Portada » Opinión » Cartas al Director » El tripartito de Mairena, un acuerdo interesado
Cartas al Director

El tripartito de Mairena, un acuerdo interesado

Sr Director:

Respecto del acuerdo político PA, IU-CA y PP éste no es un buen acuerdo para los dos primeros partidos. Para el PP puede que lo sea, al menos a corto plazo. Se ha alzado por primera vez con la Alcaldía de Mairena del Alcor y con cinco delegaciones, habiéndole otorgado tres a IU y uno al PA.

El PA es un partido difuso, indefinido e inconcluso. Hoy en día sólo le quedan las siglas. En Mairena del Alcor, por ejemplo, ha apoyado al PP y, como consecuencia de ello, el PP le ha otorgado una delegación y, en el Viso del Alcor, al PSOE.  Lo que es lo mismo, mercadeo puro y duro. Sin ideología, sin cohesión, sin disciplina y sin respetar sus propios estatutos no existe partido político.

Respeto a IU-CA, es mucho peor. Ha sido un error total, de bulto diría, de los que más daño hacen a las gentes y a su propia trayectoria, pues el acuerdo, al parecer, se ha debido a temas personales con el anterior edil Casimiro Gavira Moreno y no a temas realmente políticos, de proyectos o de mejora de la gestión y administración municipal.

No creo, y no se aporta nada en lo que dicen, que Casimiro y su propia Corporación, (digo propia porque él nombra, manda y ordena) hayan podido rechazar nuevas ideas y nuevos proyectos de IU-CA si estos se hubiesen aportado, aunque fuese desde la propia oposición. Desde  la oposición también se ayuda y colabora a mejorar.

La oposición no sólo puede rechazar y criticar, sino también aportar ideas y sugerencias para que el modelo de gestión y administración mejore y se pueda conseguir una mejor eficiencia y calidad en los servicios públicos que se prestan  al  ciudadano.

En política se debe tener paciencia y no actuar de forma personal, lo que no ayuda, y menos a un partido que va a menos en nuestro país. Además, IU-CA, de no alcanzar acuerdos con el PSOE, podía y debería resistir en la oposición, y con los 3 votos tenia la llave y podía vetar, abstenerse y apoyar aquellas iniciativas de más conveniencia para su propia ideología e intereses. Al final sería más positivo y, a la vez, respetaría a sus votantes y simpatizantes, y crearía a la vez madurez política para hoy y para transmitir a las siguientes generaciones.

La ideología de IU-CA precisa de visión de futuro, pues tardarán muchos años, varias generaciones, que este tipo de ideología y gestión política pueda entrar y convencer a más ciudadanos que hasta ahora y pueda tener la posibilidad de implantarse con cierto éxito y peso político en un país democrático de corte capitalista y, por supuesto, para que esto ocurra, deberá venir un nuevo tipo de ideología de izquierda más rica y amplia que la actual, que permita en lo económico una mejor redistribución de la riqueza sin disminuir el nivel de vida de cada ciudadano. Al revés, mejorarlo, así como, también, los diferentes servicios públicos y semipúblicos.

Esa nueva actuación de futuro debe permitir actuar y mejorar lo interno y lo externo, sin disminuir los niveles de democracia y participación y respetando a todos. Una meta difícil, complicada y casi imposible con la visión actual, y más todavía en el corto plazo, pues en esto juega la propia educación, el saber, la madurez, la sabiduría y la formación del individuo y sus vivencias, y esto tarda generaciones.

Crear y repartir riquezas ecuánimemente no es fácil, y precisa de trabajo, humildad y esfuerzo personal, y, por supuesto, de predicar con el ejemplo, y que además, los demás así lo entiendan para no “morir en el intento”.

Lo que han hecho los ediles de IU-CA de nuestro pueblo no es eso. Por eso, razono y motivo debidamente que el error es de bulto, como lo son sus consecuencias.

Casimiro ha podido tener errores de consideración o de cordialidad con la propia IU y con otros, y posiblemente también arrogancias indebidas, pero eso no justifica lo más mínimo la forma de actuación de esta formación, en teoría, un poco más a la izquierda del PSOE -que podría haber sido un buen compañero de viaje- y muy distante políticamente del PP y de sus proyectos liberales.

Los concejales electos de IU-CA han actuado de forma personal, pidiendo cosas que no se podían otorgar, o lo que es lo mismo, rechazando negociar, y un partido es una entidad que se rige por normas superiores y estatutos que se deben respetar y que previamente han sido ampliamente debatidos y aprobados, y con mayor fuerza en las propias agrupaciones locales, que son la base orgánica y de actuación de los propios partidos políticos y su espejo público de cara al ciudadano.

Se justifica falsamente también la actuación de IU-CA por el resultado de su propia asamblea local, que dio como resultado, por pequeña diferencia, su apoyo al PP. Error de bulto y de organización interna, el presidente de mesa debería haber suspendido el acto sólo al comenzar, pues aunque sea un partido asambleísta, los estatutos y las directrices de a quién se debería apoyar ya fueron aprobadas anteriormente por normas superiores que nunca pueden ser modificadas en las propias agrupaciones locales, pues estas depende de aquellas y no al revés que es como debe ser.

Con esta actuación, no cabe duda que no se ha respetado al electorado y simpatizantes, y menos todavía a la propia historia, lucha y estatutos internos del Partido Comunista y de Izquierda Unida.
Ahora se pretende justificar también que el pueblo de Mairena quería cambio, cuando el partido más votado ha sido el PSOE, seguido del PP.  Lo que es evidente no es discutible, pero se manipula intencionadamente.

“Existimos en la medida que movilicemos el pensamiento”, decía Julio Anguita en el homenaje  del PC al escritor José Saramago, Premio Nobel de Literatura. Añado, refiriéndome a este personaje, que lo que dijo de ser laico en política es una contradicción, si es que esta frase no ha sido sacada de contexto de forma interesada.

Laico es la persona que es independiente de una confesión religiosa o civil, y por similitud y añadidura, en política, y eso no es posible en políticos que practican y hacen políticas, pues si todos fuésemos laicos, no habría partido políticos como lo entendemos hoy en día.

JOSÉ ANTONIO CAPITÁN MELLADO

Sobre el autor

Sevilla Actualidad

Sevilla Actualidad

Escribir un comentario

Escribir un comentario

El tiempo en Sevilla

Suscríbete a Sevilla Actualidad

* indicates required