cabecera-el-graderio

Amantes y animales

26-de-sept-2016-mercedes-serrato

En la confluencia de la calle Juan de la Encina con Calería, del mismo modo que el fervor popular coloca ciertos azulejos, el clamor del vecindario ha colocado avisos a caninos sin excepción, instigando a que reeduquen a quienes los pasean.

"Trabajo Social", no "Voluntario"

serrato-12-sept-2016

No es la primera vez que cierta ONG, generalmente con renombre, y hasta "prestigio", lanza una oferta supuestamente laboral, y digo supuesta porque todo respondería a una oferta de este tipo si no resultara que la remuneración se especifica como "Voluntariado", que va a terminar por ser el "Dios te lo pague" de este siglo.

La glocalización del serranito

"¿Sabes qué? vamos a ir a desayunar a uno de los sitios más famosos de aquí ¡Vamos a desayunar serranitos! Te va a encantar, los ponen con su lomito fino, jamón del bueno y un alioli riquísimo que hacen los del bar este."

Excusas de pintores

Las conexiones neuronales a veces cortocircuitan más de la cuenta, y de este modo, un rincón del madrileño barrio de Salamanca, te recuerda a otro muy recóndito de la belga ciudad de Amberes.

Veranos desgobernados

Hacía mucho tiempo que este Graderío no se tomaba vacaciones, así que la semana pasada, aprovechando el festivo nacional, se hizo una pausilla. A fin de cuentas, me llevo esta columna en mis idas y venidas vacacionales, y por una vez se merecía que la dejara quieta.

Tú a Boston y yo…

Durante el curso académico intento ir todo lo posible al cine, pero siempre me pierdo un cuantioso número de películas buenas, o al menos, interesantes. No me remuerde del todo la conciencia pues eso hace más placentero el estío con sus visitas al cine de verano del patio de la Diputación, uno de los pocos sitios de esta ciudad donde el calor no te anima a suicidarte.

Feminazi

La primera vez que me llamaron "Feminazi" fue en este espacio, y visto con perspectiva, fue un bautizo honorable, pues la imprecación venía del colectivo de machistas más célebre (o al menos uno de los más) que tiene esta ciudad, e incluso este país.

El Testamento de Santa Teresa

Las lecturas veraniegas tienen un inconveniente; el número de páginas es directamente proporcional a los ratos de asueto playero o piscinero. De este modo, de un verano a otro sostienes el hilo de una historia que se va aderezando con distintas arenas entre hoja y hoja.

Sin excusa y con explicación

Para hacerme menos daño, he decidido, aunque suene pretencioso, que no voy a discutir de todos los temas con todo el mundo. Es terrible llegar a esto, pero es que acabas muy cabreada, y no siempre tengo fuerzas para asumir que hay quien no quiere conformar su opinión en base a los razonamientos que deberían imponerse por lógica.

Patriotas

Escucho a Emilio Lledó hablar sobre el patriotismo y la gran mentira que este supone. Relata cuantas mentiras, injusticias y acciones interesadas se realizan con la excusa de la construcción ideológica de "La Patria", concepto manipulado para esto mismo.

A gobernar se ha dicho

En el Congreso de los Diputados toca recoger actas, las de las diputadas también. Es un momento más pintoresco que prometedor, sobre todo teniendo en cuenta la incertidumbre que vuelve a rodear la conformación de Gobierno.

La fiesta de la democracia

En una noche electoral que demuestra una vez más el precipicio por el que deambula la ciencia estadística, una amiga publica en el 'Caralibro' que echa de menos esos tiempos de mayorías absolutas, donde te acostabas sabiendo quien te gobernaría, aunque no te gustara.

El tiempo de la incertidumbre

No sé si es la crisis, o mi desastrosa forma de acompasar la vida, o el destino, o la entropía, pero hay veces en que este reinventarse perpetuo, este riesgo de la vida sin redes, en los días sin certezas, pesa mucho.

Criadas y, no tan, señoras

No había pensado que superado con creces el inicio de siglo, tras un bagaje académico medio, después de entrar de cabeza en la crisis, iba a asombrarme por una cuestión propia del siglo pasado, o del anterior, pero eso es lo mejor y lo peor de estar viva, no dejar jamás de sorprenderse.

Ofenderse es gratis

Asumo, como cualquiera que realice una actividad medianamente pública, la dimensión menos amable que esta puede tener, la crítica.

Manolo García y las resacas emocionales

Del concierto de Manolo García da pena hasta hacer una crónica. Cuando algo es tan intenso, tan perfecto en su redundante euforia, cualquier cosa que lo toque, cualquier intento de describirlo, es torpe, vano, inútil.

Lo intento

Puedo casi jurar que intento ser tolerante, comprensiva y empática. Aún diré más; intento ser optimista. Intento quedarme con lo bueno, fijarme sólo en esos detalles que te podrían hacer creer que la sociedad va evolucionando, que eso será lo que algún día nos hará vivir en un mundo mejor.

Adolf Eichmann: ese mediocre funcionario

Como nada es casual, resultó que en cuarenta y ocho horas vi la película de "Hannah Arendt" y "El caso Fritz Bauer". La primera, es de esas recompensas que nos llevamos esa rara especie que vemos La 2 (que no implica necesariamente ver a guepardos copulando) y la segunda, por mor de La fiesta del cine.