Portada » Cofradías » Extenso programa de Los Estudiantes por el IV Centenario de la hechura del Cristo de la Buena Muerte
Cofradías

Extenso programa de Los Estudiantes por el IV Centenario de la hechura del Cristo de la Buena Muerte

La presentación del cartel del IV centenario del Cristo de la Buena Muerte obra de Daniel Bilbao, marcó en la noche de ayer martes 17 de diciembre el inicio de un amplio programa de actos diseñado por la hermandad de Los Estudiantes para realzar a lo largo del año 2020 esta relevante efeméride y conmemorarla en sus más diversas vertientes: la primera y fundamental, la dimensión religiosa y devocional de una imagen a la que nuestra corporación le rinde culto desde hace ya casi un siglo y a la que a diario rezan en su capilla de la Lonja universitaria centenares de fieles, entre ellos numerosos alumnos, profesores y personal laboral de la Universidad de Sevilla.

Asimismo, la hermandad ha querido dotar a esta efeméride de una importante significación artística, patrimonial e histórica, de ahí que el programa de actos esté salpicado de numerosas iniciativas de índole académica y cultural encaminadas a ahondar en la historia material de esta portentosa imagen de Cristo Crucificado y en los entresijos de su encargo y materialización a manos del escultor cordobés Juan de Mesa en el año de 1620.

Cultos

Dentro de los actos cultuales, el más importante de todos será la misa conmemorativa del IV centenario de la hechura del Crucificado que la hermandad celebrará en la Capilla Universitaria en una fecha muy especial, el 17 de noviembre de 2020, día que coincide con la celebración del cabildo fundacional de la corporación. La solemne eucaristía estará presidida por todos los directores espirituales vivos de la hermandad que han desempeñado esta función desde 1984 para acá: desde el arzobispo castrense, Juan del Río, a nuestro actual director espiritual, Pablo Guija, pasando por el obispo de Asidonia-Jerez, José Mazuelos, y los sacerdotes Francisco Román y Álvaro Pereira. Previamente, el 8 de septiembre, la hermandad celebrará una misa solemne de acción de gracias coincidiendo con la fecha exacta de conclusión de la imagen, según quedó reflejado en un escrito hallado en su interior. Como antesala a la misa conmemorativa del IV centenario, los días 13, 14 y 15 de noviembre el Cristo permanecerá expuesto a la veneración de los fieles en solemne besapiés extraordinario.

Los cultos cuaresmales en honor del Cristo de la Buena Muerte también gozarán en este curso de una significación especial. Del 10 al 15 de marzo se celebrará el solemne quinario, presidido cada uno de los días por sendos canónigos de la Catedral en correspondencia a los especiales vínculos que unen a nuestra hermandad con el Cabildo Catedralicio y que desembocaron en la consecución del título de Patriarcal. La Función Principal de Instituto estará presidida por el obispo de Ávila José María Gil Tamayo, ex secretario general y ex portavoz de la Conferencia Episcopal Española. La noche del viernes 13 de marzo, a la finalización del quinario, la hermandad celebrará una vigilia de oración con los jóvenes en torno a la imagen del Señor. La fecha escogida, 13 de marzo, no es baladí, ya que ese mismo día del año 1620, el padre Pedro de Urteaga, prepósito de la Casa profesa de la Compañía de Jesús, decide encargarle a un por entonces joven imaginero cordobés afincado en Sevilla, Juan de Mesa y Velasco, la imagen de un Cristo Crucificado muerto y, a sus pies y abrazada a la cruz, una talla de María Magdalena.

Cultura y exposiciones 

El próximo Martes Santo, y como ya se diera a conocer, el paso del Cristo de la Buena Muerte estrenará cuatro nuevos hachones y el faldón delantero a modo de anticipos del que habrá de ser su futuro paso procesional. Antes de su estreno en Semana Santa, la hermandad organizará una exposición en el Ayuntamiento de Sevilla, del 14 al 22 de febrero, para presentar oficialmente estos nuevos elementos y mostrar a los sevillanos la evolución de las andas procesionales de nuestro Crucificado desde su primera salida procesional el Martes Santo de 1926.

No será la única exposición que organice la hermandad para realzar los cuatro siglos de presencia entre los sevillanos del Crucificado de la Buena Muerte. El Ateneo de Sevilla albergará del 2 al 14 de marzo una muestra pictórica compuesta por una selección de aquellas pinturas de la serie de carteles del Pregón Universitario que tienen al Crucificado de Juan de Mesa como protagonista.

A lo largo de todo el año 2020 se desarrollará un interesante ciclo de conferencias sobre el Barroco y Juan de Mesa, que estará coordinado por el profesor Andrés Luque Teruel. En este ciclo, que se inaugurará el 24 de febrero en el Paraninfo de la Universidad con una conferencia del restaurador Pedro Manzano sobre la última intervención sobre el Cristo, participarán especialistas de la talla de Alberto Villar Movellán, catedrático de Historia del Arte de la Universidad de Córdoba; Juan Jesús López-Guadalupe, doctor en Historia del Arte por la Universidad de Granada; Luis Méndez, catedrático de Historia del Arte; y Manuel Palma, decano de la Facultad de Teología. Todos ellos aportarán sus visiones sobre el Cristo de la Buena Muerte desde la atalaya de sus respectivas especialidades. De la presentación de este ciclo de conferencias se encargará el decano de la Facultad de Geografía e Historia, Javier Navarro.

En este emblemático año la hermandad se ha propuesto abordar un importante esfuerzo patrimonial. La junta de gobierno se ha fijado como objetivo acometer la restauración del azulejo del Cristo de la Buena Muerte ubicado en la fachada lateral de la iglesia de la Anunciación. Bendecido el 25 de octubre de 1953, la cerámica policromada donde se representa la imagen del Cristo de la Buena Muerte fue realizada por el pintor y ceramista Antonio Kiernam Flores, y se elaboró en la Fábrica de Cerámica Santa Ana de Triana. Los autores del proyecto fueron Francisco Collantes de Terán Delorme, Antonio Delgado Roig y Alberto Balbontín de Orta. Su presencia allí sigue recordando la fundación de la hermandad en este templo y nuestra estancia allí hasta el año 1966.

Acción Misionera y social

La conmemoración del cuarto centenario del Cristo de la Buena Muerte también dará pie a una recuperación sentimental de enorme valor simbólico para nuestra hermandad. Sabido es que la imagen del Cristo de los Estudiantes presidió durante muchos años, entre las décadas de los 50 y 80 del pasado siglo, las aulas de las distintas facultades y dependencias de la Universidad. Para ello la Universidad Hispalense encargó en su día al afamado y recordado pintor Francisco Maireles una obra seriada en la que se representaba al Cristo Universitario sobre un soporte en forma de cruz latina. En recuerdo de aquellos años, la hermandad se ha planteado rescatar aquella pintura para que, de nuevo, nuestro Crucificado vuelva a presidir las aulas de muchos colegios religiosos sevillanos –hasta un total de 68- a los que nuestra corporación hará entrega a lo largo de todo el año 2020 de sendas reproducciones de aquella originaria pintura a fin de que el Cristo de la Buena Muerte siga siendo símbolo y “expresión de los sentimientos católicos de los estudiantes sevillanos”.

Como broche de oro en clave interna de este año de celebración, en las postrimerías de 2020 la hermandad organizará una peregrinación a Tierra Santa para seguir las huellas de Jesús de Nazaret. Entre el 25 de noviembre y el 3 de diciembre viajaremos a Israel y Palestina para conocer los lugares santos y rezar con especial devoción en la Basílica del Santo Sepulcro de Jerusalén, bajo cuyas bóvedas se encuentra el monte Calvario donde Cristo fue crucificado.

Para despedir de la mejor manera este emblemático año del cuarto centenario de la hechura del Crucificado, la hermandad organizará en el mes de diciembre, con fecha y lugar aún por determinar, un gran concierto con participación del Coro de la Universidad de Sevilla.

Este programa celebrativo quedaría incompleto si la hermandad, en uno de los más años más significados de su ya casi centenaria historia, no hiciera un gesto extraordinario en materia de acción social respondiendo a la llamada de caridad evangélica que da sentido a nuestras Reglas.

Muchos son los frentes asistenciales que tiene abiertos esta hermandad desde su fundación en 1924 con ayudas anuales al seminario metropolitano, al Economato del Casco Antiguo, al Hospital de la Santa Caridad, a la guardería social del barrio de los Pajaritos –en unión a las otras hermandades del Martes Santo-, a la Asociación de Niños Autistas o al proyecto educativo de Umarpanda, en India, gracias al cual hemos facilitado el acceso a la Universidad a más de 2.500 alumnos de ese país. Pero si hay una iniciativa que nos identifica con nuestro origen, ésa es el Programa Estudiantes de ayudas económicas a universitarios sin recursos. Cerca de mil alumnos se han beneficiado desde el año 2012 de un programa que se ha convertido en el emblema de nuestra acción social y en modelo exitoso de colaboración de una hermandad con fundaciones y empresas privadas para desarrollar una labor filantrópica. Para perfeccionar nuestro propósito en futuras convocatorias de este programa, la hermandad ha impulsado un estudio sobre la pobreza en la Universidad que verá la luz en el primer semestre de 2020. Se trata de un estudio pionero coordinado por profesores universitarios y que permitirá obtener un primer acercamiento, con datos reales, de las situaciones de pobreza que en muchas ocasiones aparecen enmascaradas entre los pasillos y las aulas de nuestra Universidad.

Sobre el autor

Avatar

José Antonio Martín

Licenciado en Geografía y experto en Ordenación y Gestión del Desarrollo Territorial y Local, desarrolla toda su formación en la Universidad de Sevilla. Actualmente trabaja lejos de su campo de estudio, analizando y reportando datos. Amante de la Semana Santa que pervive en los pequeños detalles.

Escribir un comentario

Escribir un comentario

El tiempo en Sevilla

Suscríbete a Sevilla Actualidad

* indicates required