Portada » Sección Eduardo Parody

Eduardo Parody

AvatarBiólogo de formación con filósofa deformación, escritor, autor de la novela 'La soledad del escribido' y del blog 'Mi Mundo Descalzo', ha sido infectado por dos moscas ciertamente peligrosas: una, no le permite dejar de viajar; otra, no le permite dejar de escribir.

¡Corred, insensatos!

El futuro asociado a nuestro modelo de desarrollo tiene una idea que lo riega en toda su definición, y que a su vez condiciona nuestro comportamiento y los...

¿No te das cuenta?

La historia se encarga continuamente con sus acontecimientos de susurrarnos al oído “¿no te das cuenta?”, y, en algunos momentos, cansada de no ser escuchada...

Españolismos

¿Por qué amar un territorio y dejar de amarlo cuando se cruza una línea ficticia inventada por el ser humano que lo separa de otra extensión de tierra llamada...

El poder de la palabra escrita

Abres el portátil, lo enciendes, esperas a que se inicie correctamente. Te vas al word, le das al clic y te sientas frente a una página en blanco. Te abstraes...

Acostumbrarse

A que ya no tienes edad de buscar la teta, a las comidas buenas y las no tan buenas, a que no siempre tienes razón, a que no se puede hacer todo lo que quieras...

Condiciones para el SÍ


Warning: Illegal string offset 'post_force_excerpt' in /homepages/15/d417418154/htdocs/sevillaactualidad.com/wp-content/themes/herald-child/template-parts/layouts/alt/content-b1.php on line 40

1. Prohibición de la fabricación, compra y venta de armas en nuestro país por manos privadas: producir la muerte ajena no será nunca más un negocio. Establecer...

Bendito verano

Ayer soñé que el ser humano tenía que levantarse todos los días tempranito, que nos habían educado bajo la idea de a quien madruga Dios le ayuda, que debíamos...

Malos y buenos

“Mira ese tipo cómo viste. Hay que ver cómo lleva esa madre a su niño. Esta vecina no saluda nunca. No veas lo que ese hombre le pega al drinking. ¿Has visto...

Maldito futbol

El otro día entregué un informe en el trabajo. No os podéis imaginar qué emoción: entré corriendo al despacho de mi jefe mientras escuchaba aún los aplausos de...