Portada » Cultura » Con sonrisa al paso del tiempo (***)
Cultura

Con sonrisa al paso del tiempo (***)

De un tiempo a esta parte, cada vez que cumplo años pienso en cómo serían 10 más, así que al volver a la realidad aún me siento afortunado en mi número, todavía joven. Y no sé si lo mismo han pensado Els Joglars, que celebran sus 50 marchándose al 2036 para darse un homenaje y seguramente sentirse muy jóvenes, como lo son, al recibir la ovación.

 
Miguel Ybarra Otín. Sí que son jóvenes, afortunadamente, aunque sea por la tacañería -como dicen- de que necesitamos 15 músculos para reír y 40 para arrugar la cara. Albert Boadella dirige ‘2036 Omena-g’, aún hasta el domingo en el teatro Lope de Vega, donde -como otras veces- la compañía está de estreno con su obra.

Divertida y sarcástica, como siempre. En ella cada actor se interpreta a sí mismo pasados desde ahora 26 años, y lo hacen todos en un derroche físico, con escenas muy divertidas, con ternura y con mucha sensibilidad. Retratando a esos viejos que son como niños, que protestan y riñen por una silla, que recuerdan lo que fueron y que aún sueñan. Enseñándonos a todos cómo seremos y cómo piensan que será la sociedad, empezando por el idioma (no sólo en su forma escrita sino también oral): influido por el inglés y por las formas de los mensajes de teléfono móvil.

En esos años, es una entidad bancaria la que financia el homenaje. Esa entidad es casi un estado dentro del estado: visión de esa concentración de poderes en pocas manos que hace tiempo toma cuerpo, que crece hasta ya veremos dónde y que nos persuade con su publicidad: parece que tenemos/tendremos que darles las gracias por todo lo que somos. Ellos lo dominan todo y ellos dicen trabajar por nosotros. Ellos mueven la economía, ellos mueven la cultura.

Me recuerda a unas palabras de Daniel Innerarity que ya hace tiempo recorté de un periódico: venían a decir que el poder de un sistema es completo cuando consigue introducir la negación del sistema en el sistema mismo. Era así: “Lo underground está introducido en el mainstream. La economía se escenifica éticamente; el márketing se alía con la subcultura; la crítica social está subvencionada por instituciones que deberían temblar ante la crítica. Todos estos fenómenos tienen la misma estructura: la negación del sistema es introducida en el mismo sistema, que de este modo se hace inatacable”.

Els Joglars siempre han sido fuente de crítica política y social, no se han casado con nadie y menos lo van a hacer ahora. Recordamos la caricaturización de Jordi Pujol cual Chaplin en ‘El gran dictador’, pero ahora en esta obra (“anti-homenaje” en palabras de Boadella) no se inspiran tanto en un objetivo que satirizar sino en sí mismos, en cada uno de los personajes. Quizás por ello no hay un punto álgido. Aunque se disfruta sentado frente a ellos: grandes interpretaciones -tan entrañables de viejos, cada uno a su manera-, gran simpatía, reflexión y crítica. Siempre inconformistas.

Sobre el autor

Sevilla Actualidad

Sevilla Actualidad

Equipo de redacción de Sevilla Actualidad

Escribir un comentario

Escribir un comentario

El tiempo en Sevilla

Suscríbete a Sevilla Actualidad

* indicates required