Portada » Provincia » Alcalá de Guadaíra » Siete preguntas para entender la investigación sobre ACM y Gutiérrez Limones
ballesteros-rdp-portavoces-alcala
Alcalá de Guadaíra

Siete preguntas para entender la investigación sobre ACM y Gutiérrez Limones

El informe de la Guardia Civil conocido esta última semana salpica directamente al alcalde de Alcalá, Antonio Gutiérrez Limones. Los investigadores señalan que era «conocedor y artífice». Explicamos en siete preguntas el caso que investiga la gestión del PSOE de Alcalá.

En la última semana el PSOE de Alcalá de Guadaíra y la figura del alcalde socialista, Antonio Gutiérrez Limones, se ha ensombrecido más que nunca debido a la investigación que la Policía Judicial ha realizado a instancias de la Fiscalía y que se centran en un blanco: la utilización de fondos públicos para fines personales que durante varios años habrían realizado los gestores de la empresa pública de comunicación: Alcalá Comunicación Municipal y miembros del Gobierno municipal.

Desde hace varios años, la empresa instrumental ACM, ha sido objeto de críticas por parte de la oposición por desarrollar actividades ajenas a su cometido fundacional – la gestión de la imagen del Ayuntamiento alcalareño- así como por tener una alta deuda –que llegó a superar los 500.000 euros– en relación a la actividad y a la plantilla que sostenía, que ascendía a 14 trabajadores.

Ahora, el Equipo de Delincuencia Económica de la Guardia Civil ha sido el encargado de evidenciar, a través de su investigación, que los indicios de irregularidad en la extinta empresa pública están motivados y que Gutiérrez Limones, aparte de conocedor de las irregularidades, “utilizó dinero público de ACM para fines particulares no justificables«, tal y como señalan los investigadores en su último informe presentado en marzo a petición de la Fiscalía.

La investigación trata de esclarecer si los gestores de la empresa pública junto a miembros del Gobierno municipal cometieron presuntos delitos de malversación de fondos públicos, falsedad documental o contra la hacienda pública

¿En qué se basa la investigación?

Los agentes consideran válidas las declaraciones –posteriormente ratificadas por escrito en sede policial- de, por entonces, cuatro miembros del PSOE alcalareño que, en diciembre de 2011, mantuvieron una reunión con el contable de ACM, Javier Luque, en las que este puso de manifiesto su “incertidumbre e inseguridad por su continuidad, ante la posible disolución de la empresa, así como la presión o acoso laboral al que él y demás trabajadores de ACM estarían siendo objeto por parte del Gerente a sociedad y su entorno más directo”. Esas conversaciones fueron grabadas -sin su conocimiento- y puestas en conocimiento de la Fiscalía el 19 de junio de 2013 por los concejales de la oposición (PP, PA e IU y la concejal no adscrita) lo que motivó la investigación actual.

A juicio de los agentes que han llevado a cabo la investigación, esta presión “en el caso del señor Luque le habría llevado a cometer irregularidades en la gestión contable de la empresa pública, en beneficio del Gerente –José Luis Díaz Aragón-, del Coordinador de la sociedad anónima –Manuel Costillo Domínguez-, así como de determinados cargos públicos de la Corporación Local, concretamente la teniente alcalde Miriam Burgos Rodríguez”.

Javier Luque explica en estas grabaciones cómo los gestores de la empresa pública, habrían usado la misma para costear gastos privados del alcalde o de miembros del gobierno socialista y cita todo tipo de irregularidades realizadas por los gestores. Entre ellas, señala el supuesto pago con dinero público de un viaje del alcalde y su familia a Eurodisney o la compra de una mesa de ping pong que regaló a sus hijos.

Luque también menciona a José Luis Díaz, antiguo gerente de ACM y ex director de comunicación del Ayuntamiento de Alcalá, como la persona que ordenaba, bajo mandato del alcalde operaciones en las que el contable tenía que adelantar importantes sumas de dinero. Asimismo, señala que recibió instrucciones para falsear facturas y evitar así el conocimiento de estas irregularidades.

La Policía considera verídico que, tras dichas reuniones, estas cuatro personas reunidas con el contable acordaron “dentro de sus competencias políticas y sin dilación temporal” poner este asunto en conocimiento del alcalde de Alcalá, Antonio Gutiérrez Limones, el por entonces presidente del PSOE de Alcalá, Bernabé Gámez, así como otros miembros del PSOE y el Gobierno municipal como fueron Miriam Burgos, Rafael Chacón y la secretaria de organización, Elena Álvarez.

“Lo dicho por el señor Luque González, de ser cierto, es conocido desde hace algo más de dos años, no solamente por estas cuatro personas presentes en la reunión, sino por personas (como sería el caso del señor Gutiérrez Limones) que podrían haberse beneficiado de estas irregularidades y tener sobrado margen temporal para reconducir la situación y hacer desaparecer evidencias que los pudieran comprometer con los hechos denunciados”, destaca la Policía Judicial.

¿Por qué la Guardia Civil señala a Gutiérrez Limones?

Durante su investigación, los agentes del Equipo de Delincuencia Económica de la Guardia Civil han avalado la teoría de que el alcalde y senador socialista, Antonio Gutiérrez Limones, era conocedor e incluso “posible beneficiado” de las irregularidades en la gestión contable de ACM.  Para ello, los agentes dan veracidad a la grabación del contable Javier Luque, no solo por lo que dijo, sino porque existen cuatro personas que ratifican y refuerzan en sede policial el testimonio del contable.

La Policía también tiene constancia de que los trabajadores de ACM conocían las prácticas que narra el contable, por lo que su testimonio “no era una apreciación individual del contable de la sociedad, sino del conjunto de los empleados de ACM”.  Asimismo dan veracidad a la conversación que la concejal no adscrita Laura Ballesteros –que salió de las filas socialistas en junio de 2013- mantuvo con el alcalde, donde Gutiérrez Limones reconoció que tanto la mesa de ping pong comprada para su hijo, como los viajes y libros encargados por el gerente de ACM, “se pagaban en primera instancia por ACM” aunque “el señor Gutiérrez Limones, después lo pagaba de su bolsillo”.

No obstante, la prueba más concluyente de la implicación de Gutiérrez Limones para los investigadores es el atestado en el que se recogen facturas por valor de 976’15 euros de un viaje a Madrid pagado por ACM que, a finales de junio de 2007, incluyó billetes de tren, alojamiento en un hotel, y entradas al parque de atracciones Warner y al parque temático Faunia.

Se trata de cuatro facturas, por importes de 177,30 euros, 606,85 euros, 76 euros y 116 euros que Viajes El Corte Inglés expidió a ACM. La Policía Judicial, en sus diligencias, averiguó que la factura de 606,85 euros corresponde a una estancia –fechada entre el 29 de junio y el 2 de julio de 2007- en el Hotel Conforsuites de Madrid, a nombre del alcalde de Alcalá, Antonio Gutiérrez Limones, una mujer y dos niños de ocho y cinco años. Una descripción que, a tenor de de los datos del padrón, corresponden con la familia del alcalde.

Esta investigación ha llevado a los agentes a señalar en su informe que “salvo difícil aclaración del afectado, se pone claramente de manifiesto que el alcalde, junto a su familia, utilizó dinero público de ACM para fines particulares no justificables».

Si está aforado como Senador, ¿por qué el Supremo ha devuelto la causa?

El pasado mes de abril, la Fiscal Jefe de Sevilla, María Ángeles Calvo, en una providencia con fecha de 23 de abril, elevó la causa sobre ACM a la Fiscalía del Tribunal Supremo, debido a que Gutiérrez Limones también ejerce como senador y tiene condición de aforado. Sin embargo, semanas después, el Alto Tribunal devolvió la causa de la Fiscalía de Dos Hermanas que estaba investigando el caso. La razón, había que seguir profundizando en la investigación y avanzar en las diligencias.

El Gobierno municipal celebró la devolución de la causa como «la demostración de la inocencia» de Gutiérrez Limones. Nada más lejos de la realidad, ya que el Alto Tribunal asevera que, en caso de confirmarse la imputación del alcalde senador, se remita de nuevo para que pueda ser juzgado acorde a la ley.

¿Cuál es el estado actual del proceso?

La investigación sobre ACM se inició el 19 de junio de 2013 cuando fueron entregadas a la Fiscalía las grabaciones en las que el contable de la empresa narraba las prácticas que supuestamente realizaban miembros de la directiva y del Gobierno municipal. A partir de ahí, la Unidad Orgánica de la Policía Judicial comienza una investigación que concluye en marzo de 2014, con la segunda ampliación de su informe sobre la empresa pública.

Este informe ya ha sido entregado al juzgado número 2 de Alcalá de Guadaíra, que, desde el pasado mes de mayo, instruye el caso. La jueza, María del Mar Barroso, ya requirió en julio de este año las cuentas de la empresa pública entre 2006 y 2013 –aunque los investigadores recomiendan estudiar la contabilidad de la empresa desde su origen en 2001 hasta su liquidación en 2013-. Junto a ello, ahora tendrá que valorar las diligencias aportadas por la Guardia Civil a instancias de la Fiscalía.

La sede de Innovar, en el Polígono Alcalá X, junto a la A-92/ SA

¿A quién proponen los investigadores tomar declaración?

Asimismo, los investigadores policiales instan a la Fiscalía a “practicar una diligencia de entrada y registro en el domicilio del señor Javier Luque González, así como en su lugar de trabajo en la sociedad limitada de caracter público Innovar, con el único objetivo de localizar esa documentación que daría luz a los hechos investigados”.

Del mismo modo, entienden que habría que oír en declaración a Guillermina Navarro, por ser presidenta de ACM; José Luis Díaz, uno de los presuntos “autores intelectuales de los hechos”, junto a Manuel Costillo; el que fuera presidente del PSOE, Bernabé Gámez; los concejales socialistas Miriam Burgos, Gloria Marín y Rafael Chacón, que, según los testigos, tuvieron conocimiento de las irregularidades; y el alcalde, Antonio Gutiérrez Limones quien “tendría que aclarar multitud de circunstancias”, a juicio de los agentes.

¿Con qué obstáculos se encuentran los investigadores?

Desde que la Fiscalía comenzó la investigación, uno de los principales escollos con los que se ha encontrado ha sido Javier Luque, el contable cuya conversación –desconocía que estaba siendo grabado- propició la investigación. En su grabación en diciembre de 2011 reconocía estar preocupado por la inestabilidad laboral en ACM. Sin embargo, actualmente toda la plantilla ha sido recolocada en otra empresa instrumental dependiente del Ayuntamiento, Innovar S.L.

En diciembre de 2013, cuando fue citado a declarar como testigo, Luque fue acompañado de una abogada –conocida por ser próxima a Gutiérrez Limones- algo que resultó “curioso” a la fiscal. En esa declaración, el contable aseguró que  “no tenía documentación alguna a la que se refieren las diligencias«, así como que «no se ha asistido a ningún tipo de reunión de la que pudiera haber obtenido algún tipo de información”.

Por todo esto, los investigadores reconocen que “la voluntad del señor Luque González no es precisamente la de colaboración con la Justicia”. “Las circunstancias del señor Luque González han debido variar sustancialmente, de hecho en la cuestión laboral así ha sido, pues pasó de encontrarse en una situación de incertidumbre en ACM SA, a tener garantizado su puesto de trabajo en Innovar SL”, señalan.

A la negativa del contable de aportar las pruebas documentales de lo que dijo, se suma el conocimiento que los presuntos implicados poseen de que están siendo investigados, con el peligro que ello conlleva en la destrucción de pruebas. De hecho, los propios agentes lo reconocen en su informe al señalar que, desde que en 2011, las irregularidades se ponen en conocimiento del alcalde y otros miembros del Gobierno municipal, quienes pueden haber tenido “sobrado margen temporal para reconducir la situación y hacer desaparecer evidencias que los pudieran comprometer”

¿Motivaron las irregularidades en ACM la minoría del PSOE?

Las voces que apuntaban a actividades irregularidades en el seno de la empresa comenzaron hace varios años pero en 2013 se hicieron mayores, hasta el punto de provocar la salida de la concejal Laura Ballesteros de las filas socialistas y dejar el Gobierno municipal en minoría. Una situación inédita que ha sido el punto de inflexión de la pérdida de poder y el deterioro de la imagen de Gutiérrez Limones y el PSOE alcalareño, una de las agrupaciones más potentes de Sevilla.

Ballesteros, que inicialmente adujo desavenencias con Gutiérrez Limones como motivo de su salida, reconoció que ACM fue la principal causa de su ruptura con el PSOE. Ballesteros, junto a un grupo de militantes socialistas, conocieron de primera mano las denuncias de trabajadores de ACM que avisaban de irregularidades en esta empresa por parte de la directiva. Estas irregularidades se pusieron en conocimiento del alcalde, Gutiérrez Limones, así como del entonces presidente del PSOE, Bernabé Gámez; la actual secretaria de Organización, Elena Álvarez; y el secretario general del PSOE de Alcalá, Rafael Chacón, aunque la concejal siempre criticó que “miraran para otro lado”.

Sobre el autor

Alejandro Balbuena

Nació en Sevilla y pronto supo que lo suyo sería la comunicación. Es licenciado en Periodismo en la Universidad de Sevilla y Máster en Marketing Digital por la Universidad de Málaga. Especialista en Comunicación Estratégica y Publicidad, es miembro de la Asociación de la Prensa de Sevilla.

Escribir un comentario

Escribir un comentario

El tiempo en Sevilla

Suscríbete a Sevilla Actualidad

* indicates required