Portada » Provincia » Descubre Sevilla » Una clase en plena naturaleza
Ecoeduca 1
Una de las actividades de análisis del agua llevadas a cabo por Ecoeduca
Descubre Sevilla

Una clase en plena naturaleza

A 10 kilómetros de Sevilla capital, en el término municipal de La Rinconada, se encuentran dos enclaves naturales donde alumnado de entre 3 y 17 años se convierten en botánicos, biólogas, arqueólogas o astrónomos por un día. Una forma innovadora de poner en práctica lo estudiado en asignaturas de ciencias; en contacto directo con la naturaleza y aprendiendo a cuidar el medioambiente.

Es en el Parque El Majuelo, junto al río Guadalquivir, y desde hace tres años también en el Parque de Ocio Las Graveras, con un gran lago, donde ocurre todo. Diseccionan flores y frutos previamente recolectados, toman muestras de agua para analizarlas, observan por telescopio el Sol a tiempo real, investigan el origen de especies animales a partir de fósiles. Estas son solo algunas de las actividades que, adaptadas desde la etapa de Infantil hasta Secundaria y Ciclos Formativos, ofrece Ecoeduca desde hace 14 años a centros de toda la provincia.

“Diseñamos programas formativos adaptados no solo al ciclo educativo sino también a los contenidos que estén viendo en clase, si así lo pide el centro”, cuenta Sonia Pérez, bióloga y gerente de Ecoeduca, mientras me guía por las instalaciones. Los alumnos y alumnas que han pasado por aquí este último curso, “unos 18.000”, han realizado actividades muy diversas “que permiten profundizar en el conocimiento del entorno, apreciar su riqueza y estudiar sus problemas, principalmente asociados a la explotación y uso del ser humano”.

El programa sobre el universo, que se desarrolla en el observatorio astronómico de El Majuelo, “es uno de los más demandados” por los colegios. “Tenemos un planisferio casero, donde les explicamos las constelaciones principales y su relación con la mitología”, cuenta a la entrada del recinto. Con esta práctica, aprenden a diferenciar entre astronomía y astrología y la relatividad de sus afirmaciones a la hora de realizar los horóscopos. “Esta actividad suele gustar mucho”, añade.

Otra tarea que incluye este programa es la interpretación de refranes populares relacionados con el cielo y las estrellas, cuyo objetivo es averiguar la veracidad o no de dichos como Desde San Antón, una hora más de sol o No hay cielo como el de enero ni amor como el primero.

Existe la posibilidad de combinar la formación con actividades de ocio, cuyos precios oscilan entre 8 y 16 euros. Hay diferentes opciones: escalar en el rocódromo, cruzar el lago en tirolina, recorrer los cien metros de puentes colgantes o dar un paseo en embarcaciones kayaks por el lago. Todas están abiertas al público en general durante el año, al igual que ambos parques, donde se puede practicar deporte, hacer barbacoa o tomar un aperitivo en los kioscos.

Ecoeduca 2
Los puentes colgantes son una de las muchas opciones de ocio que ofrece Ecoeduca

“El inicio de nuestras programaciones es conocer, pero el fin es que el alumnado aprecie los recursos que tenemos y lo importante que es conservarlos”, argumenta esta bióloga. “Por ejemplo, la actividad del análisis del agua sirve para concienciar en el cuidado, ahorro y buen uso que debe hacerse del agua en el día a día”.

Es difícil calcular el grado de concienciación medioambiental que cala en el alumnado, pero al menos en Ecoeduca se hacen una idea del nivel de satisfacción: “Los alumnos se van muy contentos, dándonos las gracias, y algunos profesores incluso se van de aquí con las programaciones acordadas para el curso siguiente, así que no nos podemos quejar”.

Educación ambiental con perspectiva de género

Fueron ocho mujeres jóvenes, entre las que se encontraba Sonia Pérez, las que desarrollaron lo que comenzó siendo tan solo un trabajo final de un curso de emprendimiento, organizado por la Diputación de Sevilla y el Ayuntamiento de La Rinconada. Catorce años después, se ha convertido en una empresa consolidada que ha ido creciendo tanto en proyectos como en número de profesionales del ámbito de las ciencias ambientales y de la educación.

Además de la educación ambiental y otros servicios vinculados con la enseñanza, como clases de apoyo escolar y cursos de formación de dinamizadores, en Ecoeduca abarcan proyectos donde se habla de conciliación familiar, igualdad, sororidad y bienestar social, siempre con una mirada puesta en lo medioambiental. “Una de las áreas del Ayuntamiento con las que más trabajamos, además de Educación y de Medio Ambiente, es el área de Igualdad”, comenta la gerente de Ecoeduca.

Uno de los últimos proyectos que han llevado a cabo, cuenta, ha sido Mujeres haciendo Historia, un taller dirigido a usuarias del área de Igualdad, donde se puso en valor el potencial de las mujeres a través de destacados nombres como Amelia Earhart, Frida Kahlo y Marie Curie. Cada una de sus reconocidas trayectorias, servía de introducción a prácticas relacionadas con la naturaleza. Además, las actividades estaban combinadas con otras más lúdicas, como zumba y puentes colgantes.

Mientras estas mujeres estaban realizando el taller, los hijos participaban en actividades organizadas por Ecoeduca. “De esta manera, se trabajaba la conciliación y la igualdad al mismo tiempo”, señala la educadora. “Recuerdo que ese día salieron de aquí muy animadas”.

Escuela de verano en el Parque de Las Graveras

Durante el periodo estival, se interrumpen las visitas de escolares, pero el trabajo no cesa. “Durante esos meses abrimos la escuela de verano en ambos parques con una programación distinta, pero siempre con el enfoque medioambiental”, explica Sonia Pérez durante la visita al Parque de Las Graveras.

Junto al centro deportivo, donde además vienen a entrenar triatletas profesionales, observamos un grupo de niños y niñas en bicicleta que escuchan las indicaciones de su monitora antes de iniciar la ruta prevista por el parque. En otro espacio, los más pequeños se divierten con un dinámico juego en inglés en el que interactúan corriendo por una amplia explanada, próxima a la zona de juegos con toboganes y similares atracciones infantiles.

Ecoeduca 3
El Parque El Majuelo, junto al río Guadalquivir, es uno de los escenarios naturales donde Ecoeduca desarrolla sus actividades

No se oye el tránsito de vehículos por la carretera A-8001, en el kilómetro 4 donde nos encontramos, tan solo el quiquiriquí lejano de un gallo y el rugir de los motores de algún avión que sobrevuela la zona. Lo demás: el murmullo de niños y niñas que juegan, cantan, gritan y corren en esta calurosa mañana de julio. “Si hubieras visto cómo estaba esto lleno de escombros… El Ayuntamiento ha hecho una labor tremenda y digna de reconocer”, expresa la educadora, que recuerda venir aquí de pequeña a pescar con su padre cuando, en este mismo lugar, había un yacimiento de grava que se extraía para la fabricación de hormigón; de ahí el nombre del parque.

Tras la ruta en bici, toca descansar antes de la siguiente actividad. “Existe una representación de especies autóctonas de árboles y arbustos muy diversa. Con unas claves que les damos, deberán ir averiguando a qué especie corresponde cada hoja. Después, buscarán otro tipo de hoja, por ejemplo, lanceolada [en forma de punta de lanza], que no hayamos estudiado. Y así, se aprovechan los recursos que nos ofrece el parque para que aprendan, que es lo mejor que tiene este método”, explica junto a los microscopios, lupas y pistas preparadas para la práctica.

Esta atractiva metodología, además de acercar la educación ambiental a su objeto de estudio, favorece la interacción con la flora y la fauna en un momento en el que la sociedad cada vez pasa más tiempo frente a pantallas que en contacto con la naturaleza.

Sobre el autor

Laura Contreras

Escribir un comentario

Escribir un comentario

El tiempo en Sevilla

Suscríbete a Sevilla Actualidad

* indicates required