Portada » Cofradías » La anécdota religiosa
Las normas diocesanas definen y rigen a las hermandades en el seno de la Iglesia Católica
Cofradías

La anécdota religiosa

La proliferación de procesiones profanas ha hecho saltar las alarmas en Sevilla. El Arzobispado se pronunció esta semana para frenar el apoyo de las comunidades parroquiales.

ANÁLISIS | La capital hispalense es una ciudad dada a las tradiciones y, las más significativas, están íntimamente ligadas al culto a Dios. Desde el Concilio de Trento, la Iglesia trató de hacer llegar la Palabra de Dios a una feligresía sin alfabetizar por medio de la representación artística en todas sus formas.

Con majestuosidad, pompa y boato, se promovieron manifestaciones públicas de la fe cristiana, así como la reproducción de los pasajes bíblicos por medio de la escultura, la pintura, el teatro o la música. También se impulsó la devoción a la Virgen María como Madre de Dios y a los santos como modelos de vida para acercarse al Santísimo.

La religión es motivo de singular gozo para quienes la profesan. Sin embargo, la profundidad del mensaje de Jesús se disipa en no pocas ocasiones en el funcionamiento de las comunidades de fieles llamadas a promover el culto, en la anécdota de unas imágenes, en excesivas u ostentosas solemnidades, o en el argumento de una tradición arraigada. Desde antiguo, la autoridad eclesial ha sido consciente de la difícil pero necesaria labor de equilibrar la función evangelizadora con las representaciones y las manifestaciones populares que pretenden acercar la religión a los fieles.

Como en el conjunto del Estado español, el calendario gregoriano se postra ante el santoral que marca las festividades litúrgicas, las romerías y las peregrinaciones, las fiestas mayores o las procesiones ordinarias y de carácter extraordinario.

Y, sin duda, Sevilla es reconocida por este patrimonio cultural –material e inmaterial- que configura la óptica y la identidad de amplias capas de la sociedad sevillana. La magna celebración de su Semana Santa, en la que convergen silencio y bullicio, unida a la solemnidad del Corpus Christi o a la noción mariana de la ciudad son pruebas inequívocas de esta particularidad.

Las Sagradas Escrituras, el Derecho Eclesiástico y las normas diocesanas para hermandades y cofradías –actualizadas en diciembre de 1997- regulan la vida de las hermandades y cofradías. El temor del prelado, Juan José Asenjo, es la emergencia de corporaciones y representaciones vacías. Sin fondo. Llenas de significantes pero carentes de significado.

La Archidiócesis hispalense rehúye de corporaciones con atributos sacros –imágenes, enseres, solemnidad en sus actos, cuadrillas de costaleros y bandas de música- y toda una comunidad de personas en torno a ellas –aparte del consabido poder en el seno de la sociedad- pero sin la función evangelizadora con la que estas asociaciones públicas de fieles fueron concebidas por la Iglesia.

Es motivo de preocupación en la jerarquía eclesiástica la falta de correspondencia entre la doctrina de la Iglesia católica y las formas de culto que adopta la feligresía. Según cita Juan Lobo en un artículo publicado en la revista Romería que edita la Hermandad Matriz de San Benito Abad de Castilblanco, en el año 1759, el Arzobispado demandaba a la Hermandad de la Virgen de Escardiel que no se permitiera que gitanos, negros y mulatos hicieran sus bailes en la Romería de la Virgen, a riesgo de ser suspendida.

El mayordomo de esta hermandad de la Sierra Norte sevillana replicó entonces con las siguientes palabras: “Escardiel es de su pueblo, ricos y pobres, y más destos pobres abandonados que solo pueden divertirse y reçar en este día”. Se contrapone el carácter universal de la Palabra de Dios -también la forma de expresarla- a la norma eclesial que, en un momento determinado, pueda dictarse desde el Palacio Arzobispal.

Cabe preguntarse, por tanto, si puede una persona ajena a los valores cristianos y a la doctrina de la Iglesia Católica constituir una Hermandad. Sería una incoherencia que, sin embargo, bien por omisión o por desconocimiento, se practica con asiduidad.

Las normas diocesanas definen a las hermandades como “asociaciones públicas de fieles mediante las cuales se promueve el culto público a los misterios de la Pasión, Muerte y Resurrección del Señor, al Santísimo Sacramento de la Eucaristía, a la Santísima Virgen y a los Santos”.

En este marco, cobra sentido la “asociación pública de fieles” como un brazo de la Iglesia para promover el culto. Y ese culto no es hacia una imagen, sino hacia los valores que la iconografía representa. Es decir, la imagen no es más que un instrumento para llegar a un fondo.

La circular que hace unos días envió el Arzobispado de Sevilla a las comunidades parroquiales para frenar el apoyo que éstas pudieran brindar a asociaciones culturales ajenas a la Iglesia supone un reconocimiento al “desvío de la representación” y a la imperante falta de formación religiosa. O a la constatación de hermandades a las que empieza a sobrarles el clero para satisfacer las demandas de sus integrantes.

Las procesiones profanas llevan la anécdota a máximos, como la adoración de los israelitas al becerro de oro que relata el pasaje bíblico. Son la representación perfecta de la nada cuando en lugar de ser modelos de superación de vida cristiana, sirven de ejemplo de ostentación artística o social sobre otros colectivos.

“No puede reducirse al culto externo de una imagen, ni a la organización de procesiones, actos estos de piedad que no requieren la existencia o creación de una Hermandad y Cofradía”, sostienen las normas vigentes en la Archidiócesis hispalense.

Por tanto, los fanáticos tienen su límite en la propia norma diocesana que, además, marca las “reglas del juego”: en un contexto de crisis como el actual, cualquier manifestación pública de fe debería acompañarse del trabajo cotidiano que se espera de cualquier asociación pública de fieles que tiene las Sagradas Escrituras por estandarte.  La proclamación del Año de la Fe por el Papa Benedicto XVI puede abrir una vía para la superación de la anécdota religiosa, ejercida por no pocas hermandades, y para el reconocimiento de sus valores y funciones originales.

www.SevillaActualidad.com

Sobre el autor

Avatar

Juan Carlos Romero

Escribir un comentario

Escribir un comentario

El tiempo en Sevilla

Suscríbete a Sevilla Actualidad

* indicates required