Portada » Provincia » Descubre Sevilla » Otoño con los cinco sentidos
via-verde-sierra-norte-sevilla-2
Descubre Sevilla

Otoño con los cinco sentidos

Hay momentos en el año en los que, para disfrutar de Sevilla por entero, basta con despertar los cinco sentidos. Un tiempo en el que gozar de los encantos de los municipios de la provincia se convierte en toda una experiencia sensorial.

No hay que tener prisa: algunas situaciones requieren dejarse llevar por su intensidad y nos hacen partícipes de un entorno sin el cual nada se entiende.

Nuestra propuesta pasa por rendirse a la naturaleza infinita que se divisa en la Sierra Norte; a la textura rugosa de las setas que florecen en los campos sevillanos; a la ritual llamada de los ciervos desde rincones privilegiados; al sabor de los caldos que riegan la mesa otoñal; y a…

Ya lo sentenció el dramaturgo Albert Camus: “el otoño es una segunda primavera”. Y, para afirmarlo, parece que se inspiró en la provincia de Sevilla.

1.- La vista: senderismo en la Vía Verde de la Sierra Norte

via-verde-sierra-norte-sevilla

El otoño es, sin duda, uno de los mejores momentos para disfrutar de este antiguo ramal ferroviario que conectaba Sevilla con el Cerro del Hierro. Sus casi 20 kilómetros de trazado al alcance de cualquier aficionado a la naturaleza se convierten en un recorrido obligado para quienes quieren conocer el Parque Natural de la Sierra Norte.

A pie o en bicicleta, la Vía Verde ofrece una ruta por las Cascadas del Huéznar, declaradas Monumento Natural, entre fresnos, sauces y olmos, pero también encinas, alcornoques y castaños. Y que llega a otros puntos también de interés como el Cerro del Hierro, moldeado, con el paso del tiempo, por las inclemencias meteorológicas y su antigua tradición minera.

Una propuesta de naturaleza, al aire libre, que ofrece un recorrido por municipios como San Nicolás del Puerto, Constantina y Cazalla de la Sierra.

En este enlace puedes encontrar más información sobre los distintos itinerarios diseñados (Parque Natural Sierra Norte de Sevilla, 955 00 44 00).

2.- El tacto: recolección de setas en los bosques sevillanos

setas-constantina

La provincia de Sevilla se abre también, en este tiempo, a los aficionados a la micología. Cada vez son más quienes aprovechan los fines de semana y los días festivos para iniciar la búsqueda de las consideradas ‘perlas del bosque’. Que aparecen con las primeras lluvias y el calor propios del otoño y que, con los primeros fríos de noviembre, dan paso a variedades como los níscalos, las setas de pie azul, chantarelas…

Constantina se convierte en uno de los destinos preferidos entre los municipios de la provincia al contar con los mejores parajes para encontrar lo que se ha convertido en un producto muy demandado, casi de lujo, en la cocina. Rebozuelos, trompetas de la muerte, níscalos, amanitas y boletus, entre otras especies silvestres, a ras de suelo.

De esta forma, experiencia natural y gastronomía se dan la mano en algo que se transforma en una auténtica aventura, para la que se recomienda siempre ir acompañado de un experto, a fin de evitar riesgos innecesarios con las setas.

Precisamente, este municipio sevillano celebra del 18 al 20 de noviembre de este 2016 sus XX Jornadas Micológicas, una cita organizada por la Sociedad Micológica Sierra Norte y que cuenta con actividades relacionadas con el mundo de las setas y los hongos.

Tienes más información en este enlace y en el teléfono 955 88 18 96.

3.- El oído: la berrea de los ciervos

berrea-almaden-plata

En cuanto llega esta estación del año, la naturaleza regala otro momento para los sentidos. En este caso, para el oído. Se trata de la berrea, nombre por el que se conoce el sonido de los ciervos en su época de apareamiento. Es sinónimo, pues, de grandes machos de ciervo en los claros de monte durante tres semanas, el tiempo en el que se aparearán con el mayor número de ciervas.

Una berrea que, en la provincia de Sevilla, puede disfrutarse en el Parque Natural El Berrocal, en Almadén de la Plata. Pero ojo, hay que madrugar. La actividad suele realizarse a primera hora de la mañana. La recompensa es amplia: se calcula que el número de estos animales alcanza el millar en este enclave.

De hecho, se está convirtiendo en una afición cada vez más común, siendo muchos los turistas que se acercan a Almadén para escuchar el potente sonido que emiten los ciervos en época de celo. En este municipio, la vista se realiza con el acompañamiento de un guía para encontrar las mejores zonas de observación. Una actividad que se realiza en plena naturaleza.

La Oficina de Turismo de Almadén de la Plata ofrece más información en los teléfonos 625 140 625 y 954 735 082.

4.- El gusto: la ‘despensa’ líquida del Aljarafe

taberna-el-melli-villanueva

Éste, el otoño, es también el tiempo del mosto, el caldo por excelencia del Aljarafe sevillano. Creándose, incluso, en torno a él la Ruta del Mosto del Aljarafe, que lleva a todos los que quieren probar este líquido manjar a municipios como Valencina de la Concepción, Bollullos de la Mitación, Benacazón, Sanlúcar la Mayor…

Pero, en este itinerario, imprescindible resulta Umbrete, considerada la Ciudad del Mosto y dentro del triángulo vinatero que conforman este municipio junto a Villanueva del Ariscal y Espartinas. En todos ellos, un denominador común: un vino natural, sin aditivos y de gran calidad, procedente de las distintas variedades de la uva que se cultiva en la zona, y entre las que se encuentran la zalema, la palomino o la Pedro Ximénez.

Si importante es el clima en el que se generan estos caldos, no lo es menos su cuidado proceso de elaboración, mimado desde la cepa a la copa. El resultado: un mosto de color pálido, brillante y con aroma a manzana. Un mosto de uva fermentado durante un tiempo aproximado de 40 días.

En cualquier caso, el mosto, reconvertido en patrimonio inmaterial del aljarafe sevillano, se entiende hoy también como una tradición heredada de padres a hijos. Es así que podemos encontrar tabernas que llevan abiertas desde 1902, es decir, más de un siglo. El tiempo que lleva fiel a sus parroquianos la taberna El Melli en Villanueva del Ariscal.

Pero entre las recomendaciones se localizan también la Casa Batato de Umbrete, la Bodega El Caimán de Bollullos o la Bodega Casa Pedro en Espartinas.

5.- El olfato: la castaña como aroma del otoño

castanas

Finalmente, si a algo huele el otoño en la provincia de Sevilla es a castaña asada. Un aroma que desprenden los numerosos puestos ambulantes que, por sitios dispares, se reparten por toda la geografía sevillana. Para qué dar una localización exacta pudiendo encontrar, casi por sorpresa, uno de ellos en un rincón o en una bocacalle. Pero, casi siempre, donde más frío hace.

Porque es el fruto que mejor nos indica que, definitivamente, atrás quedó el verano y el buen tiempo. Las castañas son sinónimo de lluvias y de frío -aunque este año haya tardado en llegar-, y se convierten en el producto estrella de este tiempo. Para comer en la calle, claro. Recién asadas.

De nuevo, aquí, un oficio que esconde mucho de tradición. Porque, sobre todo, hay que tener maña y una ‘receta secreta’ para conseguir un sabor atractivo y perfectamente reconocible, esencial para que el que las pruebe, repita.

Así es como en estos puestos itinerantes se llegan a vender hasta 15 o 20 kilos al día con cartuchos que, de media, nos salen por unos 2 euros. Un manjar que está, realmente, al alcance de cualquiera.

Sobre el autor

Sevilla Actualidad

Sevilla Actualidad

Equipo de redacción de Sevilla Actualidad

Escribir un comentario

Escribir un comentario

El tiempo en Sevilla

Suscríbete a Sevilla Actualidad

* indicates required