, ese cambio necesario en las explotaciones”, agregó.

Hoy por hoy, el 80% de la producción ecológica de la provincia hispalense se exporta a Europa (Alemania, Francia, Inglaterra, Austria…). Sin embargo, el consumo interno ha crecido un 40% y, dentro de dos años, los expertos consideran que el mercado estará desabastecido y habrá más demanda que oferta. “El sector tiene que crecer. Hace años sí era una práctica de dudosa rentabilidad, pero hoy en día, tienes que hacer un mal plan de negocio para que no te vaya bien”, considera Gómez Cejas.

El CAAE, filial de la asociación sin ánimo de lucro Ecovalia, es la entidad pionera de la certificación ecológica en España y fue clave en el desarrollo del tejido agroecológico en Andalucía en términos de administración, fomento y formación en la producción ecológica. “Somos líderes en certificación por número de operadores, por superficie y por diversidad de actividades. La mayoría del sector sabe que estamos tirando del carro”, remata el delegado territorial.

Con este panorama, se puede pensar que está todo hecho. Falso. Según Gómez Cejas, esto solo es el comienzo. “Queda muchísimo por hacer. Esto acaba de empezar. El mercado exterior sigue siendo nuestra principal fuente de ingresos (Estados Unidos consume el 54% de los productos ecológicos del mundo y Japón también es otro gran nicho de mercado), pero el consumo interno es la clave del futuro. Lejos de cuestiones de salud o de precio, la clave es la conciencia y la disponibilidad: que el producto sea accesible a las casas de Andalucía y de España y que la gente aprenda bien a conocer las ventajas de los productos ecológicos, cómo benefician al medio ambiente y al desarrollo rural. Así crecerá muchísimo el consumo interno”, apostilló.

Ayuda institucional

La Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural ha incrementado el respaldo económico al sector de la producción ecológica con una partida de hasta 236 millones de euros para un total de 11.035 beneficiarios. Asimismo, el consejero del ramo, Rodrigo Sánchez Haro, anunció que el departamento que dirige lanzará una nueva convocatoria en el año 2018 con una dotación de otros 31 millones de euros. De esta cantidad, 25 millones de euros irán dirigidos a fomentar el mantenimiento de la agricultura ecológica en cultivos herbáceos y leñosos, unas ayudas para las que se incluirá en la baremación de solicitudes el criterio de desertificación y para las que, además, se aplicarán nuevos criterios de reparto con la mirada puesta en llegar al máximo número de beneficiarios. A estos incentivos hay que sumar otros 6 millones de euros adicionales para el mantenimiento de prácticas sostenibles en el olivar.

Investigación y Desarrollo

La labor de los investigadores del Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera (Ifapa) para determinar la firma isotópica de los productos hortícolas, con el fin de diferenciar los productos obtenidos mediante técnicas convencionales de los alimentos ecológicos, es crucial en la actualidad. Esta caracterización se basa en la mayor proporción de nitrógeno 15 que presentan los fertilizantes permitidos en la producción ecológica, que dejan una marca isotópica distinta a la que presentan los alimentos obtenidos con métodos que incluyen la utilización de productos de síntesis. El presidente del Ifapa, Jerónimo Pérez, comentó que los importadores europeos apuestan ya por esta metodología de análisis para certificar el método de cultivo de los productos procedentes de las explotaciones andaluzas, por lo que se trata de una técnica de gran interés para los productores de la región.

El presidente del Ifapa ha afirmado que, actualmente, uno de los retos de la agricultura andaluza es continuar avanzando en el incremento de la superficie dedicada a agricultura ecológica. “Es un sistema que, además de avanzar en sostenibilidad de la actividad agraria, contribuye también a mejorar la competitividad de las explotaciones, ya que los precios de los productos ecológicos suelen ser más estables”, expresó Pérez. Este proyecto del Ifapa, que analiza la viabilidad de la relación de isótopos estables de nitrógeno (15N/14N) como metodología para la caracterización de la producción ecológica frente a la convencional, cuenta con el asesoramiento de grupos internacionales y nacionales y la colaboración de entidades certificadoras y comercializadoras, así como con la cooperación de productores y cooperativas del sector.

Testimonios empresariales de éxito

La finca El Laurel, en La Puebla del Río, es una empresa puntera del sector en la provincia de Sevilla. Se dedica al cultivo de hortalizas ecológicas y vende directamente a grupos de consumo y a tiendas cercanas. No han entrado en los grandes circuitos porque prefieren vender “en 40 kilómetros a la redonda; tenemos una pequeña extensión y queremos que la producción se quede aquí”, indica la actual gerente, Cristina Díaz, tras apuntar que ya sus padres, en los años 90, exportaban a Alemania, Francia e Inglaterra. En esos países y en Italia, Bélgica y Holanda se vende Antojo del Sur, aceite de oliva de El Saucejo. Juan Pérez Rasero es el propietario de la almazara de la que nace su Aceite de Oliva Virgen Extra (AOVE), que acumula premios y que ya produce entre 120.000 y 140.000 litros al año. Agroganadera Pérez Racero SL es una empresa familiar constituida en 1999 por tres hermanos (Juana, Juan y Cristóbal) dedicada a la explotación porcina, la cría de caballos de Pura Raza Española y a la agricultura. En el año 2010, tomaron la decisión (bajo la supervisión del CAAE) de convertir sus 100 hectáreas de olivar en ecológicas movidos por el interés medioambiental. Antojo del Sur ha ganado dos veces el Premio Diputación de Sevilla al mejor AOVE de la provincia.

Por su parte, la empresa Colonias de Galeón (Cazalla de la Sierra) cultiva la viña de manera respetuosa con el entorno. Al frente de esta bodega están Julián y Elena Navarro, que describen los protocolos que tienen que seguir para fabricar vino ecológico de primerísima calidad: “Hacemos agricultura ecológica certificada, siguiendo algunos principios de agricultura biodinámica, así como prácticas locales tradicionales, procurando seguir los ciclos naturales. Trabajamos más la prevención que la curación, tratamos bien a la tierra para que nos compense favoreciendo el desarrollo de las cepas y que estas nos den uvas sanas. Por ello, hay una utilización restrictiva de los tratamientos más comunes y admitidos en agricultura ecológica, como el cobre y el azufre. Mantenemos cubiertas vegetales, como abono verde para fijar el nitrógeno del aire, mejorar la estructura del suelo y evitar la erosión. Los restos de poda se trituran incorporándolos al suelo. Mantenemos e implantamos setos de especies autóctonas, en los que pueda tener refugio la fauna auxiliar beneficiosa para el cultivo. Igualmente, colocamos cajas nidos como refugio de aves insectívoras”.

Por último, la empresa Carnes Campos (Pilas), con Francisco Campos a la cabeza, vive ya su tercera generación al frente del negocio con una dilatada experiencia en el mercado de la carne y en el manejo del ganado. “Concienciados con los problemas que genera la falta de información, los malos hábitos de consumo y la merma de calidad, en 1999 tomamos la decisión de dar un giro hacía la cría y la producción ecológica. Esto nos hizo ser pioneros en el sector, actuando siempre de manera ética y transparente, dedicando todo nuestro esfuerzo a la consecución de una gama completa de carnes y elaborados cárnicos de máxima calidad en producción ecológica. Volviendo a hacer las cosas como siempre debieron hacerse, recuperamos el sabor”, pone de relieve Campos.

De acuerdo con la normativa ecológica, los animales de Carnes Campos disponen de dehesas, se crían en extensivo con un manejo tradicional y consumen todo lo que se encuentran en ella. No obstante, reciben un aporte de cereal 100% ecológico que se basa en mezclas de cereales, semillas y harinas de oleaginosas. Las harinas y semillas se molturan de forma grosera e incluso se dejan enteras para facilitar la fisiología digestiva. Así, esta empresa está certificada por el Comité Andaluz de Agricultura Ecológica y es socia de Ecovalia.

Sobre el autor

Francisco José Núñez

Comentario

Escribir un comentario

  • Por suerte, cada vez son más las empresas que se dedican a la producción de carne ecológica, haciendo más accesible, gracias a internet, el acceso a este tipo de alimentos difíciles de encontrar en un supermercado de toda la vida.

    Los consumidores de este tipo de productos y que estamos concienciados con los animales, estamos de enhorabuena de que se controle todo este tipo de alimentación y de que podamos acceder a ella de manera sencilla. Muchas gracias.

    Un saludo!

El tiempo en Sevilla

Suscríbete a Sevilla Actualidad

* indicates required